Opiniones y Editoriales

Comentario Semanal

¿Y usted, señor, por qué habla de este tema?

Hace ya algunos meses tuve el privilegio de realizar una presentación ante un grupo de dirigentes comunitarios en el norte de Denver y para esa ocasión decidí hablar de los rápidos y continuos cambios tecnológicos y de las transformaciones que esos cambios ocasionan y van a ocasionar en la vida de la humanidad. Quizá debido a mis limitaciones al presentar el tema, quizá debido a que por error consideré que el tema era prácticamente obvio, o quizá porque no a todos les interesan los desafíos de la tecnociencia, al finalizar la presentación una de las participantes me preguntó: ¿Y usted, señor, por qué habla de este tema? Estoy seguro, me dije como parte de mi diálogo interno, que si yo hubiese hablado de un tema controversial o de alguna “celebridad”, ese cuestionamiento no hubiese surgido. Pero antes de verbalizar en voz alta ese enfoque defensivo (y ofensivo) comprendí que en realidad yo nunca había explicado las razones por las que creo que es importante entender cuánto puede llegar a cambiar la humanidad en poco tiempo debido a los profundos cambios tecnocientíficos. De hecho, algunos futuristas y transhumanistas como Ray Kurzweil (que desde 2012 trabaja para Google) sostienen que antes de mediados de siglo y gracias a la llamada singularidad tecnológica los seres humanos dejaremos de ser entidades biológicas para llegar a ser entidades digitales y holográficas, es decir, inmortales. No sé si la predicción de Kurzweil se cumplirá o no. Sólo sé que si una mente brillante que trabaja para una inmensa compañía y que tiene un gigantesco presupuesto piensa que tal transformación es posible, entonces es mejor prestar atención, aunque la predicción luego resulte equivocada. A la vez, como dice el Dr. Ted Chu en Propósito Humano y Potencial Transhumano, “El concepto de una transformación humana total sigue siendo desconocido para el público en general y su naturaleza e inevitabilidad todavía no han entrado en la imaginación pública”. De hecho, según Chu, no sólo en público en general sino muchos de los intelectuales “siguen ignorando o negando los más significativos cambios en el futuro cercano”. En definitiva, según Chu, no importa que el público o los académicos tengan o no tengan consciencia de lo que está sucediendo porque de todos modos las nuevas tecnologías tienen “la creciente habilidad de modificar la naturaleza humana”. Algunas de esas tecnologías que hasta hace poquísimos años parecían sólo de ciencia ficción e inalcanzables en el futuro cercano, ahora ya son una realidad, incluyendo computadoras cuánticas, conexiones entre computadoras y cerebros, implantes cerebrales, rayos tractores, robots inteligentes y emocionales y (en poco tiempo) carros inteligentes. ¿Por qué, entonces, hablo de estos temas aunque, como dijo Chu, el público en general los ignora? En primer lugar, porque la desaparición de los límites entre la ciencia ficción y la realidad resulta altamente intrigante. Y en segundo lugar, porque, si Kurzweil tiene razón, la singularidad podría suceder durante nuestras vidas y ciertamente durante la vida de nuestros hijos. ¿Y usted por qué no habla de este tema? Francisco Miraval es el fundador y director de Proyecto Visión 21, LLC, un servicio bilingüe de información y noticias (www.noticiasyservicios.com) en Aurora, CO. Escríbale a fmiraval@newsandservices.com

Deja un comentario / Leave a Reply

  • Blog Stats

    • 102,597 hits
  • Edición Actual

  • Archives

  • Suscríbete por correo electrónico

    Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirse a este blog recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

  • Follow me on Twitter

  • Top Posts & Pages

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: