Inspiración

La activación del tiempo

Por R. Pepe Ramnath, PhD

Extracto del libro: Recreación del Edén:
La ciencia de ambientes y atmósferas
Cap. 3: Calificación para Su presencia

Uno de los problemas que enfrentamos en los humanos vino del pecado de Adán y Eva. Su pecado activó la ecuación del tiempo.En cierto sentido, el pecado interrumpió la eternidad en la tierra y tomó tiempo de los materiales de la eternidad. El tiempo es una interrupción temporal de la eternidad.

Cuando la Biblia dice que nacimos en pecado y fuimos formados en iniquidad (Salmos 51: 5), estaba diciendo que nacimos dentro de los límites del tiempo, lo cual es producto del pecado. El tiempo ha sido el encierro, el confinamiento y el contenedor del pecado.

Dios tuvo que confinar el pecado, entonces lo puso dentro del tiempo. Cuando el ‘tiempo’ llega a su fin, también todos sus subproductos llegarán a su fin. Los subproductos de la muerte morirán con ella.

El pecado ya no podrá estar en la tierra porque el tiempo ya no existirá para contenerlo. El infierno y la muerte serán arrojados al infierno por la eternidad. Apocalipsis 20: 14-15:

“El tiempo fue diseñado para matar a la muerte. El tiempo es el cementerio de la muerte física”.

Todos nosotros estábamos en el interior de Adán y ahora estamos contaminados por su desobediencia que produjo el pecado. Dios tuvo que poner al hombre a tiempo, lo cual estaba fuera del Jardín, debido a su pecado.

El hombre se convirtió en un producto del pecado, y el tiempo ahora tenía un derecho legal para el hombre y todo lo que se le dio la gobernación hasta que se encuentra de nuevo dentro de la presencia del Jardín.

Creo que una de las razones por las que Dios tuvo que poner al hombre a tiempo es porque el tiempo debe llegar a su fin. Esto significa que todo lo que vive dentro de los límites del tiempo, que incluye la muerte, debe llegar a su fin.

Esta fue la solución de Dios para matar la muerte en el hombre, que fue activada por el pecado. Nos estamos quedando sin tiempo y necesitamos urgentemente llevar a la gente de vuelta a la experiencia del jardín a través de la espada, con celo como de fuego ardiente.

El árbol del bien y del mal solo afectó al hombre en su alma y carne, pero no tocó su espíritu. De hecho, el hombre no perdió la tierra; la tierra es donde vive el hombre, él no perdió su cuerpo; él vive en el interior de eso. Él no perdió su alma, esa es su habilidad mental; tampoco perdió su potencial, porque era el aliento de Dios en él.

Mostramos todas estas cosas y gracias a Dios no lo perdimos. Lo que el hombre perdió fue el Espíritu Santo, y el espíritu del hombre quedó indefenso sin el Espíritu Santo.

Si el espíritu del hombre de alguna manera puede renacer o nacer de nuevo, entonces él regresará a su verdadero ser de nuevo.
El hombre no era eternamente desesperado, porque había esperanza, porque su espíritu estaba dormido y dormido. El espíritu del hombre todavía estaba dentro del compartimento de su ser trino, pero estaba dormido.

El espíritu del hombre siempre estaba dentro de él, pero estaba inactivo, dormido o inactivo debido a la caída. Dios interceptó el plan de Satanás al poner una espada llameante frente al jardín.

Como se mencionó anteriormente, la única razón por la cual Dios tuvo que sacar al hombre de su presencia fue porque se descalificó a sí mismo. Dios quería que el hombre estuviera en su presencia.

En las Escrituras, una espada usualmente representa la Palabra de Dios y el alcance de su poder. El fuego usualmente representa a Dios mismo, porque Él declara en su Palabra que “Dios es fuego consumidor” (Hebreos 12:29).

Es fácil para nosotros ver que la espada llameante en la entrada del jardín es la Palabra de Dios. El fuego también puede representar juicio o limpieza. De cualquier manera, el propósito del fuego es corregir lo que está mal, purificar lo que ha sido contaminado, y llevar a un estado del ser lo que agrada al Padre.

Hebreos 1: 7 “Y de los ángeles dice: Que hace a sus ángeles espíritus, y sus ministros una llama de fuego”.

Aquellos que predican la palabra de Dios son considerados llamas de fuego. Se supone que debemos corregir el error, purificar motivos equivocados y devolver a las personas a un estado de estar donde el Padre estará complacido con ellos nuevamente.

No podemos complacer a todos porque todos terminarían en el infierno, y seremos odiados porque no estamos complaciendo a todos. Ser un ministro de fuego ardiente es a menudo desafiante y solitario, pero la recompensa final es grandiosa.
Debemos alcanzar un punto en la vida donde la presencia de Dios se convierta en nuestra búsqueda sincera. Si queremos más de Dios, su presencia debe ser nuestro impulso.

Debemos comenzar nuestro viaje de regreso al Edén de Dios al enfrentar la llama de fuego que nos purga y nos prepara para Su presencia.

Enfrenta la llama del fuego sin compromiso para que te califique eternamente para el árbol de la vida.

Deja un comentario / Leave a Reply

  • Blog Stats

    • 102,677 hits
  • Edición Actual

  • Archives

  • Suscríbete por correo electrónico

    Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirse a este blog recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

  • Follow me on Twitter

  • Top Posts & Pages

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: