Inspiración

Hablando del carácter y de la integridad

Por Pastor Pedro H Gonzalez

Saludos cordiales y cariñosos a toda la familia de lectores de La Prensa de Colorado.Hoy quiero referirme a un tema que es de vital importancia para nuestra comunidad latina y especialmente para aquellos que tienen cargos de responsabilidad; hablamos del carácter y la integridad.

El carácter esta íntimamente ligado a la huella que podemos dejar en la sociedad y es pieza fundamental de la integridad, sin carácter recto no hay integridad.

En nuestros días hay mucha gente hablando de integridad, pero sin carácter recto y eso es una formula para el fracaso en cualquier empresa. Una persona sin integridad terminara arruinando el propósito de sus talentos tarde o temprano.

En la biblia encontramos la historia de un hombre con dones extraordinarios, pero con un carácter muy liviano y por ende sin integridad.

El tal hombre se llama Balam y su historia se encuentra en los capítulos 22 al 25 del libro de números.
A este varón Dios le había dado el don de bendecir y maldecir, y de hacerlo con evidencias notorias del poder de su don. Sin embargo, en un momento dado el es “contratado” para maldecir al pueblo de Dios.

A lo cual el accede encontrándose con la férrea oposición de Dios. Como resultado ocurren cosas extrañas, podríamos decir inverosímiles, como por ejemplo un burro hablando, si es una alegoría o no, simplemente no es la materia de este artículo, lo fundamental es lo que ocurre cuando nuestra integridad tiene un precio.

Todos los dones que Dios nos ha dado son producto de Su gracia, pero sujetos a responsabilidad. Lo que quiero decir es que cuando Dios nos equipa con talentos, o nos bendice con bienes o habilidades especiales (por ejemplo, liderazgo).

El lo hace con el fin de servir al propósito eterno que es darse a conocer como Padre y reconciliar a la humanidad consigo mismo a través de la justicia que es imputada a Su hijo Jesucristo.
Cuando esos dones son “vendidos” al mundo y puestos al servicio de las tinieblas, podemos estar seguros que Dios pedirá cuentas.

No podemos ir por ahí desperdiciando los talentos que Dios nos dio, la libertad que Cristo consiguió para nosotros en la cruz, y malgastando nuestras habilidades en los asuntos que se oponen a los diseños, la voluntad o el propósito de Dios, de lo contrario corremos el serio riesgo de que esos dones, talentos y habilidades cesen o lo que es mejor se vuelvan en contra nuestra. Si su integridad tiene un precio este seguro que el diablo va a pagar por él, pero recuerde que aun se ha pagado un mas alto precio, un precio de sangre por su alma y en ella está incluida su integridad.

En el relato bíblico, Balam no puede maldecir al pueblo de Dios porque el creador termina poniendo palabra de bendición en su boca para el pueblo, pero bien que tenía la intención de hacerlo.

Asegurémonos de que la tarea a la que fuimos llamados esta siendo ejecutada de acuerdo a los modelos, diseños y propósitos de Dios, que nuestros talentos no estén en venta al mundo y que nuestras prioridades estén alineadas a la voluntad de Dios, de otra forma terminaremos dándonos golpes contra una realidad que será muy difícil de cambiar.

Soy el Pastor Pedro H Gonzalez de la Iglesia Embajada del Reino ubicada en el 3600 S Clarkson St Englewood CO 80123.
Servicios los domingos a las 12:30 pm. Venga y vea.

Deja un comentario / Leave a Reply

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: