De Portada Opiniones y Editoriales

Desde Mi Trinchera

Por Carlos Klinger, ATA

OTRO DIA DE ACCION DE GRACIAS

Millones de estadounidenses se moverán de un lado a otro a lo largo y ancho de este gran país. Es parte de la migración anual delcelebrado día del “pavo.”

Me puedo imaginar el pavo sobre la mesa hoy, rodeado de mis hijos, nietas para celebrar la tradicional cena. Y hablando de pavos, también puedo imaginarme los atascos de tráfico en las carreteras.

Seguramente, como en los últimos años, estaremos mirando los partidos de fútbol americano por la televisión y pensando cómo mañana, serán “asaltadas” las tiendas con gente que, muchas veces “duermen” en estacionamiento del negocio, para ser de los primeros en entrar y conseguir lo más barato y codiciado de los artículos del tradicional viernes negro.

Rodeado de mis nietecitas, por más que trato, no puedo dejar de pensar en las personas que no estarán conmigo celebrando la cena. Seres queridos y

algunos amigos y conocidos que se han marchado al “retiro” de la eternidad. Debo reconocer que su ausencia me ha recordado mi propia mortalidad y, en algunos casos, lo fugaz de nuestra existencia.

Realizar y celebrar acción de gracias con ese fondo, que muchas veces olvidamos sin querer queriendo, me ha hecho pensar en lo que significa la palabra acariciar. Mi viejo diccionario dice acariciar “significa tocar suavemente; apreciamos; tratar con ternura y afecto; para mantener o guardar cuidadosamente algo que queremos o apreciamos mucho”.

Así que este fin de semana de acción de gracias, mis queridos lectores, recuerden la fragilidad de nuestra existencia y eternidad tan cerca de nosotros que ni siquiera la vemos; los invito a pensar y valorar a sus seres queridos. Yo, generalmente siempre estoy pensando sobre lo que significan para mí y trato de “mantenerlos siempre,” con mucha con ternura y afecto, para que ellos comprendan el valor que tienen en mi vida.

Me han escuchado decir, muchas veces, que siempre he recibido más bendiciones de las que me merezco y por eso vivo agradeciendo a mi Creador por su infinita bondad. Es posible que esté equivocado, pero yo entiendo por acariciar a alguien es, como dice el Eterno, “vivir una vida de amor, como Cristo nos amó y se entregó por nosotros.” Valorar, para mi modesto entender, quiere decir que debemos tratar de compartir con amor, respeto, harmonía y mucha alegría con todos ellos.

Y hablando de valorar, mis queridos lectores, los invito a pensar y reflexionar un poco más en nuestra mortalidad en forma de acción de gracias. Como el viejo libro, que nadie quiere leer, dice que “Los días de nuestra vida llegan a setenta años; y en caso de mayor vigor, a ochenta años. Con todo su orgullo es sólo trabajo y pesar, porque pronto pasa, y volamos. ¿Quien conoce el poder de tu ira, y tu furor conforme al temor que se te debe? Enséñanos a contar de tal modo nuestros días, que traigamos sabiduría al corazón.”

La otra forma que tengo para “valorar” este día de acción de gracias, es pensando en mi próximo destino. Por mi edad, es más lógico pensar en el cielo y me siento feliz de saber que encontraré más de un ser querido o un viejo amigo. Es el lugar que él Cordero dijo que a preparado para aquellos que les pertenece “la casa.” Son muchos los que se aferran tan fuertemente a este trivial mundo de sal y pimienta. Porque escrito esta que “nuestra ciudadanía está en los cielos” y somos, sin querer queriendo, “extranjeros y forasteros en el mundo.” Esta aldea global no es nuestra casa, es simplemente un hotel de paso.

No puedo expresar con palabras la paz que me embarga conocer más allá de cualquier sombra de duda que voy al cielo cuando me muera. No porque haya sido una blanca paloma, ni nada parecido, simplemente por lo que Jesús hizo en la Cruz. ¿No te gusta esa paz, esa seguridad, esa tranquilidad?

Finalizo recordándote que la tradición dice que tenemos que invitar a un extraño a nuestra mesa, para la cena de acción de gracia, y que mejor extraño que el rabí de galilea que es el único que puede darte la tranquilidad, la paz y la seguridad que buscas; pero que no sea solo compañía por esta cena, sino que te acompañe por lo que te queda de vida…….. …¡Happy Thanksgiven!

Deja un comentario / Leave a Reply

  • Edición Actual

  • Suscríbete por correo electrónico

    Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirse a este blog recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

  • Archives

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: