Inmigraciòn Local

Araceli Velásquez es recibida en un santuario

“Una madre indocumentada
de tres hijos estadounidenses
se ha refugiado en un santuario
por miedo de arriesgar su vida
en su tierra natal, El Salvador”

Araceli Velásquez es una persona más quien ha entrado a un santuario aquí en Denver, en busca de protección y refugio.

Araceli Velásquez junto a su familia. (Foto: Facebook/ Araceli Velasquez).

El pasado miércoles se anunció públicamente sobre su estadía en el santuario Temple Micah and Park United Methodist Church por miedo a regresar a El Salvador, su país de origen y tierra donde cunde la violencia.

“Nos reunimos en solidaridad para darle la bienvenida a Araceli Velásquez y a su familia dentro de nuestra comunidad ya que ellos buscan santuario y protección para que puedan estar juntos como una familia”, dijo el reverendo y pastor principal Nathan Adams de Park Hill United Methodist Church (PHUMC, por sus siglas en inglés) para La Prensa de Colorado.

Acompañando a Velásquez en el santuario, se encuentran su esposo Jorge, y sus tres hijos los quienes son estadounidenses; Jorge, Christopher y Kevin de cuatro y dos años y de 10 meses.

Velásquez inmigró hacia los Estados Unidos en el 2010 cuando tenía 19 años de edad, escapando de la violencia de El Salvador.

Siguiendo el proceso internacional de asilo, la salvadoreña fue a la frontera de EE.UU. y México a entregarse al gobierno de EE.UU. para pedir el asilo.

“Yo me fui de El Salvador huyendo por mi vida y pedí asilo al llegar aquí”, comentó Velásquez en un comunicado.
“Conocí mi ahora esposo y empecé una familia, confiando que por fin ya estaba segura. Ahora estoy siendo amenazada no solamente con la separación de mis hijos, pero también de ser deportada a un país donde enfrentó la muerte y donde mis derechos no son protegidos. El santuario es un sacrificio que estoy haciendo para mi supervivencia y mi familia”, agregó Velásquez.

La petición de asilo de Velásquez fue negada. Con el temor de perder la vida por la violencia en El Salvador, ella decidió quedarse en EE.UU. Cuando Velásquez estaba embarazada de su niño más pequeño en el 2016, se le concedió un año de suspensión de deportación, pero en el 2017 su petición para una extensión fue negada.

“Queremos traer a la luz el hecho que nuestras políticas de inmigración en nuestro país son injustas y por eso queremos traer esa área obscura de nuestro país, las prácticas y políticas a la luz”, expresó el reverendo Adams.

El buscar refugio en el santuario no ha sido nada fácil para la originaria de El Salvador. Y más incomodo aun ya que el santuario donde se está quedando está actualmente siendo remodelado.

“Ella mencionó hoy que no ha sido fácil para ella de estar aquí”, puntualizó la reverenda Angie Heesacker, pastora asociada de PHUMC. “Actualmente, estamos renovando nuestro espacio, pero ya renovado será muy agradable para ellos”, añadió la reverenda Heesacker.
Los pastores del santuario compartieron que han estado conociendo más a fondo a Velásquez y a su familia y que lo único que quieren para ellos es proporcionarles un ambiente seguro y libre de peligro y la oportunidad de permanecer juntos como familia.
“Estamos tratando de proveerle a Araceli [seguridad y unidad familiar] y esperamos que nuestros vecinos del vecindario tanto como el área metropolitana de Denver, quieran ser buenos vecinos para Araceli y su familia”, finalizó el reverendo Adams.

Deja un comentario / Leave a Reply

  • Edición Actual

  • Suscríbete por correo electrónico

    Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirse a este blog recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

  • Archives

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: