Opiniones y Editoriales

Desde El Diván

Comiendome
mis emociones

¡Hola queridos lectores!! Tengo que confesar que he tenido ya un tiempo en que trato de educarme casi a diario en algo relacionado a mi profesión y lo hagoporque me apasiona y esa misma pasión es lo que en ocasiones me lleva a analizar mis conductas, mis miedos, mis sueños y hasta mis habitos que por años he negado o no he querido ver.

Sin embargo no hay mal que dure cien años y más cuando ya estas algo consciente de ese mal y mi fecha límite llegó al iniciar el año, decidi entender y poner paz entre la comida y yo.

Yo ya sabía que cuando estaba contenta comía, cuando estaba en fiestas comía, cuando iba al cine me atracaba de palomitas, coca, nachos, etc cuando estaba triste comía y si estaba muy enojada comía aun mas, osea todas las emociones me llevaban a terminar comiendo algo sin importar si era sano o no. En los momentos en que sentía que mis emociones afloraron lo más importante para mi era sentirme llena, satisfecha, aunque despues tenia terribles remordimientos por haber ingerido de más.

Aunque no lo parezca este es un trastorno muy común debido a las malas relaciones que desde niños establecemos con nuestros padres, amigos, personas importantes en nuestra y comienzan desde la infancia. Que van desde sentimientos de abandono,frustración, angustia, temor, inseguridad, ausencia entre otros y utilizamos el alimento como un paliativo a estas emociones.

Claro que nuestra vida puede transcurrir sin problema alguno hasta que te das cuenta que la comida deja de funcionar en un punto de tu vida y necesitas hacer algo para lidiar con las emociones de una manera más sana y no comiendoselas.

Así que si tu sientes que la comida te está gobernando y no puedes tener un control de lo que comes te invito a que cheque estos puntos:

Si decidiste cambiar de hábitos alimenticios y seguir alguna dieta busca la razón correcta del porque quieres perder ese peso ya que gran parte de las personas que llegan a su meta se dan cuenta al pasar algún tiempo que el malestar de fondo no desaparece, Entonces se vuelven a engordar y luego de nuevo a adelgazar, lo que genera un círculo vicioso del que cuesta tomar conciencia.

Siempre que vayas a comer piensa si en realidad tienes apetito, la mayoría de las veces comemos más por glotonería o antojo que por hambre y lamentablemente el cuerpo tiende a pedir cosas altas en carbohidratos y azúcares para saciar ese momento.

Cuando te den ataques ansiosos por comer checa que es lo que tienes en el pensamiento o que quieres evitar pensar ahí está la clave del porqué comes, esto sucede porque evitas hablar del tema que te está inquietando en ese momento y lo sustituyes con comida.

Si sientes que la angustia está ganando la batalla por controlar tus ingestas y la comida es en lo único que piensas durante el día por ejemplo: que vas comer/cenar al rato o mañana creo que es tiempo de visitar a algún especialista que te ayuda de manera personal a manejar la angustia.

Espero este articulo sea de ayuda y que este año sea un proposito para ti mejorar la forma en la que ves y vives tu emociones.
Si tiene algún comentario o necesita ayuda hagamelo saber a divandenver@gmail.com

Deja un comentario / Leave a Reply

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: