Opiniones y Editoriales

Desde El Diván

¿Quién si
y quien no?

¡Hola queridos lectores!! Que difícil es entender algunas veces que debemos ser muy selectivos a la hora de dejar entrar alguien en nuestra vida porque noes solo cuestión de abrirnos y confiar sino es cuestión de cuidar nuestro autoestima. No sabemos a simple vista qué tipo de persona es, si es del tipo que te escucha y luego habla de ti a tus espaldas, del que puedes confiar ciegamente y te respalda o del tipo de persona que sabe de ti tanto que sabe como dañarte.Algunos pueden pensar que es algo exagerado pero en la realidad se ven cosas distintas, cuántas veces nuestros amigos o pareja nos han lastimado por tocar los botones correctos para hacerlo, ¿como supieron? Pues nosotros proporcionamos esta información algunas veces sin querer.

Somos nosotros quien debemos establecer límites a la hora de dejar entrar a alguien en nuestro mundo, somos nosotros quienes permitimos o no ciertas cosas. A la mayoría de nosotros nos cuesta mucho poner límites porque no nos educaron o enseñaron para hacerlo,poner límites no tiene nada que ver con decirle a todo el mundo a diestra y siniestra todo lo que piensas en cada momento,tampoco es defender a capa y espada nuestras opiniones para que quede clara nuestra posición. Poner límites es una acción muy compleja que involucra la relación de varias capacidades humanas como el autoconocimiento, la correcta expresión verbal y la valentía. Si nosotros llegáramos a conocernos bien sabríamos perfectamente sin dudar aquello con lo que podemos lidiar y con lo que no, lo expresaríamos de forma correcta de tal manera que no hubiera forma de malentender la situación y no nos daría miedo ponernos por encima de todo para hacer valer nuestra opinión.

Decir “NO” cuesta mucho porque desde niños nos enseñaron que un niño bien educado y bien portado siempre dice si y trata de no desagradar a los demás ¿Qué significa esto? Pues que si te expresas tal y como eres vas a molestar a alguien, y el precio que pagas por ello es el rechazo por parte de esa persona. Cuando somos pequeños sabemos que somos vulnerables y que dependemos de los demás para atender a nuestras necesidades básicas. Como mecanismo de supervivencia optamos por adaptarnos y dejar que el medio nos moldee.

El problema de todo esto es que empiezas desde muy pequeño a negar tus propias necesidades porque consideras más importante que la otra persona esté contenta, a costa de tu represión, frustración y autoanulación.

Por eso es importante empezar a practicar más No y menos Si, para tener el poder de seleccionar sin miedo a quien debemos dejar formar parte de nuestra vida, al final de cuentas ella solo nos pertenece a nosotros.
si tiene alguna duda o comentario comuniquese conmigo a divandenver@gmail.com

Deja un comentario / Leave a Reply

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: