Opiniones y Editoriales

Desde El Diván

Que mi regalo traiga
certificado de calidad

¡Hola queridos lectores!! Que si los hombres cambian? Que si las mujeres dejan de ser celosas? Que si algun dia dejara el o ella de controlar mi vida? Que si algun dia va a madurar? Son las preguntas más frecuentes que las personas hacen con el inmenso deseo de escuchar: SI.
Cuando estamos en una relación el principio suele ser hermoso y todo es dulzura, amor y cosas lindas pero conforme pasa el tiempo la relación comienza a tambalearse porque no podemos evitar mostrar nuestro verdadero yo y bueno, no es que sea tan malo pero en el fondo todos tenemos algo que quisiéramos fuera diferente. Es en este punto cuando decimos “ me gusta mucho pero me gustaría que fuera más ordenado, que tuviera mas vision, que fuera más organizado, que fuera más soñador, etc”

Hacer cambios es mucho más difícil que decirlo, porque no solo implica cambios en la forma de ser del sujeto (conducta) sino en su forma de ver, pensar e interactuar con las demás personas. Para que esto suceda es necesario que ocurra un suceso que nos haga clic en el interior y nos empuje a buscar ayuda para empezar un proceso de cambio que trae consigo altas y bajas emocionales, algo que no todos están dispuestos a pasar por el desgaste que genera. Algunas personas piensan que es imposible cambiar debido al peso que tiene la herencia genética en cada uno, algo que en cierta forma es verdad, pero no es un factor que determine la actitud ni conducta de las personas porque la personalidad del sujeto se forma de una parte de la herencia y la otra por las miles de interacciones que se tuvieron desde la niñez, donde se adquirieron experiencias, juicios, pensamientos y vivencias que colaboraron para formar la conducta.

Se puede decir que alguien puede realizar un cambio si modifica su forma en la que actúa y piensa. Es decir, si el problema es la inseguridad para hablar, primero necesita pensar que lo hace sentir de esa manera, y comenzar por descartar poco a poco esos pensamientos, comenzando a aplicar nuevas acciones y repetirlas constantemente hasta que se haya convertido en una nueva conducta. Claro que se escucha de lo más sencillo, pero el problema radica en que muchas veces las personas actúan sin darse cuenta de ello, por ende es importante estar trabajando muy atentamente cuando se presenten las conductas para poder actuar al momento. Este procedimiento puede ser muy intenso y cansado, ya que lleva tiempo el analizar constantemente la forma en la que una persona se relaciona, piensa y actúa.
Para que un verdadero cambio se dé, es necesario que la persona esté convencida del cambio que quiere lograr y de la disposición que tenga para trabajar. Entre más trabaje sobre sus pensamientos y conductas, es más probable que el cambio se dé en un plazo menor de tiempo. Lo único que retrasa un cambio son las excusas que las personas ponen para llevarlo a cabo. El mejor tiempo que existe para empezar a trabajar sobre algo que se quiere cambiar, es cuando la persona ha percibido que la forma en la que se comporta lo lastima o perjudica en cualquiera de las áreas social, emocional o física.

Así que si está pensando pedirle a Santa un nuevo novio (a) pídale que venga con el certificado de calidad para que por lo menos este seguro que le va aportar y no a quitar.

Si tiene algún comentario hágamelo saber a divandenver@gmail.com.

Deja un comentario / Leave a Reply

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: