Local

El Diario de Atenea

Cruzando
murallas mentales

Como hispana nacida en Estados Unidos de padres y familia inmigrante, siempre he visto la lucha constante que mi gente ha tenido que pasar para poder salir adelante en este país.

Creo que dejar la tierra natal donde se nació y creció es uno de los sacrificios más desafiantes que alguna persona pueda hacer. Me asombra el valor y el coraje de las personas que arriesgan todo por el “Sueño Americano”.

Aparte de lograr el sueño americano, otro reto de esa lucha es de mantenerlo. Especialmente, en un país en el cual el lenguaje y las costumbres son diferentes.
Al igual, admiro bastante a la gente hispana que esa lucha de mantener ese sueño consiste en trabajar arduamente en labores pesadas como lo son la agricultura, la construcción, la limpieza, entre otras.

No obstante, en veces me pongo a pensar, que pudiéramos lograr juntos en unidad si nuestra comunidad hispana utilizara las herramientas necesarias para poder tener aún más éxito, especialmente para las siguientes generaciones hispanas en este país.

Siempre que quiero hablar de este tema con familiares y amigos me doy cuenta que por alguna razón, esto es algo super delicado de poder entablar como conversación.

Estoy consciente que la asimilación no es fácil en ningún país donde un extranjero empiece su vida desde cero. Sin embargo, pienso que, si ya se cruzó la difícil muralla física, como comunidad, sería de mucha ayuda cruzar las murallas mentales también.

Con esto, me refiero a varias cosas. Vuelvo a repetir, estoy consciente que hablar de este tema es muy delicado, especialmente cuando se mencionan la sugerencia de aprender el idioma inglés. Muchos hispanos miran esta sugerencia como un tipo de insulto personal, pero a la vez sé que es conocimiento común que aprender inglés, abre puertas.

Yo estoy orgullosa de mis raíces hispanas, pero a la vez, también estoy orgullosa del país donde mis padres decidieron tenerme, el cual es EE.UU. En veces no entiendo porque mi gente le tiene tanto resentimiento a un país que les ha dado tanto.

Y el cual le puede seguir dando más, si se quitaran estas barreras de la mente, primeramente, sobre sus sentimientos hacia el país, y segundo el considerar las herramientas que les ayudarían a vivir una calidad de vida mucho mejor, porque supuestamente ese es el sueño americano, el no conformarse con una vida llena de necesidades, la cual fue una de las razones principales para dejar su tierra natal en primer lugar.

Como persona nacida en EE.UU. de padres hispanos e inmigrantes, mi sueño americano sería que mi gente se llenara de confianza en si mismos, que tuvieran la determinación de aprender el idioma, no por los que se los exigen, si no por los que no; sus hijos, nietos, y futuras generaciones.
Mi sueño americano, sería de ver a mi gente decirse a si mismos, que no son “tontos” y que ya aprendiendo un poco el idioma, seguir adelante e informarse sobre algún oficio, los requisitos, y como conseguirlo.

Un trabajo digno como el que ya están haciendo, pero el cual les ayude a superarse para trabajar menos físicamente, en beneficio de la salud del cuerpo y la calidad de tiempo que les dedican a sus hijos y seres queridos.
Mi sueño americano es que algún día, mi gente empiecen a verse como líderes que puedan cambiar el mundo para el beneficio de todos, no solo de ellos mismos individualmente.

Es fácil buscar culpables para justificar porque mi gente está siendo “discriminada” en un país donde no se pueden ni defender porque no hablan el idioma, porque no se informan adecuadamente sobre sus derechos, porque cuando le pasa una injusticia al vecino, los demás se hacen de la vista gorda…

Es fácil culpar a los políticos actuales y del pasado de sus respectivas naciones, al presidente de esta nación, a los “racistas”, a las circunstancias, etc. Mi sueño americano es que, como comunidad hispana, dejemos los miedos, las excusas y todas esas barreras mentales, para poder transcender en lo que realmente somos. Personas de valor, respeto, integridad y unidad.

Si se tiene el valor de cruzar barreras físicas, también podemos cruzar esas barreras mentales, para poder empezar a construir puentes a través de la educación y pacíficamente. Cruzando esas barreras mentales, sé que podremos cruzar cualquier obstáculo…

Deja un comentario / Leave a Reply

  • Edición Actual

  • Suscríbete por correo electrónico

    Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirse a este blog recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

  • Archives

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: