Opiniones y Editoriales

Desde El Diván

La conducta agresiva

¡Hola queridos lectores!! Como miembro de una sociedad multicultural me llama mucho la atención ver la forma en la que unas culturas manejan

cierto grado de agresividad mientras que otras las adoptan como parte de su día a día.
No es raro que a los latinos nos vean como personas muy agresivas en nuestra forma de hablar y educar y es por eso que me gustaría explicar algunos tipos de agresión y hacia dónde va dirigida.

La agresividad puede expresarse de muy diversas maneras puede ir desde la forma verbal hasta llegar a la forma física y puede ser destinada hacia otros o hacia nosotros mismos. No se puede hablar propiamente de “conducta agresiva” como si se tratase de una única forma de conducta, sino de distintas formas de agresión.

La característica más sobresaliente es el deseo de herir. El agresor sabe que a su víctima no le gusta lo que está haciendo y esta (la víctima) le proporciona información directa sobre las consecuencias negativas de su acción, lo cual hace que, con frecuencia, se refuercen y se mantengan esas mismas conductas. Esta agresividad se conoce como “Agresividad hostil o emocional”.

El comportamiento agresivo tiene muchas raíces, desde causas genéticas heredadas de los padres hasta comportamientos aprendidos que se obtienen a través de una serie de experiencias repetitivas, otros piensan que la agresión puede ser heredada o aprendida y otros que las razones médicas relacionadas con enfermedades mentales o con medicamentos son posibles causas de comportamientos agresivos como sucede en los casos de personas con problemas psicológicos que están bajo prescripciones médicas.

La agresión interna se produce cuando las personas dirigen las acciones beligerantes (agresivas) contra ellas mismas. El castigo es un factor de motivación para hacerse daño a sí mismo y muchas personas agresivas regularmente participan de este comportamiento. En los últimos añ os se ha visto un crecimiento en el número de jóvenes que se autocastigan produciéndose heridas corporales para liberar a través de este tipo de acciones la agresión que se acumula en su interior y deben recibir atención médica, ya que estas acciones suelen ser síntomas de un problema emocional subyacente.

La agresión externa aparece en muchas formas. Desde la violencia doméstica y el acoso hasta las peleas de bar y las peleas de patio de colegio, las conductas agresivas externas ocurren cuando una persona dirige la acción hacia otra persona. Las causas de las agresiones externas varían y pueden incluir la presión social o una reacción ante un abuso anterior.

Este tipo de agresión es la más común desgraciadamente dentro de nuestra comunidad, pero siempre puede hacer algo para empezar a mejorar este tipo de conducta si es que usted tiene algún problema para manejarla. Estos son algunos tipos que le pueden ayudar para reducir la agresividad en su vida:

• Conózcase a sí mismo y a su propio comportamiento. Si usted sabe lo que le molesta o le irrita y cómo reacciona, aprenderá a diferenciar las situaciones que son de riesgo para usted.
• No afecta lo que acontece alrededor de usted sino la forma en la que piensa sobre ello. Los pensamientos son muy importantes así que si está perdiendo el control trate de enfriar su mente ya que la ira hace que distorsione los pensamientos y los exagere.
• Hágase responsable de sus acciones y no les eche la culpa a los otros de su ira.
• Entienda que la ira es un problema cuando es demasiado frecuente, prolongada e intensa y afecta sus relaciones laborales y sociales.
• Practique el “time-out”. Cuando siente que pierde el control salga un rato de la situación, camine, tome agua, fume un cigarrillo si eso le ayuda a controlarse.
• Aprenda a expresar sus ideas o sentimientos de manera no agresiva. No tiene por qué callarse, no tiene por qué anularse o aceptar todo lo que los demás traten de imponerle, pero sea asertivo en su respuesta, trate de solucionar el problema, no de herir al otro.
• Expresar sus sentimientos en el momento y forma adecuada evitara los “estallidos emocionales”.

Si tiene alguna duda o comentario comuníquese conmigo a divandenver@gmail.com.

Deja un comentario / Leave a Reply

  • Edición Actual

  • Suscríbete por correo electrónico

    Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirse a este blog recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

  • Archives

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: