Opiniones y Editoriales

Desde El Diván

Entre la paciencia
y el Mindfulness

¡Hola queridos lectores!! La semana pasada hablamos de lo que era el mindfulness y como se ha ido aplicando dentro del consultorio y de la consejería yhoy decidí escribir acerca de cómo estas dos acciones nos ayudan a mejorar muchísimo en el ámbito personal.

Hablando con una paciente esta semana me di cuenta que los pacientes dejan la terapia en sus primeras sesiones porque les desespera no ver cambios rápidos en su conducta o en sus vidas, sin embargo la paciencia es algo que se desarrolla de una manera paulatina y a base de un trabajo constante y eso les cuesta mucho entender.
La paciencia es una de las habilidades más difíciles de lograr para cualquier persona, porque ella implica no esperar nada y resignarse a que las cosas sigan su curso. Por ejemplo tienes una cita muy importante y desgraciadamente te topas con un accidente de carros en tu camino, esto hace que el tráfico fluya despacio y empiezas a enloquecer maldiciendo y gritando a todo el mundo pues están arruinando tus planes y tu imagen (ante los demás en la cita), obvio perdiste la paciencia porque estabas esperando algo sobre lo que tu creías tener el control. Sin embargo siempre está la posibilidad de respirar y entender que no hay mucho que hacer al respecto y comienzas a poner tu música favorita y a disfrutar de lo que tus ojos alcanzan a ver y a dejarse llevar por lo que podría suceder e ir buscando soluciones sobre el transcurso de la situación.
Siempre se puede decidir cómo reaccionar, pero esto significa que tenemos que observarnos. Y eso, es un trabajo diario, una tarea de cada momento.
Puede ser que estemos trabajando sobre analizar nuestras reacciones y de repente nos demos cuenta que no hemos avanzado mucho y vuelve la frustración por no ver los cambios que realmente deseamos. Sin embargo tenemos que entender que la observación de nosotros mismos se aprende, que el estado de alerta se consigue pasito a pasito. Hasta que nos vamos dando cuenta que cada vez hay “alguien” muy seguro dentro de nosotros, que dirige nuestros actos.
Esto no quiere decir que en algunas ocasiones no nos demos cuenta o seamos conscientes que vamos por un camino inapropiado, sin embargo seguimos al “abismo”. Podemos ver que hay otra alternativa, pero no lo hacemos. ¿Y luego? nos sentimos culpables. Sin embargo al llegar a este punto ya estamos usando la observación y eso es un gran avance.
Si nos mantenemos constantes en observar nuestras reacciones y emociones diariamente llegara un momento en que ya no será necesario pensar y actuar sino sólo actuar porque habremos adquirido la paciencia o el don de dejarnos llevar por las situaciones sin perder la cabeza.
La persona que logra desarrollar la paciencia deja de mostrar reacciones viscerales o impulsivas y se convierte en un ser más analítico, reflexivo y capaz de planificar sus actos con mayor facilidad.
Si tiene alguna duda o comentario comuniquese a divandenver@gmail.com

Deja un comentario / Leave a Reply

  • Denver
    41°
    Mayormente nublado
    07:1216:35 MST
    Se siente como: 35°F
    Viento: 8mph 210°
    Humedad: 20%
    Presión: 29.8"Hg
    Índice UV: 0
    MxJuVi
    52/24°F
    46/28°F
    56/33°F
  • Blog Stats

    • 125,917 hits
  • Edición Actual

  • Archives

  • Suscríbete por correo electrónico

    Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirse a este blog recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

  • Top Posts & Pages

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: