Cultura

Palabras y Letras

“Sufrir es producir conocimiento”
-Emil Cioran

La poesía y sus múltiples facetas e interpretaciones, cada quien entiende según sus necesidades. La poesía pues, se convierte en ese lenguaje tan querido que nos doblega y a la vez nos fortalece. Es un idioma único que nos habla al oído y nos refugia en la melancolía y la tranquilidad. Hablar de poesía es hablar de la vida, de cada rincón que tiene el tiempo y hasta la muerte. Es recordar, es vivir.Quien mejor para decirnos con sus poemas que es la poesía, sus obras lo llevaron a la cumbre con versos verdaderamente hermosos y a

José Emilio Pacheco.

José Emilio Pacheco.

la vez fuertes en su manera de expresar el arte. Tal vez así no sepa de quien le estoy hablando, pero me refiero a un singular caballero que marcaría un estilo muy propio dentro del mundo de la poesía. De origen mexicano, el poeta José Emilio Pacheco.
Nace en la ciudad de México en el año de 1939, poeta y ensayista.

Desde muy joven deja ver cualidades a la hora de escribir tanto la poesía como la prosa manejando con gran maestría formas clásicas y modernas creando así, un enfoque único universal en la poesía. Fue también traductor trabando como editor y director de colecciones bibliográficas y diversas publicaciones y suplementos culturales. Fue también docente universitario e investigador al servicio de entidades gubernamentales.

Obtuvo varios premios entre los que destacan: “Premio Nacional de Poesía”, “ Premio Nacional de Periodismo Literario”, “Premio Javier Villaurrutia”, “Premio de Magda Donato”, “Premio José Asunción Silva”, “Premio Octavio Paz”, “Premio Federico García Lorca” y “Premio Iberoamericano de poesía Pablo Neruda” y otros premios más que se le atribuyen por su talento.

De sus obras poéticas están: “Los elementos de la noche” (1963), “El reposo del fuego” (1966), “No me preguntes como pasa el tiempo” (1969), “Iras y no volverás” (1973), “Islas a la deriva” (1976), “Desde entonces” (1980), “Trabajos en el mar” (1983), “El silencio de la luna” (1985- 1996) Fallece un 26 de enero de 2014 Su poesía, como lo dije en un principio tiene un estilo y una fuerza fuera de lo común, y tal vez esa sea una de las tantas razones por las que este hombre de letras destaco tanto, no solo en su querido país México, sino en toda América Latina.

Es verdad que los muertos tampoco
duran
Ni siquiera la muerte permanece
todo vuelve a ser polvo.

El amor que siente el poeta por su patria se refleja en estos versos siguientes, con un manejo perfecto de la palabra nos deja ver como lectores lo que siente y cómo ve el mismo a México, el país que lo vio nacer y también morir.

Alta traición

No amo mi patria.
Su fulgor abstracto
es inasible.
Pero (aunque suene mal)
daría la vida
por diez lugares suyos,
cierta gente,
puertos, bosques de pinos,
fortalezas,
una ciudad deshecha,
gris, monstruosa,
varias figuras de su historia,
montañas
y tres o cuatro ríos.

Deja un comentario / Leave a Reply

  • Edición Actual

  • Suscríbete por correo electrónico

    Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirse a este blog recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

  • Archives

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: