Opiniones y Editoriales

El Diario de Atenea

El rol de la mujer en la vida del hombre

Para esta columna tenía pensado hablar sobre otro tema, pero me dije a mi misma, siento que es importante dejar unas cosas en claro sobre la importancia que tenemos nosotras las mujeres en la vida de los hombres.

Como Latina, siento que no se nos da el suficiente crédito de nuestra existencia dentro de nuestra cultura. Por lo general, en veces somos como ciudadanas de segundo nivel de la sociedad por cuestiones de mentalidades de los tiempos cavernícolas. Es más, en veces pienso que en esos tiempos nuestra importancia era talvez más reconocida.
Para empezar, quiero aclarar que no soy de las “feministas” las cuales quieren tener a los hombres bajo la punta de sus tacones. Bueno, tal vez lo fui en algún tiempo, pero creo que ya maduré de esa etapa.

Sin embargo, al madurar de esos pensamientos y observar el verdadero rol que tenemos en un mundo medio machista, creo que mi previa definición del feminismo era parcialmente justificada.

Especialmente, por los feminicidios en varios de nuestros países de origen como, por ejemplo, en México. No se diga, de las humillaciones, maltratos y acoso sexual que pasan muchas mujeres simplemente porque se nos mira como el “sexo débil”.

Mi pregunta para los hombres con estas mentalidades machistas es, ¿qué de débil tiene el acto de que una mujer soporto dolores inimaginables de parto para parirlos?

¿Qué de débil tienen esos momentos cuando te sientes derrotado, impotente, y sin fuerza mental para seguir adelante, y allí está ella, tu roca quien te inyecta vida y confianza en ti mismo a través de sus palabras y caricias?

Es difícil tratar de soñar un poco defensiva al preguntar estas cosas, sin embargo, lo único que muchas de nosotras, si no todas, queremos es que se nos reconozca y se nos respete. ¿Cuál es el verdadero miedo de los hombres de que las mujeres tengamos voz dentro de nuestra cultura?

La desigualdad social entre las mujeres y los hombres dentro de mi cultura, me hace tomar la observación de que, en cierta manera, nuestro progreso social en si, esta como estancado ya que los hombres y mujeres no trabajan en equipo.

El típico hombre hispano machista siempre se quiere ver superior a la mujer, y ese defecto característico es como una muralla la cual no permite ver más allá.
No obstante, como mujer puedo aclarar lo que posiblemente podríamos aportar socialmente si no se nos mirara solamente como personas que lavan y planchan y dan a luz a sus primogénitos.

Como mencione antes, las mujeres tenemos el don de brindar vida a la mentalidad del hombre. Así mismo, somos capaces de ideas brillantes e innovadoras, más allá de lo que se va a comer para la cena de esta noche.

Es más, está científicamente comprobado que las mujeres tenemos un poco más de material gris cerebral, es decir, zonas del cerebro especializadas en las tareas cognitivas como la memoria, la atención, la conciencia, el pensamiento y el lenguaje.

En fin, no estoy aquí para reciprocar el comportamiento machista. Mi objetivo es poner en perspectiva la delantera que tendremos como comunidad Hispana el día que los hombres y mujeres trabajemos en equipo, utilizando nuestras propias habilidades como ventaja en vez de razón de opresión de parte del ego de uno al otro.

Como escuche hace poco, “las mujeres no son débiles por el siempre hecho que producen hombres…”

Deja un comentario / Leave a Reply

  • Edición Actual

  • Suscríbete por correo electrónico

    Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirse a este blog recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

  • Archives

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: