Opiniones y Editoriales

El Diario de Atenea

Efectos de la
violencia doméstica

Cuando hablamos de la violencia doméstica, por lo general lo primero que pensamos son en los golpes y gritos. Y también es común que tengamos la idea de que el agresor es un hombre y la víctima es la mujer. Sin embargo, la violencia doméstica se caracteriza en diferentes patrones de comportamiento los cuales son experimentados por hombres y mujeres por igual.

Por esta vez me voy a enfocar en la violencia domestica hacia la mujer porque según la Red Nacional Latina, una de cada tres mujeres latinas ha sido víctima de violencia doméstica en sus vidas. También mi enfoque será en las mujeres porque yo lo he visto con mis propios ojos como en nuestra cultura, la violencia hacia las mujeres es casi algo “normal”.

Primeramente, la violencia doméstica es definida como un patrón de comportamiento en el cual la pareja o ex-pareja utiliza la fuerza física y/o sexual, la coacción, las amenazas, la intimidación, el aislamiento, el abuso emocional o económico con el fin de controlar a su pareja.

En la cultura hispana, es común que la mujer sea sumisa para alimentar el ego del hombre y así él pueda jugar el personaje de “todo un macho y el que lleva los pantalones bien puestos”.
Estoy de acuerdo que al hombre le gusta que se le tome en cuenta y que sus decisiones sean vistas como importantes, pero para que una relación sea 100 por ciento sana, también se le tiene que considerar a la mujer el mismo derecho.

Me recuerdo que una amiga una vez me contó que tuvo problemas con su esposo hasta el grado de tener que llamar a la policía porque él la golpeó. Por consecuencia, ella levantó una orden de restricción en contra de él. Lo que me dijo después y en serio que hizo que se me retorciera el hígado de coraje: Me contó que su mama de ELLA, se enojó con ella por hacer eso y le pidió que se dejara de cosas y quitara la orden de restricción.

Que tristeza escuchar de personas que tienen que soportar la violencia doméstica en sus casas solo porque su familia no las apoya por miedo del que dirán.
Que impotencia y que vergüenza que la razón por las que muchas mujeres víctimas de golpes, insultos, violaciones sexuales, sea por falta de apoyo de la propia familia.

Algo más peor que he escuchado, es cuando no es suficiente el abuso hacia la mujer para el agresor, sino que también arremete su falta de control de carácter contra sus hijos o hijastros.

Una historia que me impacto mucho fue la de un amigo con un padre alcohólico y drogadicto.
El padre era un hombre que no media las consecuencias y daños de sus actos hacia su propia sangre cuando estaba bajo los efectos del alcohol y las drogas.

Muchas de las consecuencias de la violencia doméstica en los niños es que se pueden conducir a escapes dañinos para reprimir el dolor, como lo son las drogas y el alcohol.
También es común que los niños continúen con el ciclo de la violencia doméstica en su vida adulta.
La posibilidad de depresión y suicidio por los daños de violencia doméstica existen.

Aparte de los golpes o gritos, la violencia doméstica también incluye agresiones pasivas. Los agresores tienden por usar los defectos de las personas de su alrededor para controlar y dañarlos mentalmente. Comentarios como “que feo/a te ves”, “tú no sabes nada”, “eres un inepto”, son unos ejemplos del abuso mental.

El querer controlar los gustos, pensamientos y tiempo de otras personas es también considerado como abuso.
El ignorar por tiempo prolongado con el fin de hacer sentir mal a otra persona es otro comportamiento agresivo pasivo.

La violencia doméstica es una cárcel del cual muchas personas quedan atrapadas incluso después de liberarse del agresor físicamente.

Los daños emocionales son bastantes y requiere de mucho apoyo de personas que los entiendan. Lo más importante es que cualquier víctima de violencia domestica tiene el poder de terminar con esa cadena de sufrimiento. Solo es cuestión de decisión.

Existen albergues para las mujeres y sus hijos que son víctimas de violencia domestica y que quieren salir de esa situación, pero no saben cómo hacerlo. Si usted piensa que es víctima de violencia domestica piense que todavía está a tiempo de salir de eso. La Coalición de Colorado contra la Violencia Domestica ofrece ayuda y más información sobre la violencia doméstica llamando al (800) 799-7233.

Deja un comentario / Leave a Reply

  • Edición Actual

  • Suscríbete por correo electrónico

    Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirse a este blog recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

  • Archives

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: