Vida Y Salud

Nutrición y Bienestar

La glucemia

La cantidad de glucosa o azúcar en la sangre y una fuente de energía para el organismo, y en especial en las células cerebrales y los glóbulos rojos se le conoce como la glucemia.

Esta se encuentra en las comidas que injerimos a diario, y el valor de esta varia si estamos en ayunas.

Cuando se consume en niveles normales, es buena para el crecimiento y desarrollo del cuerpo. Sin embargo, en niveles ya sea altos o bajos, existen consecuencias para el funcionamiento del organismo.

Otro término relacionado con la glucemia es la insulina, la cual es la hormona responsable de la adsorción adecuada de la glucosa en el cuerpo.

Esta ayuda a las células a funcionar mejor con la glucosa, la cual queda como reserva de energía para cuando se necesite por el cuerpo, especialmente cuando no hay ningún consumo de alimentos.

Una segunda fuente de la glucosa, aparte del consumo, es que es producida en el hígado, el cual funciona como una fábrica de glucosa, es absorbida por los intestinos, y después llega a la sangre.

Lo siguiente es que el páncreas empieza la tarea de crear la insulina, la cual conduce la glucosa, llevándola a las células del organismo por medio de la sangre.

La mala adsorción de la glucemia trae un hígado graso como consecuencia, los triglicéridos altos, esto en caso de ser altos los niveles de azúcar en la sangre, también conocido como la hiperglucemia.

Los síntomas de los niveles altos más comunes incluyen la sed, la orina con frecuencia, visión borrosa, cansancio extremo, infecciones y perdida del conocimiento, entre otros más.

Por otro lado, cuando los niveles de glucosa son bajos, esto se le llama hipoglucemia, lo que descompensa el organismo, llevándolo al deterioro.

Los síntomas para esta condición son los dolores de cabeza, la visión doble, confusión en las acciones y/o pensamientos, desmayos y hasta el coma.

Ya sea alta o baja, cuando la condición de la azúcar en nuestro organismo no es normal, esto lleva a una variedad de tipos de diabetes en el cuerpo humano.
En este punto, el organismo se lleva a una vida de constante revisión de la azúcar para así poder mantenerla controlada, ya que, en el peor de los casos, existen daños severos en el cerebro de forma permanente o la muerte.

Unos de los hábitos más efectivos para mantener el nivel adecuado de glucosa en la sangre es la alimentación sana, la revisión constante, y hacer ejercicios.

Aparte de una sanidad física, también es importante de mantener una buena salud mental; una actitud positiva es de mucha ayuda en cuestiones de la salud de la glucemia.

Deja un comentario / Leave a Reply

  • Edición Actual

  • Suscríbete por correo electrónico

    Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirse a este blog recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

  • Archives

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: