Local

Escuela de artes marciales ayuda a juventud a lograr su potencial en sus vidas

“Nos enfocamos en ayudar a niños y adolescentes en aprender
disciplina, formar su carácter
y elevar su auto-estima”

La escuela de artes marciales, Rocky Mountain Movement, es un lugar donde padres de familia recurren para involucrar a sus hijos en

Los estudiantes que asisten a la escuela de artes marciales estan entre las edades de cuatro a 17 años de edad y todos de alguna manera se benefician del ejercio y las artes marciales.

actividades extraescolares. Además, de enseñar la auto-defensa y aprender a lidiar con el “bullying” en la escuela regular, el centro se enfoca en ayudar a los niños y adolescentes en aprender disciplina, formar su carácter y elevar su auto-estima.
“Somos una academia que es para el desarrollo de carácter, dar ánimo y es un centro de realización”, puntualiza Christopher Clarke, director de RMM. “Solo utilizamos las artes marciales como herramientas para que los niños y adultos logren su potencial oculto”.
Niños desde cuatro a 17 años de edad, son parte de los estudiantes que esta escuela ayuda a mejorar en áreas como problemas de ira hasta desorden hiperactivo y déficit de atención (TDAH). Desde su fundación, la escuela le ha cambiado la vida a muchos niños, adolescentes y adultos.

“Hemos ayudado a cientos de niños”, afirma Jason Huntington, instructor de artes marciales de RMM y padre de una estudiante de la escuela. “Los niños han venido e ido, pero por lo menos cientos de estudiantes han pasado por la escuela. En veces ellos vienen con problemas, pero salen con un auto-estima más alto”.

La escuela además reconoce a los estudiantes que sobresalen en su proceso de aprendizaje. Recientemente, Alan Rosado Mesa de 17 años de

A través de las artes marciales, los jovenes estudiantes aprenden y se preparan para ser mejores personas en sus vidas diarias. (Foto:LPDC/Mary A. Flores).

edad, recibió el premio de Dedicación Excepcional por sus grandes logros y méritos dentro y fuera de la academia.
“Cuando empecé a venir a la escuela, no estaba haciendo muy bien”, comenta Mesa. “Era una persona que resistía al cambio. Después de venir a esta escuela, cambie la opinión de mi persona. Sentía que podía hacer más cosas”.

Muchos estudiantes están de acuerdo que la escuela les ayuda con su concentración y enfoque los cuales incorporan en su vida diaria como en la escuela regular y en su casa.

“Mi papá me puso en la escuela porque tengo TDAH y se me hace difícil concentrarme en la escuela”, comenta Evan Walker de ocho años de edad. “También tengo mucha energía y estoy aquí para no tener demasiada energía”.

Los estudiantes de artes marciales también expresan su recién encontrado sentido de sí mismos. “Venir aquí me hace sentir más poderosa”, asegura Tynisa Chanez Huntington de 11 años de edad. “Antes yo no me sentía muy poderosa. Ahora incluso, me siento que puedo ser yo misma”.

Las hermanas Giselle y Chantal Saenz nos comparten su experiencia de aprendizaje en la escuela de Rocky Mountain Movement.

El empoderamiento y liderazgo femenino es algo que la escuela enseña a las estudiantes femeninas desde una temprana edad como lo explican las estudiantes y hermanas Saenz. “He aprendido que las mujeres son tan fuertes como los hombres”, dice Giselle Saenz de ocho años de edad.
“Tenemos que ser líderes y subir de nivel un poco más”, agrega Chantal Saenz, de tan solo seis años de edad.
Muchos de los estudiantes comparten testimonios de como la escuela les ha ayudado a controlar sus problemas de ira y hasta la depresión. “Decidí venir aquí y eso me ha ayudado a controlarme y a controlar mi ira”, señala Sabrina Nguyen de 12 años de edad. “Eso me ha ayudado a ser más exitosa en la escuela”. Asimismo, la escuela aumenta los ánimos de los estudiantes con problemas de auto-estima. “Antes yo me sentía muy triste y deprimida”, confiesa Lizeth Lara de 13 años de edad. “Sin embargo, ahora me estoy convirtiendo más fuerte y tengo mucha más confianza en mi persona”.

El director de RMM tiene un mensaje para los padres de familia que tienen dificultades con el comportamiento de sus hijos y quienes piensen que están perdiendo el control de su familia. “No pierden nada de poner a prueba nuestros programas. Nosotros no le cerramos la puerta a nadie. Somos un centro basado en soluciones. Encontraremos la solución para cualquier familia que pase por nuestra puerta”, finaliza Clarke.

Deja un comentario / Leave a Reply

  • Edición Actual

  • Suscríbete por correo electrónico

    Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirse a este blog recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

  • Archives

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: