Opiniones y Editoriales

Desde El Diván

Ser Mamá no es miel
sobre hojuelas

¡Hola queridos lectores!!! Hoy quiero compartir algo muy personal con todos ustedes que me dejó un enorme aprendizaje. Yo soy mama de tres hijos, dos adolescentes y un niño de 9 años. Si eres mamá no me dejaras mentir cuando digo que cada uno significa algo en nuestra vida, que existe una relación diferente con cada hijo y esto no significa que ames a uno más que a otro.

Como mamá de adolescentes he pasado por situaciones difíciles desde discutir porque arreglen su recámara hasta pelear por que no respetan las reglas de mi casa, no puedo negar que es muy desgastante y frustrante verlas crecer, tomar decisiones equivocadas, ver como su forma de ver la vida es tan diferente a la mía y no poder hacer nada. Llegaron momentos en que pense que habia fracasado como mama por no haber hecho de ellas algo que yo consideraba mejor. Soñaba con que estuvieran conmigo siempre, con que se graduaron de carreras exitosas , con verlas felices y plenas a lado de alguien que las amara; creo que en su mayoría todas deseamos lo mejor para nuestros hijos.

Muchas veces sentí que no me amaban lo suficiente que no valoraban todos los sacrificios que yo había hecho por tantos años, me dolía tanto sentir que podían dar más y simplemente no lo hacían, lo más duro es que se los decía, sin darme cuenta las hacía sentir que tienen una deuda inmensa conmigo por haberlas traído al mundo, por haberles dado estudio, vacaciones, noches de cuidado cuando se enferman, etc. No me daba cuenta que estaba formando en ellas una idea de endeudamiento conmigo, me estaba convirtiendo en una carga muy pesada en su espalda.

Hoy me doy cuenta que la realidad es muy distinta, mis hijas y los tuyos son seres humanos que tienen todo el derecho de pensar, hacer y decidir lo que quieran, ellos no pueden ser una copia nuestra o cumplir nuestros deseos frustrados tienen el derecho a probar una y otra vez hasta que se cansen y queden satisfechos con sus decisiones. No tenemos el derecho de opinar o decidir sobre su vida sexual ni de persuadirlos “ por su bien” para que hagan una cosa u otra, tienen el derecho de expresar libremente sus deseos e ideas porque aunque son nuestros hijos ellos pueden crear su propia personalidad. Nosotros los trajimos al mundo pero no nos pertenecen, que paradójico y que duro aceptarlo verdad?.
Hoy entiendo que ser madre no implica hacerles de comer, lavarles, consentirlos, llevarlos y traerlos, ser madre significa dejar a un lado ese amor egoísta y hacerlos fuertes, independientes, sin miedo a lo que vienen o a lo que los demás puedan decir, es apoyarlos a que se levanten una y otra vez cada vez que se caen sin juzgarlos y hacerles sentir que siempre son bienvenidos a casa si lo necesitan porque este es el mejor lugar para sanar las heridas y volver a tomar el impulso para retomar el camino cualquiera que este sea.

Así que hoy agradezco la vida de mis hijos Lisa, Camila y Mateo les digo con mi corazón que no están en deuda conmigo que no les debo ni me deben nada, que todo lo que he hecho y haré lo hago porque me nace amarlos así, que siempre son bienvenidos en casa de su mamá y que mi corazón les pertenece a todos por igual.Que las amo con todo lo que hay en mi y que siempre será un enorme privilegio ser su mamá.

Feliz dia de las madres a todas aquellas mujeres que luchan día a día por ser mejores en todos los sentidos.

Si tienes alguna duda o comentario comunícate conmigo a divandenver@gmail.com

Deja un comentario / Leave a Reply

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: