Opiniones y Editoriales

El Diario de Atenea

Confiando
en nuestra sombra

Es común que la gente que pasa por traiciones de otras personas suela decir cosas como “yo no confió ni en mi propia sombra”.La confianza es algo muy delicado porque en el momento en que se pierde, usualmente ya no es lo mismo. Este vínculo entre las personas se supone que da esperanza y seguridad entre si.

A través de la vida y de los años, yo he pasado por situaciones las cuales se ha quebrado la confianza que yo he depositado en situaciones y personas. Y cabe destacar que las consecuencias tienden a ser duraderas.
Claro que todo depende de qué tipo de acto es el que rompe la confianza.

Para todas las personas ese exacto ejemplo varea. Sin embargo, la reacción más común que yo he notado en mi persona ó en otras cuando se les traiciona, es la del alejamiento.

De nuevo, dependiendo del tipo de ofensa, resulta la reacción. Para faltas de confianza mayores es inevitable sentir que ya no se puede confiar ni en nuestra sombra.
Algo como que el mundo se vuelve nuestro enemigo.

No obstante, así como confiar demás no es bueno, creo que el no confiar también puede ser dañino para la mente. Como seres humanos, necesitamos de otras personas y para eso se necesita saber confiar.

Saber confiar no significa que a la fuerza tenemos que confiar en las personas.

Si no, el saber confiar es tener la intuición y la madurez de aprender en quien confiamos y en quién no.
Algo más importante es aprender a confiar en uno mismo que sabremos confiar en personas dignas de confianza.

Puede mandarnos sus comentarios ó sugerencias a: news@laprensadecolorado.com

Deja un comentario / Leave a Reply

  • Edición Actual

  • Suscríbete por correo electrónico

    Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirse a este blog recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

  • Archives

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: