Inspiración

Produciendo una Comunidad del Reino

Por Dr. Myles Munroe
Extracto del libro: La gran Idea de Dios
Reclamando el propósito original de Dios para tu vida. Capítulo 8 Parte 6 y 7

Una comunidad del Reino es un grupo de ciudadanos del Reino que están unidos por un conjunto común de valores, los valores del Rey. Comparten los estándares y creencias del Rey y viven de acuerdo con las normas del Rey. Ellos hablan el idioma del Rey, que es el lenguaje del amor. Además, siguen lascostumbres y tradiciones del Rey. Se perdonan unos a otros. Ellos aman a sus enemigos. Hacen bien a los que los maltratan. Nunca se involucran en calumnias o chismes. Son honestos en todos sus tratos y siempre guardan su palabra. Ellos respetan toda dignidad de todas las personas y tienen a todas las personas en alta estima como preciosas criaturas hechas a la imagen de Dios. Ellos aman a Dios con todo su corazón y aman y honran Su palabra.

También están comprometidos con los ideales del Rey, lo que significa que comparten una ideología común, o filosofía, con el Rey. En otras palabras, piensan como el Rey y comparten la misma mentalidad. Este es un proceso de aprendizaje de crecimiento y madurez, porque ninguno de nosotros pensamos naturalmente que la forma:

“Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos”, declara el Señor. “Como los cielos son más altos que la tierra, así mis caminos son más altos que tus caminos y mis pensamientos que tus pensamientos” (Isaías 55: 8-9).

En una comunidad del Reino, todos los ciudadanos están aprendiendo a someter sus mentes y pensamientos al Rey para que puedan aprender a ver como Él ve, pensar cómo piensa y hacer lo que Él hace.

Finalmente, una comunidad del Reino está comprometida con un propósito y una visión comunes – los del Rey. Una visión común trae una comunidad en unidad y ayuda a garantizar su supervivencia, porque sin visión una comunidad perecerá (ver Proverbios 29:18). ¿Y cuál es la visión del Rey? Es muy simple: que venga Su Reino y que Su voluntad sea hecha en la tierra como en el Cielo. La visión de Dios — Su gran idea — es el Cielo que viene a la Tierra. Él lo ve. ¿Puedes verlo?

¿Puedes ver la cultura del Cielo llegando a la Tierra?

¿Te imaginas una comunidad donde cada esposo ama a su esposa de la misma manera en que Cristo ama a su Iglesia y la trata como a la reina que es?

¿Te imaginas una comunidad donde cada esposa honra, respeta y construye a su marido?

¿Te imaginas una comunidad donde los esposos y esposas son absolutamente fieles entre sí y donde el adulterio o el dulce corazón es inconcebible?

¿Puedes imaginar dónde todos los niños honran y obedecen a sus padres y muestran respeto a toda autoridad legítima?
¿Se puede imaginar una comunidad donde la palabra de la gente es su vínculo y donde la honestidad es la moneda común?

¿Te imaginas una comunidad donde no hay maldiciones, ni juegos de azar, ni puñaladas, ni disputas ó disputas mezquinas, ni lujuria ni inmoralidad sexual?

¿Puede usted imaginar una comunidad donde no hay pobreza ó necesidad, sino abundante paz y satisfacción?

¿Puedes imaginarlo?

Dios puede, y este es el tipo de comunidad con la que quiere llenar la Tierra.

Parte 7
Toma una lección de los judíos

Si hay algún grupo de personas en la Tierra que entiendan el poder de la comunidad, son los judíos. A través de 4.000 años de guerra y conquista, paz y prosperidad, persecución y prejuicio, y triunfo y tragedia, los judíos han mantenido una identidad de cultura distinta como pueblo. Esto se debe en gran parte al hecho de que se identifican no sólo como individuos sino también como miembros interdependientes de una comunidad más grande.

Los primeros cinco libros de la Biblia son libros políticos, no tratados religiosos. Ellos explican cómo el propósito de Dios para liberar a los israelitas de la esclavitud en Egipto era transformarlos en una nación a través de la cual Él bendeciría al mundo, tal como lo había prometido a Abraham (ver Génesis 12: 1-3). Según el plan de Dios, serían una gente distinta, separada de las otras naciones del mundo en su adoración, sus leyes. Su moralidad, su dieta, su código de conducta y su estilo de vida cotidiano.

La característica distintiva que los diferenciaría de otras personas sería la presencia activa y continua de Dios entre ellos. Sin Su presencia, no serían diferentes de cualquier otra nación. Fue su conciencia de esta distinción la que motivó a Moisés a orar:
… Si tu presencia no va con nosotros, no nos envíes de aquí. ¿Cómo sabrá que estás complacido conmigo y con tu pueblo a menos que vengas con nosotros? ¿Qué más me distinguirá a mí ya tu pueblo de todas las demás personas sobre la faz de la tierra (Éxodo 33: 15b-16).

En respuesta, el Señor aseguró a Moisés que Su presencia iría con ellos. Podemos hacer la misma pregunta sobre las comunidades del Reino. ¿Qué nos distinguirá de otros pueblos y grupos culturales en la Tierra si no es la presencia activa y poderosa de Dios en nuestras vidas y actividades cotidianas?

Junto con el poder preservador de Dios, los judíos han sobrevivido a través de los siglos como una gente distinta debido a su fuerte sentido de comunidad. Si un judío se rompe financieramente, la comunidad se unirá y le dará dinero para comenzar un negocio para que no se rompa por más tiempo. Los hombres de negocios judíos van a abogados judíos por su trabajo legal.

Las madres judías llevan a sus bebés a pediatras judíos. Los panaderos judíos obtienen su harina de los molinos judíos. No hay nada perjudicial en esto. Simplemente saben que son parte de una comunidad y viven en consecuencia. Ellos saben que, si se unen, todo el mundo prospera.

¿Por qué los creyentes y seguidores de Cristo no hacen lo mismo? No tenemos sentido de comunidad. Estamos divididos por la raza y la religión y por la economía y los antecedentes étnicos. A veces estamos divididos por celos puros. Estamos tan atrapados en la mentalidad de “cada hombre por sí mismo” del mundo que no vamos a llevar nuestro negocio a un compañero creyente porque nuestra actitud es, “No voy a ayudar a hacerle rico”. Eso es una tontería.

Deja un comentario / Leave a Reply

  • Edición Actual

  • Suscríbete por correo electrónico

    Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirse a este blog recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

  • Archives

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: