De Portada

Honor y Sacrificio

Recordando la experiencia de servir por el país

“En este Día de los Veteranos,
Joel R. Flores, un veterano
del militar de los Estados
Unidos describe que servir
para el país fue una
de las mejores decisiones
de su vida, de honor y sacrificio…”

En el Día de los Veteranos se conmemora el servicio de todos los hombres y mujeres que sirvieron en todos los campos del militar en nombre del paísde los Estados Unidos. Esta es la historia de un veterano militar que pasó cinco años y medio en el ejército.

“Entré como un observador de artillería de campo, no sabía muy bien en qué me estaba metiendo”, dijo Flores, veterano militar y Vicepresidente de La Prensa de Colorado. “Solo quería llegar lo más lejos posible e irme al extranjero. Esa es una de las cosas que estipulé en mi contrato: poder ir al extranjero y de estacionarme en Alemania, lo cual no tuvieron ningún problema en cumplirlo” agregó Flores.

Flores entró al militar en un diciembre, y en junio, cuando salió del campo de entrenamiento o entrenamiento básico, dos semanas más tarde estaba en Alemania.

Ser parte del militar trajo sus tiempos difíciles para Flores, una de ellas fue el choque cultural de un país lejano al suyo.

Durante su tiempo en el militar estadounidense, año 1984. De izquierda a derecha, SSGT. Johnson, SGT. Williams, SP4. Ruelas y SP4. Flores… (Foto: Cortesía/ Joel Flores).

“Siendo que estuve estacionado en Alemania dos veces, el mayor desafío fue una nueva cultura” comentó Flores. “Cuando estaba en la escuela secundaria, había tomado un año de alemán. Quién iba a saber que, cuando saliera de la escuela secundaria, un año después, usaría lo que aprendí” añadió Flores.

El idioma fue uno de los mayores desafíos para Flores durante su tiempo en el ejército.

“Había olvidado algo de eso, pero muchas cosas se quedaron y el mayor desafío fue, para mí, captar rápidamente, y aprender la cultura rápidamente, así que en un momento casi pude hablar tres idiomas; inglés, español y alemán”, recordó Flores.
“Lo gracioso fue que no estaba practicando el español con tanta frecuencia como el alemán, así que empecé a perder mi español en comparación con el alemán, pero todo salió bien porque me encontré con mucha gente latina de diferentes partes del país y diferentes partes del mundo, desde Costa Rica, hasta Puerto Rico”, expresó Flores sobre como siguió aprendiendo el español durante su estancia en el militar.

Otra experiencia que Flores recuerda es como la historia que aprendió durante la preparatoria, la pudo vivir estado en Alemania.

“Todo lo que leí en los libros de historia, lo estaba viendo de alguna manera. Ya fuera en París el fin de semana, ocho días en España y en diferentes partes de Alemania. Después, se supo de la Segunda Guerra Mundial y cómo diferentes partes de Alemania fueron destruidas en la Segunda Guerra Mundial y pude ver muchos de esos lugares”, aseguró Flores.

Flores recuerda con gusto los lugares en los cuales vivió mientras era soldado.

“Dieciocho meses, la primera vez en Alemania, luego Fort Carson en Colorado Springs, y luego la segunda vez que estuve allí (en Alemania) un año”.

“Y luego lo que sucedió fue que me lesioné en la escuela de salto, estaba entrenando, y dos años después comencé a desarrollar problemas de tobillo y terminé con una cirugía mientras estaba en el ejército en Alemania en mi tobillo derecho”, explicó Flores. “Después de que salí, terminé con una cirugía en el tobillo derecho en la V.A. Hospital en Dallas, Texas”.

La experiencia de permanecer en el militar por mas de media década, le dejó varias cosas positivas para su vida.
“Siempre teniendo soporte militar. Cuando estás dentro de grupos de personas o en una función, algunas cosas se quedan contigo. Cómo te sientas, cómo te presentas, cómo le hablas a la gente, y todo vuelve a tener un peso militar. Ya sea que uses cierto lenguaje, relacionado con el ejército, tienes una influencia militar”, puntualizó Flores.

Otras cosas también son la conciencia. Flores dijo que cuando entra en una habitación, siempre está atento. Algo que se le llama conciencia situacional.

Además, la disciplina en algunas áreas de su vida, sin duda, lo aprendió durante el tiempo en el ejército.
Una de las lecciones más importantes que el militar le dejo a Flores es de decir exactamente lo que se refiere.
“Muchos veteranos le dirán una cosa que aprendieron que se quedó con ellos es de quiere decir lo que en realidad quiere decir. Y algunas personas no pueden manejar eso”, afirmó Flores.

Por otro lado, Flores describió muchas cosas que fueron fáciles y agradables para el en el ejército.
“Nunca estuve en combate, nunca estuve en guerra. Estuve antes de la primera Guerra del Golfo y salí justo antes de la primera Guerra de Golfo.
El militar le dio la oportunidad a Flores de practicar cosas que siempre le han gustado. “Disfruté mucho el entrenamiento en el campo. Para mí, crecí acampando, crecí pescando, nunca cacé cuando era joven, pero entré más tarde”, contó Flores.
Una de las cosas más fáciles para Flores era las tareas y deberes de último momento.

“Para mí, la parte más fácil fue levantarme en cualquier momento y dirigirme a la capacitación. Eso me resultó fácil. No tenía apegos, no tenía nada que me detuviera y lo encontré muy fácil”, reveló Flores.

Flores ingreso al militar justo después de la secundaria, a los 18 años de edad. Por lo tanto, no tenía verdaderos hábitos civiles porque desde muy joven. Cuando salió, tenía unos 22 o 23 años. Y según su recuento, hay ciertas cosas que se le quedaron. “Crecer fue muy estricto en casa, muy regimentado. Para mí, porque a veces mi vida hogareña era más estricta y regimentada que en el ejército, ir al servicio militar es muy fácil, hacer esa transición fue muy fácil para mí, no todo el mundo tiene eso”, narró Flores.

Para Flores, el ingresar en el militar fue algo que supo que iba a hacer desde una temprana edad.

Su hijo, SGT. Rigo Flores (izquierda), siguió los pasos de su papá Joel, y también ingresó al militar en la división de la Marina donde sirvió por ocho años. Esta foto fue durante la guerra en Afganistán, en el año 2013.

“Sabía que iba a estar en el ejército desde que tenía nueve años, sabía que iba en esa dirección”, manifestó Flores.
Ser un veterano militar es algo especial y un sacrificio honorable para Flores. “Lo que quiero decir con sacrificio, no necesariamente sacrificio en vidas porque aquellos que han perdido sus vidas, son recordados en el Día de los Caídos. El Día de los Veteranos, son aquellos que hacen sacrificios sirviendo, quitando tiempo de su vida, fuera del mundo civil normal y de la vida diaria, y se lo dan a su país sirviendo, esos son los sacrificios” aclaró Flores.

“No es tanto que pueda y que otros no puedan, sino que lo hice cuando otros no lo hicieron. Existe una gran diferencia. No todos querían estar en el servicio militar cuando llegué”, declaró Flores. Sin duda, Flores no se arrepiente de su decisión de ingresar al militar al describir la experiencia como una de las mejores.

“Para mí, fue una de las mejores cosas que hice en mi vida. Como era un hombre joven sin dirección, sin saber lo que iba a hacer, en ese momento, mis padres no podían permitirse el lujo de enviarme a la universidad y no podía pagarlo solo. No sabía en qué dirección iba a ir e ir a las fuerzas armadas, fue lo mejor que hice porque después de las fuerzas armadas fui a la universidad y pagué mi educación y no solo eso, pero tuve que viajar y ver algunos del mundo que probablemente nunca hubiera visto si no hubiera sido por el militar”, finalizó Flores.

Deja un comentario / Leave a Reply

  • Edición Actual

  • Suscríbete por correo electrónico

    Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirse a este blog recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

  • Archives

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: