Opiniones y Editoriales

El Diario de Atenea

Rescatando al niño interior

Hace un tiempo leí una frase que me impactó mucho por su profundidad y porque de cierta manera tiene razón.“Existen personas que mueren a los 25 años y son sepultados a los 75 años”. En el momento, no entendí muy bien, pero después de observaciones que en veces la vida le da a uno, me hizo entender completamente.

Esa frase la relacione con el tema del “niño interior”. Este término se relaciona a esa parte de todos los seres humanos que tienen tendencias y sentimientos similares a los que experimentábamos durante nuestra niñez.

Cuando nos enfermamos, nos gusta que nuestros padres o parejas nos consientan como cuando éramos niñas o niños. Es un sentimiento de una emoción grande de que alguien nos recuerde como se sentía ser consentidos de pequeños.

Sin embargo, ya sea la vida o la sociedad, nos exige de cierta manera olvidarnos de dejar sentir estos sentimientos de extrema felicidad, porque tenemos que comportarnos como los adultos que somos.

En mi experiencia, yo he tenido que luchar con la cuestión de decidir si rescato o dejo morir a esta niña interior que siempre he cuidado, es decir, esa parte que no dejo que se desensibilice de esas pequeñas cosas de la vida que le traen gozo al corazón y al alma.

¿A que me refiero si dejo morir o rescato a mi niña interior? Me refiero que mi lucha y la lucha de muchas personas que he conocido a lo largo de mi vida, es que el mantener viva a mi niña interior, y al manifestar esta parte de mí con las personas que prefieren mantener en las sombras a su niño o niña interior es un poco frustrante.

Y esa frustración la observo porque a muchas personas que prefieren jalar la rienda de sus niños interiores, les incomoda a los que no nos gusta hacerlo. En veces demostrar entusiasmo o felicidad sobre cualquier cosa tonta, causa vibras negativas entre estos dos tipos de personas.

¿Eso quiere decir que es mejor ser de las personas quienes se permite sentir su niño interior a los que no? No necesariamente.

No obstante, creo que así como los niños tienen un corazón puro, sin malos sentimientos, odios o envidia, el mantener una porción de esta esencia del espíritu, es algo bueno para cada individuo, lo cual le ayudará a cada quien a contribuir positividad a un mundo el cual lo necesita demasiado.

La razón por la que en veces he pensado que es mejor adaptarse a la seriedad “adulta” de la sociedad es realmente para no incomodar a nadie.
Por otro lado, estoy completamente convencida que para una persona como yo, quién esta agradecida con Dios por el simple hecho de vivir otro día más, vivir una vida cargando a un niño interior o niña interior apagado, simplemente no es una buena, ni sana forma de vivir.

Por lo que, después de reflexionar sobre el tema, he decidido que mantendré esta parte de mí viva, alegre, gozando de la vida, abrazaré con más fuerza a las personas que saben lo que se siente tratar de mantener vivos a sus niños interiores en un mundo que los quieren crucificar.

Lo más lindo de todo esto es que cualquier persona tiene la oportunidad de rescatar a ese niño/a interior que vive dentro de cada uno de nosotros. Cuidemos de nuestros niños interiores, para la salud y paz de nuestra alma.

Deja un comentario / Leave a Reply

  • Denver
    38°
    Parcialmente nublado
    07:1216:35 MST
    Se siente como: 32°F
    Viento: 9mph 190°
    Humedad: 22%
    Presión: 29.84"Hg
    Índice UV: 0
    MxJuVi
    51/25°F
    46/27°F
    55/33°F
  • Blog Stats

    • 125,912 hits
  • Edición Actual

  • Archives

  • Suscríbete por correo electrónico

    Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirse a este blog recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

  • Top Posts & Pages

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: