Cultura

Entre Tintero y Papel…

LA PROCRASTINACIÓN

Cuantas veces a muchos de nosotros nos ha pasado que en nuestra vida diaria estamos llenos de tareas pendientes ya sea en nuestro hogar, el trabajo, la escuela, etc.Y aunque en muchas de la veces estas sean urgentes no las llevamos a cabo y lo único que hacemos es decirnos como solución inmediata -“no tengo tiempo”- justificando nuestra supuesta vida ocupada, como si esta fuera nuestra salvación a lo que no hemos querido hacer, aunque en realidad nuestra vida no este realmente tan ocupada como creemos.

Pues déjenme decirles que a esto se llama procrastinación y es nada más y nada menos que la acción ó hábito de retrasar actividades ó situaciones que deben atenderse en su momento. Esta circunstancia no tiene nada que ver con la raza, sexo, edad ni nacionalidad, ya que todo mundo de alguna u otra manera postergamos cosas y de acuerdo a especialistas cuando esta se da por más de dos veces al día se considera un procrastinador crónico de los que pocos se dan cuenta de ello y de los cuales se calcula existen en el mundo un 20% de este tipo, aunque se dice que también existen los procrastinadores eventuales; es decir, aquellos cuya actitud evasiva no se repite tan habitualmente.

Se dice también que se trata de un trastorno de comportamiento asociado con el estrés y a decir de los especialistas, éste puede ser psicológico manifestándose en ansiedad ó en algunos casos un trastorno por déficit de atención con hiperactividad.

Aunque no se ha demostrado todavía, esta costumbre de postergar puede generar dependencia a elementos externos tales como comer compulsivamente, navegar en internet, salir de compras, etc., con el único pretexto de evadir sus responsabilidades.

Se puede desarrollar la procrastinación por ejemplo en el caso de un niño cuando decide quedarse frente al televisor ó en la computadora en lugar de cumplir con sus tareas escolares y el caso del adulto cuando demoramos una visita al doctor ó ir a una cita por ver un partido de fútbol, por lo que en estos casos se está remplazando una actividad que aunque es más placentera, resulta menos importante.

De acuerdo con el psicólogo William Knaus, “los pretextos son fabricaciones de la mente y por consiguiente pura ficción” y propone una serie de características propias de este tipo de personas tales como: Creencias irracionales basadas en una pobre autoimagen y autoconcepto de sí mismos; Perfeccionismo y miedo al fracaso; Ansiedad y catastrofismo; Rabia e impaciencia; Necesidad de sentirse querido, y Sentirse saturado en el trabajo, provocándoles sentimientos de ansiedad y estrés.

A continuación citaremos algunas recomendaciones de especialistas para superar este mal:

a) Planeemos nuestro tiempo poniendo por encima nuestras prioridades.

b) Aprendamos a decir no a compromisos que no tengan relevancia.

c) Hagamos que nuestras actividades a realizar sean entretenidas y divertidas.

d) Nunca realizar tareas cuando estés cansado ó de mal humor.

e) Realiza tus actividades dándolas a conocer con tus familiares y amigos, a fin de sentirte más comprometido a realizarlas.

f) Evita en la medida de lo posible las distracciones, como por ejemplo el uso del celular.

g) Deja de dejar las cosas para el último minuto y entonces te darás cuenta de cuánto tiempo libre podemos tener.

h) Eliminemos en definitiva la frase “no tengo tiempo”

Por lo que vimos, la procrastinación nunca será positiva mucho menos saludable y afecta en gran medida nuestra productividad, por lo que apliquemos el viejo dicho de:

“Nunca dejes para mañana lo que puedes hacer hoy”, de esta manera aumentaremos nuestras posibilidades de éxito y felicidad.

Deja un comentario / Leave a Reply

  • Edición Actual

  • Suscríbete por correo electrónico

    Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirse a este blog recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

  • Archives

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: