Opiniones y Editoriales

Desde El Diván

Aprendiendo
a dejar ir

¡Hola queridos lectores! Qué difícil es dejar ir a quien nosotros amamos y es que, aunque muchas veces es lo más sano, nos cuesta mucho dejar de controlar al otro, sus emociones y sus sentimientos.

Algunas veces pensamos que mantener una relación, (sea de cualquier tipo madre-hija, matrimonio, noviazgo o amigos) es lo más conveniente porque es bueno para el otro y nos permite cuidarlo y protegerlo; sin embargo, eso solo es miedo a darnos cuenta que es el otro quien no nos necesita y ya no depende de nosotros por lo tanto ya no tenemos ni ejercemos control sobre él.

Cuando una persona se va perdemos aquellas cosas que nuestra relación con ella nos hacía sentir y evidentemente nos encontramos con un vacío que nos desgarra internamente, más o menos dependiendo del vínculo que compartiésemos con esa persona.

Se dice que el dolor es inevitable, pero que el sufrimiento es elegido. Y empezamos a sufrir cuando permitimos que nuestros pensamientos interrumpan el normal proceso de soltar y nos aferramos a mantener algo que es imposible y tratamos de encontrar escusas para no vivir el proceso de la perdida, porque la clave no está en entenderlo, sino en aceptarlo.

Es difícil, muy difícil, porque no utilizamos las herramientas adecuadas para el proceso que nos exige soltar.

Parte de la solución es permitirnos esa sensación, sentirla, vivirla vez de escaparnos rápidamente a través de los pensamientos.

Los pensamientos sirven para buscar soluciones cuando estas son posibles y dependen de nosotros, cuando se dedican a lo que ya no es o a lo que depende de los demás lo único que nos hace sentir es más y más impotentes. Y cuanto más impotentes más miedo. Y cuando más miedo más necesidad de control. Y cuanto más intento de control más impotentes.

Un paso muy importante es hacerse responsable de las acciones o decisiones que tomo o que dejo de tomar para poder ser realista y dejar de jugar un papel de víctima, así evitará cometer estos errores en el futuro.

Cuando ya tenga claro sus errores trate de mantenerse enfocado en el presente y deje de vivir en las situaciones pasadas pensando en. ¿Cómo pudo ser? o ¿Porque fue? Y trate de disfrutar el presente.

Por último, abrase a la oportunidad de volver a vivir y sentir, siempre hay segundas y terceras oportunidades por delante si se tiene la actitud correcta.

Tener la valentía de retomar nuestra vida y lo que deseamos no es cosa fácil, pero tampoco es imposible cuando se tiene determinación y mucho amor para seguir adelante.

Si tiene alguna duda o comentario comuníquese conmigo a divandenver@gmail.com

Deja un comentario / Leave a Reply

  • Edición Actual

  • Suscríbete por correo electrónico

    Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirse a este blog recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

  • Archives

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: