Autos

Consejos para manejar en medio de una tormenta

En nuestro estado últimamente hemos visto grandes tormentas, especialmente la de la semana pasada que fue una tormenta muy intensa, entre vientos y granizo.El granizo fue lo más impactante, era tan grande que golpeaba en los vidrios de los edificios, hacia un tremendo ruido, algo que casi no se experimenta muy

La precaución es muy importante detrás del volante cuando las carreteras están peligrosas por las tormentas. (Fotos: LPDC/ Joel R. Flores).

seguido. Una tormenta que causo miedo por el enorme ruido complementado con el ruido del viento y la lluvia.

Pero al estar manejando, las tormentas representan un desafío particularmente difícil. No sólo el pavimento se pone resbaladizo, sino que hay que batallar con los vientos, y la poca visibilidad.

También las precipitaciones generan inundaciones, los autos quedan exigidos al límite, en riesgo de terminar arrastrados por el agua.

He aquí algunos consejos de lo que se debe hacer al estar conduciendo en medio de condiciones semejantes.

1. Prepárate para detenerte si la situación se pone demasiado mal.

2. Telefonea a un familiar o amigo para decirle que te detuviste por un rato.

3. Si quedas atrapado en medio de la tormenta lo mejor es conducir lentamente.

4. Si puedes evitar salir es lo mejor. No manejes.

5. Viaja solo cuando no tengas otra opción.

Cuando cae granizo, es mejor orillarse a un lugar amplio y seguro. (Foto: LPDC/ Diana Vázquez).

No trate de evitar el granizo bajo un paso peatonal o un árbol. Lo ideal es que si el granizo es muy fuerte, debe orillarse en un lugar seguro mientras pasa la tormenta. Si se encuentra cerca de una gasolinera ó un centro comercial puede buscar refugio allí.

Siempre mantenga las luces del auto encendidas no importa que sea en la mañana o tarde. La lluvia y el granizo hacen que la visibilidad del conductor se reduzca en al menos un 60%. Es importante también saber cuáles luces debes utilizar y cuando, ya que las luces bajas se usan tanto para conducir en medio de la neblina como bajo lluvias fuertes pues las luces altas reflejarán las gotas de agua en la neblina, disminuyendo tu visibilidad.

Lo más frecuente que ocurre es ir por una autopista y encontrarte con un gran charco en el camino, aunque sea de menos de tres centímetros de profundidad, si vas a 100kph es suficiente para que tu vehículo se patine. La diferencia es en la velocidad que vas conduciendo, el mismo charco a 30kph solo produciría una salpicadura.

También debemos prestar mucha atención con los vientos ya que la velocidad también es importante para lidiar con los fuertes vientos ya que estos pueden meterse bajo el automóvil y afectar su maniobrabilidad, especialmente los frenos. Es recomendable mantener firme el

Una grande tormenta de granizo afectó las áreas de Denver y sus alrededores. (Foto: LPDC/ Joel Flores).

volante, ya que los vientos fuertes no son constantes y pueden tomarte desprevenido.

Es muy importante mantener la calma y no entrar en nerviosismo, ya sea en una tormenta con granizo o en una tormenta de nieve, entrar en pánico puede causar más problemas que soluciones. Especialmente debes recordar que estás sobre una superficie resbalosa y debes reducir considerablemente la velocidad. Mantener la velocidad bajo control ayudará a que las llantas estén firmes sobre el suelo.

Al patinar sobre el agua la mayoría de las personas ni siquiera nos percatamos de lo que estamos haciendo. Y cuando finalmente lo notamos a veces ya es demasiado tarde.
Si te desesperas el pánico te llevara a deslizamientos y derrapes.

Si sientes una pérdida de fricción o que no hay resistencia a la dirección, es muy probable que estés patinando. Entre más te adaptes a tus condiciones, mejor saldrás librado.

Si patinas o no, dependerá de varios factores: la profundidad del agua, el diseño de los neumáticos, la presión aérea sobre las llantas y el tipo de carretera.

Sin embargo, ningún factor incide más que la velocidad. Entre más rápido vayas, mayor riesgo corres.

Debemos conocer los neumáticos, ya que las llantas no son solo una ‘parte’ de tu auto, son la principal fuente de seguridad y rendimiento. Si nunca tuviéramos lluvia, nieve o lodo sobre las carreteras, todos los neumáticos parecerían lisos para suministrar la tracción más eficiente.
Además de verificar regularmente la profundidad de las ranuras de las llantas por lo menos una vez al mes debes pasar unos cinco minutos conociendo tus neumáticos.

Deja un comentario / Leave a Reply

  • Edición Actual

  • Suscríbete por correo electrónico

    Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirse a este blog recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

  • Archives

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: