De Interés

Reunión familiar: una tradición única

“Las reuniones familiares
son oportunidades de pasar bellos momentos al lado
de nuestros seres queridos”

Cuando pensamos en convivios familiares, talvez se vienen imágenes de bodas, bautizos, quinceañeras y hasta funerales, eventos en los cuales tenemos una oportunidad de convivir con nuestras familias.Y es que, en esta época de constante trabajo, obligaciones y hasta tecnología, cada día es más fácil posponer el convivio familiar y en ciertos casos, hasta perder completo contacto con familiares de segundo y tercer grado.

Reunión Felix-Carrasco 2017, en Anáhuac, Chihuahua, México… (Foto: Alex Valverde Torres).

Sin embargo, muchas familias tienen la tradición de organizar lo que se les llama reuniones familiares. Dependiendo del acuerdo de cada familia, se especifica el tiempo entre una reunión y otra, el lugar, las actividades, etc.

Las reuniones familiares son oportunidades de pasar bellos momentos al lado de nuestros seres queridos, ya sea relatando cuentos, saliendo de excursión juntos o simplemente compartiendo nuestras comidas favoritas los unos con los otros.

Estas reuniones familiares tienen como objetivo principal, convivir y conocer toda la familia que sea posible conocer, especialmente dentro de las familias numerosas, las cuales se les puede dificultar conocer a todos los miembros de la familia, ya que, con el tiempo, la familia simplemente sigue expandiendo.

He tenido la fortuna de participar en reuniones familiares por el lado de la familia de mi papá. Puedo destacar que es una experiencia única. Ser parte de un ámbito familiar grande, se siente como un tipo de aventura.

En lo personal, estas reuniones familiares me divierten y ayudan a conocer más de mis raíces y herencia. También, me sirven para identificar de donde viene mi personalidad, al compararla con la personalidad de los otros miembros de mi familia y en cierta manera, valorar quien soy y de dónde vengo.

Asimismo, las reuniones familiares son una clase de aprendizaje para el espíritu. Es decir, el amor y cariño compartido por personas de nuestra sangre, se quedan con uno aun después de que los familiares regresen a su lugar de residencia.

En corto, reunirse con familia que uno no siempre ve, es una experiencia única, y muy agradable. Es una combinación de alegría y emoción al saludarse, y de tristeza y melancolía al despedirse, pero hermosas memorias que perduran en el corazón por siempre…

Deja un comentario / Leave a Reply

  • Edición Actual

  • Suscríbete por correo electrónico

    Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirse a este blog recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

  • Archives

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: