Inspiración

Vivir en dos mundos en una tierra

Por Dr. Myles Munroe
Extracto del libro: La gran Idea de Dios
Reclamando el propósito original de Dios para tu vida. Capítulo 9 Parte 2 de 9:

Uno de los primeros ajustes de actitud que debemos hacer es deshacernos de nuestro pensamiento “religioso”. Como he subrayado una y otra vez,la vida en el Reino no tiene nada que ver con la religión. Por un lado, el pensamiento religioso cree en la convivencia; Hace sitio para todos: cada secta, cada denominación, cada sistema de creencias, cada filosofía; Aquellos con valores altos y aquellos sin valores en absoluto; Los que creen en muchos dioses, un dios ó ningún dios. La coexistencia dice: “Vamos a tratar de llevarnos bien. Después de todo, hay muchos caminos a la verdad, y cada camino es tan válido como el siguiente. “La coexistencia hace espacio para el Islam, el Hinduismo, el Budismo, el Judaísmo, el Cristianismo, la Ciencia Cristiana, la Cienciología, el Unitarismo, Bahá’í, Hare Krishna, Brujería, animismo, ateísmo y todo lo demás. La coexistencia considera el alojamiento como el valor más alto.

No existe la coexistencia en el Reino de los Cielos. El Reino no vino a la Tierra para coexistir. Llegó a tomar el control y transformar. En el Reino sólo hay una visión, una voluntad, un estándar, una ley, un sistema de creencias, un sistema de valores, un código moral, un código de ética, un código de conducta y una cultura, la del Rey. La existencia de cualquier otra constituye rebelión. Si la palabra del Rey es ley y absoluta, ¿cómo puede haber multitudes de pequeños “reinos” dentro del Reino? No puede haber. Puesto que sólo hay un Rey y un solo Reino, la coexistencia es imposible.

Ya hemos visto cómo Jesús comparó el Reino de los Cielos con la levadura. Imaginemos por un momento que tenemos un tazón grande que contiene tazones de pasta hechos de diferentes tipos de harina: harina blanca, harina de trigo, harina de avena, harina de arroz, harina de nuez, etc. Y imaginemos que cada uno de estos bultos representan un “reino” del mundo, ya sea una nación, una religión, ó lo que sea. Ahora supongamos que mezclamos levadura con todos esos tipos diferentes de harina. Cada tipo de harina es diferente, pero a la levadura no le importa; ignora esas distinciones, procede con su proceso de fermentación, y hace la levadura de todo el lote de masa.

El Reino de Dios no está aquí para coexistir con los reinos de este mundo, sino para suplantarlos y transformarlos. El mitin multi-religioso en la ciudad de México al que asistí y que describí al principio del capítulo uno es un ejemplo. Ese acto se organizó en torno a la filosofía de la convivencia. Todas las religiones principales del mundo (y muchas de las menores) estaban representadas, y cada uno gozaba de igual dignidad, respeto y honor. Todos los oradores fueron recibidos respetuosamente y cortésmente, pero cuando me puse de pie y hablé sobre el Reino — no la religión — todo el mundo en la arena estaba clamando por más. ¿Por qué? El mensaje del Reino es como levadura en la masa de la religión y los reinos mundanos. La levadura no cree en la coexistencia. Se impregna y se agita y no se detendrá hasta que ha transformado su entorno en algo completamente nuevo. El Reino de los Cielos no se puede dar de manera simple y ordenada en un lugar compartiendo el escenario con todas las religiones, filosofías y sistemas de fe del mundo. Crecerá y se expandirá y se abrumará y transformará hasta que solo se quede.

Así que todos los que son ciudadanos del Reino enfrentan los dilemas y desafíos de cómo vivir exitosamente y simultáneamente en dos mundos que están en un conflicto inevitable. En el capítulo dos hablamos del choque de culturas entre el Reino y el mundo. Una clave crítica para nuestra exitosa navegación dentro de estos dos mundos es penetrar plenamente en nuestras cabezas de que el Reino de los cielos no es un reino de convivencia, sino de transformación y que es el Reino, no el mundo, el que en última instancia prevalecerá. Esta comprensión puede ayudarnos a desarrollar el hábito de pensar con una mentalidad del Reino y tomar decisiones del Reino en cada área de la vida.

Como ciudadanos del Reino, debemos estar preparados para enfrentamientos y conflictos. No podemos entrar en el Reino de Dios y seguir viviendo como nuestros amigos no salvos. De repente todo cambia: nuestra cultura, nuestra naturaleza, nuestros intereses, nuestras prioridades, nuestros gustos — todo.

Somos nuevas creaciones en Cristo; El viejo se ha ido y todo se ha vuelto nuevo (ver 2 Corintios 5:17). Nuestra asignación en la Tierra no es coexistencia, compromiso, ó medio medido. Es transformación total. Está tomando el control de un planeta hambriento de amor.

Deja un comentario / Leave a Reply

  • Edición Actual

  • Suscríbete por correo electrónico

    Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirse a este blog recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

  • Archives

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: