Opiniones y Editoriales

El Diario de Atenea

Segundas
oportunidades

Dicen que es de humanos equivocarse y como humanos por eso tendríamos que perdonar los errores de otras personas. Y sí, estoy de acuerdo que el no ser rencoroso brinda una tranquilidad y paz interior a uno mismo.Sin embargo, como le estaba comentando a una amiga hace un par de días, a veces uno tiene que tomar decisiones donde ya no existe la posibilidad de ninguna oportunidad, por así decir.

Mi amiga y yo hablamos de casos similares de las dos, los cuales llegamos a la decisión de cortar definitivamente a una amistad e incluso, la relación con algún familiar.

Viéndolo bien, existen muchas personas que pasan su vida diciendo: “Primero muerto/a antes de volver hablar con fulano/a”. Algo que se escucha extremo y a la vez se escucha que esa persona es la equivocada entre las dos personas, pero que a veces las cosas entre dos personas simplemente tienen que ser así.

Personalmente, nunca me ha gustado tener que cortar a ninguna persona completamente de mi vida. Sin embargo, lo he tenido que hacer por mi salud emocional, mental, física y espiritual…

Ciertas situaciones me han puesto en la posición de llegar a ver como varias amistades en vez de ser una fuente de apoyo, eran como una fuerza la cual su primordial propósito era bajar mi moral hasta el nivel del de esas “amistades”.

Era como una guerra de sube y baja, mientras yo me esmeraba por subirles su auto-estima con palabras de aliento, esas personas hacían exactamente lo contrario hacia mi persona, ya sea a través de indirectas o de comportamientos pasivo-agresivos.

En ese tipo de situaciones, aunque me tome tiempo en analizar si mi decisión de cortar la amistad es la correcta o no, cuando tomó la decisión, sé que es final.
No obstante, aún estoy aprendiendo que es lo correcto cuando este tipo de situaciones pasan en vez de con una amistad, con algún familiar. Especialmente las personas más allegadas y más importantes en mi vida. ¿Qué se hace en esas situaciones? Talvez alguno de ustedes ha pasado o está pasando esa misma situación, ya sea con su pareja, conyugue, hermanos, padres, primos, hijos…

Yo he estado pasando por esta situación con familiares ya por algunos años. Y en el día de hoy, estoy consiente lo que significa un refrán que leí hace tiempo que dice: “ Algunas personas solo las podemos guardar en nuestro corazón, pero no en nuestra vida”.

Creo que, en veces, existen relaciones entre dos personas, ya sea familia, amistad o pareja, donde uno sabe que la presencia física es dañina para ambos, porque aquella persona, no sé, tendrá un trastorno emocional que no los deja funcionar adecuadamente con los demás.
Especialmente con personas como yo, que les pongo un límite a su comportamiento fuera de control y les digo en su cara la raíz de mi molestia con sus actitudes negativas. Algo que definitivamente no les gusta, y es el empiezo o continuación de situaciones innecesarias, pero, de todos modos, conflictivas.

Es extremadamente difícil, cuando uno está distanciado de cualquier persona importante para uno porque cualquier razón. Es doloroso no tener contacto con amistades o personas allegadas a nuestro corazón porque la amistad o relación por más que uno intente arreglar, la otra persona se niega.

Ese tipo de situaciones donde le estamos dando duelo a la ausencia de alguna persona viva, antes de que esa persona fallezca, es difícil asimilar. Y especialmente cuando por el amor que uno siente por esas personas, es fácil dar hasta mil oportunidades, pero difícil ver que cada vez que se le da otra oportunidad, en vez de mejorar la relación, esa oportunidad es claramente otra más para que por su falta de consciencia, nos vuelvan a ofender y faltar al respecto.

Si alguna persona está pasando por esto, no les recomiendo que hagan lo que yo, pero si les dejo con mi experiencia que, en efecto, a ciertas personas solo las podemos amar de lejor y guardar en nuestro corazón, porque el dolor que causan en persona, simplemente no vale la pena sacrificar esa paz que uno tiene, al estar físicamente distanciados, pero juntos en el corazón…

Deja un comentario / Leave a Reply

  • Edición Actual

  • Suscríbete por correo electrónico

    Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirse a este blog recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

  • Archives

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: