Inspiración

Las bendiciones de Judá

Por R. Pepe Ramnath, PhD

Extracto del libro: Recreación del Edén:
La ciencia de ambientes y atmósferas
Cap. 4: Las bendiciones de Judá

Evaluar es estimar la naturaleza, calidad, importancia y valor de una cosa. Cuando estimamos la naturaleza, la calidad, la importancia y el valor de lavida, ¿podemos determinar con precisión el valor de la vida?

Nuestro cuerpo es el templo y la casa en la que Dios eligió vivir. Él es el dueño o señor de nuestro cuerpo cuando lo invitamos a quedarse con nuestras alabanzas. Es cuando se convierte en el verdadero dueño o señor de nuestra casa, templo o cuerpo que se le da verdadero valor.

Evaluar significa juzgar y determinar la exactitud de las alabanzas correctamente, de modo que se pueda agregar un valor a la cosa que está dando sus alabanzas

El valor de nuestra vida depende de cuánto alabemos le demos a Dios. Por ejemplo, basado en la “evaluación” de una casa, se estima, da o determina un valor. Solo cuando vemos la calidad, la importancia y el valor de una casa, podemos agregarle un valor real.

Dios es el evaluador de nuestras vidas, y la valoración de nuestras vidas está en proporción directa a la cantidad de elogios que damos o presentamos a Dios, nuestro dueño.
Nuestros cuerpos son las casas que han sido tasadas por el tasador para su habitación. Nuestro cuerpo es el templo del Espíritu Santo.

El valor de nuestra vida depende
de cuánta alabanza le demos a Dios

El dueño de la casa siempre agrega valor a la casa, pero califica el contenido de lo que pone en ella. Lo que el propietario pone en su casa da las alabanzas correctas que siempre lo atraerán a su casa. Un dueño viene a ver en su casa lo que quiere en su casa, no lo que alguien más pone en su casa.

Dios determina nuestro valor basado en nuestras alabanzas de él. Solo podemos obtener el “valor de entrada” en la presencia de Dios cuando vemos su naturaleza, calidad, importancia y valor.

A cambio de nuestras alabanzas, Él da valor a nuestro valor a cambio. La moneda de verdadero valor está determinada por nuestras alabanzas a él. Él responde a nuestras alabanzas con nuestro verdadero valor basado en quién es.

Cuando entendemos quién es Él, comenzamos a entender quiénes somos. Sin una revelación de quién es Dios, nunca sabremos quiénes somos. Entonces, en lugar de tratar de encontrarte a ti mismo, primero debes encontrar al que te hizo. Nunca sabremos quiénes somos hasta que encontremos quién nos hizo.

Por lo tanto, cuando alabas a Dios, hay una sensación de euforia, bienestar y confianza. Después de cada sesión de alabanza, te sientes en la cima del mundo. Cada acto y demostración de adoración hace algo a nuestro ser trino.

En alabanzas, ejercitamos cada órgano interno, equilibramos y regulamos nuestros químicos apropiadamente y alineamos nuestros sentimientos y emociones apropiadamente. Después de cada sesión de alabanza y adoración, nos volvemos más sanos, amables y educados, y experimentamos una verdadera comunión con Dios y con los demás.

Aprendemos a amarnos los unos a los otros cuando experimentamos la verdadera adoración y sentimos el verdadero valor cuando el tasador nos responde.

Esta puede ser una de las razones por las que Satanás sintió su euforia y confianza.

Sin embargo, malinterpretó su sentimiento y trató de valorarse a sí mismo, por sí mismo y para sí mismo. Dios es el único tasador, y él determina nuestro verdadero valor. El creador siempre es más grande que su creación.

Verás, todo lo que Dios usa para autoevaluarse a sí mismo se convierte en la medida permanente del valor de todo lo que usa Sus métodos de alabanza. Nuestras mentes, inteligencia y comprensión son demasiado superficiales y pequeñas para comprender la grandeza de nuestro Dios.

Para que podamos darle apropiadamente las alabanzas adecuadas, debemos descubrir lo que Él dijo sobre Sí mismo y repetirlo ante Él con temor y temblor.

La evaluación de Dios es el único estándar y método para medir el verdadero valor de todo, incluido Él mismo.

Integridad – Todo lo que Dios dijo que es; eso es lo que debe ser y todo lo que diga que hará, eso es lo que debe hacer

Usted solo puede medir a Dios por lo que dijo acerca de Sí mismo. Dios y Su palabra es uno. Porque Dios mantiene Su integridad al ser uno con su palabra.

Por lo tanto, podemos confiar en Él. Todo lo que dijo, lo es; eso es lo que debe ser, y todo lo que diga que hará, eso es lo que debe hacer.

Deja un comentario / Leave a Reply

  • Blog Stats

    • 102,551 hits
  • Edición Actual

  • Archives

  • Suscríbete por correo electrónico

    Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirse a este blog recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

  • Follow me on Twitter

  • Top Posts & Pages

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: