De Interés

Entre Tintero y Papel…

¿ES POSIBLE
MORIR DE AMOR?

Mucho se ha dicho, hecho y escrito en nombre del “amor” y ha sido la inspiración de películas, canciones, poemas, frases, dichos, cartas, de poetas, esposos, amantes, novios, etc. y todo lo que tenga que ver con el ser amado y aunque realmente no existe un concepto que defina con claridad su significado, seguramente cada una de las ideologías y personas le dan su propia definición y simbolismo. Pero lo que si sabemos y de lo que seguramente estamos de acuerdo es que el amor es uno de los sentimientos y emociones universales más fuertes y complejos que existen, el cual lo manifestamos a través del afecto, la intimidad, el compromiso, la pasión, la bondad, la compasión, la piedad, la ternura, etc.

¡Pero!, ¿realmente se puede morir una persona de amor?

Seguramente muchos de nosotros en alguna ocasión de nuestra vida hemos escuchado que una persona se murió de amor; sin embargo, científicamente no se ha comprobado que una persona muera por amor, lo que sí sabe es que la tristeza, la ansiedad y la depresión motivados por la pérdida de un ser amado y aunado a una mala alimentación y falta de sueño tienen relación con alguna con las enfermedades cardiacas existentes.

Un estudio publicado en la revista Epidemiology hecho a 58 mil parejas desde el año de 1991 revela que un 40% de mujeres y 26 % de hombres mueren antes de haber pasado tres años de la muerte de su ser amado, afirmando la mayoría de los encuestados que se sentían como si realmente les hubieran quitado parte de su cuerpo o los hubieran partido a la mitad.

De acuerdo con el Doctor Freddie Negron, especialista en medicina paliativa del Instituto Miami Vitas, defiende la teoría mente/cuerpo/luto; es decir, que las causas por las que una pareja podría morir tras el fallecimiento del ser amado podrían estar relacionados a una latente enfermedad cardíaca que se agrava con la depresión; por lo que no se ha encontrado evidencias científicas para establecer que se pueda morir de amor.

Una investigación realizada por la Universidad de Glasgow, Escocia, basado en unos cuatro mil matrimonios de entre 45 y 64 años de edad entre la década de los 70s y 2014, aseguran que un corazón destrozado por la pérdida del ser amado si puede conducir a la muerte: “Hemos comprobado que el duelo tiene un impacto en los riesgos de mortalidad de los viudos, que se suman a los factores individuales”

Otras investigaciones científicas han revelado que es posible morir de amor cuando la persona que se nos fue es muy querida, aumentando así en 21 veces la probabilidad de sufrir un ataque cardiaco durante las 24 horas siguientes a la muerte de ese ser amado y reduciéndose esta probabilidad conforme transcurre el tiempo, pero manteniéndose la posibilidad al menos durante cuatro semanas.

Sería el mismo caso como por ejemplo cuando se recibe una mala noticia, padecer un disgusto o tener una discusión que ocasionaría un debilitamiento grave del corazón, sufriendo lo que popularmente se denomina síndrome del corazón roto o fallo cardiaco pero sin graves consecuencias.

Aunque el origen del símbolo del corazón ( ) resulta incierto, parece ser el medio más significativo para representar el amor a nivel universal, quizá sea por lo que se dijo anteriormente en cuanto a que está relacionado con los males del corazón.

De cualquier manera quien tiene la mejor opinión es la que cada uno de nosotros tengamos, en mi humilde opinión “Solo puede morir de amor aquel que tenga corazón. . .”

Deja un comentario / Leave a Reply

  • Edición Actual

  • Suscríbete por correo electrónico

    Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirse a este blog recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

  • Archives

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: