Opiniones y Editoriales

El Diario de Atenea

El poder de las
palabras

Como escritora, una de las cosas que siempre me dejan asombrada a pesar de la costumbre, es cuanto poder tienen las palabras en nuestras mentes. Creo que a todos nos ha pasado que una palabra, oración o recuento que alguien nos ha dicho, se nos queda en la mente por mucho tiempo. Talvez analizando una interpretación, intención o ambas cosas.

Sin duda, las palabras son como una base las cuales moldan nuestros pensamientos sobre la vida y sobre nosotros mismos. Una persona que tiene confianza de sí mismo usa diferentes palabras para describirse a comparación a las personas que tienen una baja auto-estima.

Me recuerdo que cuando era maestra de manejo, aparte de analizar el progreso de mis estudiantes en su aprendizaje detrás del volante, también percibía sus niveles de confianza en sí mismos. La mayoría se sentían incapaces no solo de manejar, sino de hacer cualquier cosa en sus vidas.

Lo que yo les decía a todos y cada uno de ellos era lo siguiente: “Si dices que si puedes manejar, tienes razón. Si dices que no puedes manejar, también tienes razón”. Luego les explicaba que para que yo pudiera enseñarles la maniobra de manejar un vehículo, tenían que quitarse esa barrera de negativismo de la mente.

Lo que yo pensaba que era una técnica de instrucción para el propósito de enseñar a manejar, con el tiempo, y después de estudiante en estudiante, me di cuenta que mis palabras les habrían miles de posibilidades a mis estudiantes y a todas las personas que siempre se me han acercado a pedir consejos. Esas personas que tal vez fueron maldecidas con palabras de denigración al crecer, con unas pocas palabras de aliento, yo les quebraba esas cadenas mentales.

Cuando uno está consciente de que lo que uno le siembra a la mente, uno cosecha en nuestros destinos, es cuando todo cambia. Personalmente, siento que al decirme cosas positivas como que si puedo lograr lo que quiero, que merezco todo lo bueno que pasa en mi vida, y que seré una persona exitosa y feliz, mi mundo cambia para bien.

Asimismo, así como las palabras positivas tienen fuerte impacto en nuestras mentes, también las palabras negativas. Por mucho tiempo he observado como amistades y familiares usan bromas “pesadas” con palabras negativas ya sea sobre el aspecto de otros, o palabras como “idiota”, “tonto”, o cosas peores. Al momento parece que son simples bromas, y que las personas que “siguen la corriente” son personas mentalmente fuertes y seguras de sí mismas, pero no siempre es así.

A mí nunca me ha gustado bromear con palabras con tono burlesco u ofensivo porque aunque no lo acepten, la mayoría de las personas que lo hacen, demuestran cierta inseguridad y baja autoestima en ciertas áreas de sus vidas.

Es muy importante tener mucho cuidado con las palabras que le damos a la mente conscientemente, porque la subconsciencia no siempre toma las palabras burlescas e ofensivas como “bromas”.
Las palabras son hechizos que dependiendo de su contenido y tono siempre tendrán consecuencias en la mente. Para las personas que hemos escuchado ofensas, es importante recordar que repetir esas palabras negativas tienen cierto efecto en las mentes de los demás, y en veces podemos hacerle daño hasta a las personas que queremos. Especialmente aquellos que tienen mentes débiles. No porque una persona se muestre fuerte cuando le dicen cosas como “que estúpido eres” quiere decir que personas como los hijos, por ejemplo, no les afecte.

Muchos de mis estudiantes de manejo me confesaban que de niños sus padre o familiares les bajaban el auto estima con malas palabras y por consecuencia crecieron con la idea de que eran inútiles y por eso se les hacía difícil aprender a manejar, aprender inglés, graduarse de la universidad y/o obtener una carrera que no consistía en desgastar el cuerpo hasta los 60 años o más allá.

El poder de las palabras es algo que cuando lo sabemos usar correctamente, nos abre puertas en la mente y nos deja ver que las puertas físicas de la oportunidad siempre están allí. Lo único que tenemos que hacer es quitarnos la venda de los ojos de los hechizos de las palabras negativas. Al igual, ver con claridad que las palabras positivas son el primer paso para el éxito. Tú eres capaz. Tú eres inteligente. Tú vales mucho. Tú puedes. Tú eres exitoso/a. Tú mereces ser feliz…

Deja un comentario / Leave a Reply

  • Edición Actual

  • Suscríbete por correo electrónico

    Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirse a este blog recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

  • Archives

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: