Inspiración

El Plan Original de Dios para la Humanidad

“Extracto del libro “Redescubriendo El Reino”
Por Dr. Myles Munroe

El mayor deseo de Dios según se revela en las Escrituras es para la familia.
En el principio creó Dios los cielos y la tierra (Génesis 1:1).
La tierra y los mares, las plantas, los animales, las aves y las criaturas delmar todos salieron deacuerdo a su palabra hablada.Entonces dijo Dios: “ Hagamos al hombre a nuestra imagen y a nuestra semejanza, y tenga dominio sobre los peces del mar y las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.
“Y creó Dios al hombre deacuerdo a su propia imagen, a imagen de Dios, creó al varón y creo a la hembra. Y los bendijo Dios y les dijo: “ Sed fecundos y multiplicaos; llenad la tierra y sometedla .
Dominen a los peces del mar y las aves de los cielos, y a todas las bestias que se mueven sobre la tierra “( Génesis 1:26-28 ).
Este acto de coronación de la creación fue el resultado del deseo de Dios de tener una familia.
Él quería a alguien para ser su amigo y vivir con Él como un hijo.
El plan original de Dios era que el hombre iba a compartir su autoridad y gobierno, no para que le sirvierá como un siervo.
Es por esto que Jesucristo es el “Rey de reyes y Señor de señores “ (Apocalipsis 19:16 b ), y no ser él el rey de los sujetos.
Dios estaba interesado en un tipo completamente diferente de la relación de
lo que normalmente pensamos cuando hablamos de un rey.
Quería hijos que no sólo estuvieran dirigidos por el Rey, pero que también ejercieran la autoridad del Rey y reinaran en la tierra.

Esta relación entre Dios y el hombre es lo más importante para Dios. La Creación demuestra que esto es cierto. La primera cosa que Dios le dio al hombre fue su imagen y semejanza, porque eso fue lo primero que Dios quería que el hombre tenga.

La segunda cosa que Dios hizo fue colocar al hombre en Su presencia, que es el significado en la lengua hebrea de la palabra Edén. Por lo tanto, el mayor deseo de Dios era que el hombre iba a actuar como Él y vivir con Él.

Dios quería que el hombre tenga su imagen y semejanza y vivir en Su presencia.
La imagen de la palabra significa “parecido o semejanza exacta“ (Webster, “imagen”). Por lo tanto, para ser hecho a imagen de Dios significa que el hombre se asemeja a Dios y es una semejanza exacta de él.

Él tiene la verdadera naturaleza de Dios y su carácter espiritual y moral. En las Escrituras, la palabra Edén se refiere a un lugar de la presencia de Dios (véase Isaías 51:3; y Ezequiel 28:13).

Así que Dios le dio al hombre su naturaleza y luego lo puso en su presencia. Estas fueron las prioridades de Dios.

Dios no estableció patrones reverentes, tradiciones piadosas o actividades religiosas en el Jardín del Edén. No era simplemente una relación entre Dios y el hombre. Establecer y mantener esta relación sigue siendo la principal preocupación de Dios. Él es mucho más, debemos estar mas preocupados por nuestra comunión con Él, que sobre nuestras obras, nuestras actividades, nuestras tradiciones o incluso nuestras ocupaciones.

Dios quiere que la relación sea esa y esa es la línea de fondo. y todo lo que Dios estableció para el hombre fue construida en este deseo de comunión.

Por lo tanto, Dios creó al hombre con un propósito específico: para tener dominio sobre toda la tierra, con una imagen diferente a la de todas las otras partes de Su creación: Su propia naturaleza espiritual y moral, y con la capacidad de funcionar como lo hace; ver las cosas que no son todavía visibles (la fe).

Las Escrituras muestran claramente esta intención de Dios que el hombre sería más como Él que el resto de la creación, y que iba a pensar y actuar como Dios.
¿Qué es el hombre para que te acuerdes de él , el hijo del hombre para que lo cuides? Lo poco menor que los ángeles, hizo y lo coronaste de gloria y de honra. Le hiciste señorear sobre las obras de tus manos; Pones todo bajo sus pies (Salmos 8:4-6; véase también en Hebreos 2:6-8).

En verdad, en la creación del hombre era mayor producción de Dios, y Él describió al hombre que había hecho como “muy bueno” (Gén.1:31).

Lamentablemente, lo que Dios quiere para el hombre actual y la experiencia de los hombres son muy diferentes.

Esta diferencia es el resultado de la elección del hombre al no tener en cuenta los principios que son una parte inherente de la creación de Dios.

Deja un comentario / Leave a Reply

  • Blog Stats

    • 105,368 hits
  • Edición Actual

  • Archives

  • Suscríbete por correo electrónico

    Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirse a este blog recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

  • Follow me on Twitter

  • Top Posts & Pages

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: