Opiniones y Editoriales

El Diario de Atenea

El amor
es el final

Estamos acostumbrados a ver como casi todas las historias de amor terminan con un cuento feliz. Ya sea con una boda, una reconciliación o una muerte romántica de los enamorados juntos en su vejez.Hace poco escuche una canción que decía el mensaje de que el amor es el final. En este mensaje dentro de aquella canción, llegue a captar que a lo que posiblemente se refería era sobre una situación conflictiva, la cual terminaría el momento en que el amor se apoderara de ella, es decir, que terminaría para siempre.
Esa canción me dejó pensando mucho, y algo que ha estado destacando en mi mente sobre esas líneas, es como en la vida existen situaciones que la única razón la cual las mantiene a flote, son los problemas y conflictos.

Dicho eso, no puedo evitar pensar en la naturaleza humana en si. Por más que deseemos, que anhelemos o que soñemos con un mundo donde reine la paz, nuestra naturaleza conflictiva parece ser tener la última palabra.

Un ejemplo el cual se me viene a la mente, es la guerra. Pensándolo bien, el mundo ha estado en tanto conflicto desde los principios de los tiempos según los recuentos, que es fácil preguntarse a uno mismo, ¿Qué es lo que pasaría si en realidad como humanidad llegáramos a una tregua? Según muchas creencias, el final del mundo es pintando como algo destructivo; terremotos, incendios, guerras y muertes.

No obstante, si volteamos a ver a nuestro alrededor, todas esas cosas pasan todos los días. ¿Acaso ya es que llegamos al final de todo, y simplemente no nos damos cuenta aun?

En situaciones más cercanas, ya sea con amistades, familia o relaciones sentimentales, pareciera que siempre hay un conflicto entre las personas de nuestro alrededor y nosotros mismos. Ya sea con violencia o comportamientos pasivo-agresivos, como humanos al parecer no podemos llegar a un completo estado utópico.

Creo que esa canción que escuche tiene mucha razón. El amor es algo que les pone fin a ciertas situaciones, pero también, es el principio de otro ciclo en las vidas de las personas. Una pelea termina en el momento que una de las personas se da cuenta que existen otras cosas más importantes en la vida, como sensaciones positivas y llenas de amor.

Al igual, como se dice que las tenciones exteriores se originan en el interior de los involucrados, cuando esa frustración interna se convierte en amor propio, la frustración externa se disipa y refleja el amor del interior.

Sin embargo, es casi inevitable que ese estado de paz interior sea truncado una y otra vez por otras fuerzas exteriores. Entonces, en estos momentos de intolerancia sería de utilidad el dejar ir esas emociones negativas, aun si eso quiera decir que se tienen que dejar las situaciones y/o personas que ocasionan estos momentos.

Para todos estos momentos, recordamos esa frase: “El amor es el final”.

Deja un comentario / Leave a Reply

  • Edición Actual

  • Suscríbete por correo electrónico

    Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirse a este blog recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

  • Archives

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: