Opiniones y Editoriales

El Diario de Atenea

Propósitos
del tiempo

Estamos en el último mes de año, y de nuevo se escuchará sobre los propósitos de fin de año. Ya sea de ahorrar para una casa, bajar de peso, o viajar a destinos llenos de cultura y diversión.

Yo era de las personas que esperaba a que pasara algo, una fecha o evento para proponerme de hacer un cambio en mi vida.

En veces si lograba lo que me proponía, y en veces no. Entonces me di cuenta que no es mucho de importancia en hacer propósitos de año nuevo si no se tiene la intención realmente.

En la vida tenemos metas de largo y corto plazo. De largo plazo pueden ser como terminar un título, casarse y tener hijos.

Talvez las de corto plazo son de aprender a tejer, aprender un nuevo idioma, o bajar 10 libras.

Por supuesto que poner la meta en la mente o mejor aún, escribiéndola en una hoja de papel es un buen inicio para poder cumplir lo que nos propongamos.

Sin embargo, creo que para que nuestras metas o propósitos ya sean temporales o permanentes, es importante analizar por qué queremos realizar algo, porque así encontramos la verdadera importancia y la motivación para poder convertir estas metas en realidad.
El típico ejemplo de “ponerse a dieta”. Muchas veces tenemos esta meta con la mentalidad de que uno de tiene que ver más esbelta que la comadre que acaba de poner una foto en las redes sociales y pues se ve más delgada que uno.

Aquí, la meta no es mala, sino la razón por la que uno se puso esa meta. Lo único que ocasiona estos pensamientos son de que nos estresamos más de lo que nos enfocamos y talvez ni lleguemos a lograr la meta.

No obstante, si la razón por la que queremos bajar de peso es porque nos queremos sentir bien, queremos que nuestra salud este sana, entonces allí se puede uno enfocar en uno mismo y no en ser la competencia de otras personas.

Otro ejemplo: se de personas que se apresuran a casarse jóvenes para tener hijos jóvenes o talvez por venganza hacia el ex, o talvez se casan con alguien solo porque ya tienen mucho tiempo de novios y pues luego, ¡que va a decir la gente!

Claro, el casarse y tener hijos es parte de la vida, y en veces, aunque pensemos que conocemos a la persona, simplemente no funciona. Sin embargo, si uno decide tomar ese paso es de mucha ayuda que sea con una mentalidad de que la razón es porque en realidad existe amor sincero entre la pareja.

De otra manera, los únicos que sufren las consecuencias de personas que se casan por razones que no involucran el amor, son las personas que, si se casan por amor, y los hijos de la pareja que talvez tomaron una decisión apresurara o que el corazón les advirtió que no era la correcta.

Las metas no tienen limitaciones de tiempo, pero talvez de razones sí. Es importante que, para los propósitos de año nuevo, no usemos el tiempo navideño como la única razón. Cuando se quiere, se puede, ya sea a principio de año, a mitad de año, o a final de año.

El propósito del tiempo no es para usar como la razón por la cual queremos hacer una meta realidad, sino, el tiempo nos define los propósitos correctos para nuestras vidas.

Deja un comentario / Leave a Reply

  • Blog Stats

    • 111,544 hits
  • Edición Actual

  • Archives

  • Suscríbete por correo electrónico

    Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirse a este blog recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

  • Follow me on Twitter

  • Top Posts & Pages

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: