Opiniones y Editoriales

Desde El Diván

La ansiedad y la angustia

¡Hola queridos lectores! La ansiedad y la angustia son dos conceptos psicológicos que se han popularizado y que muchas personas utilizan como sinónimos.Sin embargo, existen algunas pequeñas diferencias entre ansiedad y angustia que pueden ayudarnos a diferenciar mejor nuestros estados emocionales y buscar soluciones más eficaces.

Sigmund Freud fue el primero en introducir el concepto de angustia en la Psicología, utilizando en aquel momento el término alemán “angst” para indicar un estado de ánimo con afecto negativo que no tiene un objeto específico, pero genera una activación fisiológica.

En español el término “angst” adquirió un doble significado: ansiedad y angustia. Esa es la razón por la que en el lenguaje popular se utilizan indistintamente.

El miedo es una reacción ante un peligro más concreto mientras que la ansiedad es una respuesta ante la anticipación del peligro.

Esa es la razón por la que normalmente conocemos la causa del miedo, pero nos resulta difícil especificar la causa de la ansiedad.

La ansiedad es básicamente un mecanismo defensivo. Es un sistema de alerta ante situaciones consideradas amenazantes, se da en todas las personas, es normal, adaptativo, mejora el rendimiento y la capacidad de anticipación y respuesta.

La función de la ansiedad es movilizar al organismo, mantenerlo alerta y dispuesto para intervenir frente a los riesgos y amenazas, de forma que no se produzcan o se minimicen sus consecuencias.

La ansiedad pues, como mecanismo adaptativo, es buena, funcional, normal y no representa ningún problema de salud.
Sin embargo, en algunos casos, este mecanismo funciona de forma alterada y en lugar de ayudarnos, nos incapacita.
¿Qué es la angustia?

La angustia se caracteriza por una sensación intensa de incomodidad emocional, que normalmente es el resultado de un estado de inquietud extrema, una profunda sensación de indefensión e impotencia frente a un peligro que parece inminente pero que también tiene un carácter vago y difuso.

Generalmente es un sentimiento relacionado con situaciones de desesperación, donde la persona percibe que ha perdido la capacidad para actuar libremente y no tiene el control de lo que está sucediendo.

La angustia se suele vivir como una sensación física de constricción y opresión; es decir, la persona la vivencia como un sufrimiento físico generalizado.

Cualquiera de las dos provoca un estado de incomodidad en el ser humano y cuando se extienden por mucho tiempo las consecuencias pueden obstaculizar la vida de una persona por eso es importante aprender a diferenciarlas.

Si tienes alguna duda o comentario comunícate conmigo a divandenver@gmail.com

 

Deja un comentario / Leave a Reply

  • Blog Stats

    • 111,568 hits
  • Edición Actual

  • Archives

  • Suscríbete por correo electrónico

    Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirse a este blog recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

  • Follow me on Twitter

  • Top Posts & Pages

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: