Inspiración

La ciencia de crear una atmósfera

Por R. Pepe Ramnath, PhD

Extracto del libro: Recreación del Edén:
La ciencia de ambientes y atmósferas
Cap. 1: La ciencia de crear una atmósfera

Después de leer cuidadosamente la Biblia a lo largo de los años, me di cuenta de que no es un libro religioso. Para mi fue asombro, descubrí que era un libro de historias exactas, filosofías, ciencias naturales, ciencias sociales y mucho más. Aprecio las diferentes traducciones debido al aumento de volúmenes de palabras nuevas y semántica. Como estas palabras están alineadas con el hebreo original y el griego que se encuentran en las escrituras de la Biblia, nos damos cuenta de que no es un libro primitivo como muchos habían sugerido en el pasado.

Cuando comencé a mirar la Biblia como un libro de texto fuera de la caja de la religión, vi, por primera vez, cuánto más tenía que ofrecer este gran libro. Como un microscopista ambiental, vi el poder de la naturaleza con tanta precisión, precisión y habilidad para sacarnos de la mediocridad y volver a alinearnos con nuestra posición superior que nuestro creador originalmente pensó para nosotros. Me sentí más motivado en mi disciplina como científico cuando accidentalmente tropecé con los apoyos bíblicos de mi premisa y tratado en la ciencia.

Mi creencia en Dios aumentó y se consolidó especialmente después de mis investigaciones sobre las leyes, los principios y las hipótesis que rigen nuestro entorno.

Génesis 2: 8 “Y el SEÑOR Dios plantó un jardín hacia el este en el Edén; y allí colocó al hombre que él había formado. “Su jardín era el entorno perfecto, epigenéticamente preciso. La epigenética está operativa cuando el entorno influye en el ADN interno de todo lo que se encuentra dentro de los confines de su presencia. Creo que el entorno de Edén es la incubadora epigenética perfecta que tiene el poder y la autoridad para hacer, mantener y mantener todo en su perfecto estado de existencia. Si podemos estudiar este entorno, resolveremos muchos de los problemas diarios de la humanidad. Pero, para hacerlo, debemos aceptar estudiar la Biblia nuevamente en nuestros laboratorios y aulas como un libro no religioso.

Este jardín era el entorno epigenético perfecto

Génesis 2: 15-17 dice: “Y el SEÑOR Dios tomó al hombre y lo puso en el Jardín del Edén para vestirlo y conservarlo. Y Jehová Dios mandó al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer libremente; más del árbol del conocimiento del bien y del mal, no comerás de él; porque el día que de él comieres, tú lo harás seguramente morir”.

El Jardín del Edén fue un regalo que el creador le había dado al hombre. Es el ejemplo perfecto de la armonía del cielo con la tierra. Se convirtió en el prototipo perfecto del entorno final que el hombre recibió para reproducirse en toda la tierra. Era el lugar de la escalera de Jacob, el Betel o la puerta del cielo a toda la tierra. El vestirse y el mantenimiento del jardín fue nuestra asignación física al entorno natural para la sostenibilidad de toda la vida. Nuestra responsabilidad ambiental y administración realmente comenzó en este jardín perfecto. La sostenibilidad de todo el planeta quedó en manos del hombre para reproducir siempre el entorno de este jardín perfecto en toda la tierra.

Nuestro trabajo fue mantener y mantener este jardín que alimenta a la tierra entera desde los cuatro ríos con cada mineral y nutriente para el equilibrio ecológico que necesitaba. El bienestar de toda la creación, especialmente de él mismo, era totalmente dependiente del hombre que mantiene esta ecología única y perfecta. Cada especie de creación, incluida la humanidad, depende de este entorno perfecto. Es en este entorno donde toda la creación existe naturalmente, funciona, se desarrolla y se vuelve creativa e innovadora.

El hombre se convirtió en el catalizador para acelerar el progreso de una tierra sana y su medio ambiente. Me di cuenta, por primera vez, de lo que significa la Biblia cuando dice que la creación sufre tanto dolor de luto y gemido que los hijos del hombre hagan su parte en el desarrollo del progreso de la creación.

El Jardín del Edén es realmente la totalidad del cielo en la tierra, ya que descansa sobre una pieza estratégica de geografía y geología. Este es el cielo descansando sobre la tierra e influyendo en la tierra. Se asienta sobre un pedazo de tierra, dándole el orden ecológico perfecto e invitando continuamente a su creador. Ese lugar fue elegido por Dios y diseñado para atraer la naturaleza de Dios a la tierra debido a su perfecto orden ecológico.

Dios siempre vendrá a cualquier lugar que sostenga y mantenga su orden perfecto. Es como el famoso dicho: “Si lo construyes, vendrán”. Hay ciertos entornos naturales que se sientan en los siete continentes de la tierra con un orden tan perfecto que nos da una sensación de cielo en la tierra. Esos lugares únicos pueden hacerte sentir la paz de Dios en tus visitas, y nunca te quieres ir.

Antes de que Dios creara la tierra, todos estábamos almacenados en algún lugar de Dios. Antes de que naciéramos a través de un útero en la tierra, todos vivíamos o estábamos en la incubación de Dios. En otras palabras, ya estábamos creados antes de que fuéramos creados. Nos mantuvieron en algún lugar hasta que Dios encontró un lugar para ponernos.

¿Dónde estábamos antes de que viniéramos a la tierra?

Vivimos con y en Dios antes de vivir en la tierra. Tuvimos una vida inmortal antes de convertirnos en un hombre mortal en la tierra. Algún día, cuando Jesús regrese a la tierra, tendremos este mismo cuerpo inmortal o glorificado con el cual tendremos la capacidad de vivir en la tierra para siempre.

Este nuevo cuerpo no estará sujeto al tiempo, porque el tiempo en la tierra se absorberá en la eternidad o para siempre y se volverá uno con él. El tiempo se disolverá en la solución de por siempre y ya no habrá más. Viviremos en una Nueva Jerusalén abrazada por un nuevo cielo y acunada por una nueva tierra.

Deja un comentario / Leave a Reply

  • Edición Actual

  • Suscríbete por correo electrónico

    Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirse a este blog recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

  • Archives

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: