Opiniones y Editoriales

Desde El Diván

El nuevo cáncer

¡Hola queridos lectores!! Esta semana una amiga puso en su muro de facebook “nunca cuentes tus planes a otros porque se pueden venir abajo, la envidiaviene de quien menos piensas y la mayoría son tus amigos”, suena bastante triste la verdad pero esto me hizo reflexionar en cuanto a la forma en la que las redes sociales influyen en cada uno de nosotros para despertar diferentes tipos de emociones o sentimientos y como cada día la gente se enferma por querer aparentar lo que en realidad no es (la falsa felicidad).

¿Que es la envidia? Es definida como el sentimiento o estado mental que produce dolor y desdicha, por lo que tiene el otro en talento, inteligencia, éxito, dinero, cualidades sobresalientes, belleza o suerte, entre muchas otras cosas. También es “el pesar o la amargura que siente una persona cuando al otro le va bien”.

Otros la califican como “un vicio”, que pocas o pocos tienen la fortuna de evitar y que, casi nadie desea experimentar porque nos hace sentir pequeños e inferiores.

Somos envidiosos cuando queremos lo que tiene el otro y no nos sentimos felices con nuestros logros y con la vida que nos tocó. La mayoría no somos agradecidos con lo que la vida nos ha dado y no le sacamos provecho a esas cosas, en algunos casos ignoramos de lo que somos capaces de hacer y no desarrollamos ningún talento por estar al pendiente del otro.

Los papás tenemos mucho que aprender cuando empezamos a educar a nuestros hijos porque es nuestro trabajo hacer que ellos desarrollen sus talentos y logren sentirse seguros, nicos y especiales.

Como profesional y como ser humano no puedo negar que muchas veces me sentí pequeña ante situaciones que yo sentia estaban fuera de mi control o que me hacían sentir insegura; creía que el tener un respaldo económico me ayudaría en determinado momento si algo no salía bien. La respuesta la adquirí con el tiempo cuando me aventure hacer cosas que jamás pense llegaria hacer y me daba ánimo a mi misma cuando recordaba los obstáculos que había cruzado a lo largo de los años en diferentes etapas de mi vida. Entonces volví a recobrar mi seguridad y mi autoestima. Eso siempre me puso en un lugar lejos de la envidia, sabía que cualquier cosa que quería podría lograrla si en verdad me enfocaba en mí y trabajaba duro.

Creo que la mayoría tiene miedo aceptar que es envidioso porque eso evidenciaría en él una carencia, sin embargo puede hacer una introspección y analizar su vida. Si la mayor parte del tiempo está al pendiente de la vida de los demás en lugar de alimentar su espíritu y sus dones creo que está cayendo en el error de vivir para los demás en lugar de vivir para usted.

Algo que le puede ayudar es estar lejos de las redes sociales y evitar ver programas de “Reality shows” donde se habla de dinero, cosas materiales y tienen de todo menos de realidad. Aléjese de la gente mal intencionada y envidiosa que no le trae ningún provecho y recuerde que la gente sufre y siente envidia en todos los niveles sociales, no es exclusiva de aquellos que menos tienen. Así que empiece a preocuparse más de usted y menos de los demás disfrutando y descubriendo aquello que lo hace un ser humano nico y especial.

Si tiene alguna duda comuniquese conmigo a divandenver@gmail.com

Deja un comentario / Leave a Reply

  • Blog Stats

    • 108,667 hits
  • Edición Actual

  • Archives

  • Suscríbete por correo electrónico

    Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirse a este blog recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

  • Follow me on Twitter

  • Top Posts & Pages

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: