De Interés

Desde El Diván

No eres tu soy yo

Hola queridos lectores! Esta semana estaba pensando en lo mucho que me había ocurrido a lo largo del 2015.
Fueron muchos ir y venir en lo emocional, problemas con mis hijos adolescentes, preocupaciones con mi negocio, una que otra pelea y diferencia con mis amigas y no se puede dejar de lado las diferencias de pareja que yo sé todos las tienen.Llegó un momento en el que todo me abrumaba, todo me desesperaba y todo se me hacia complicado, difícil de enfrentar. Tal vez esta historia sea muy parecida a la de muchos de ustedes por eso tome la decisión de hablar en esta ocasión de mi y de mi experiencia.

Creo que mis frustraciones empezaron aparecer cuando todo a mi alrededor empezó a cambiar en el sentido de que yo ya no tenia mucho control de las situaciones, es decir mis hijas empezaban a solicitar permisos para salir con amigos, mi marido trabajaba demasiado, mis amigas empezaron a emprender diferentes proyectos y no teníamos ya mucho tiempo para convivir y mi negocio me absorbía cada vez mas.

No entendía que todos estaban viviendo su propia vida y sus propias experiencias, entonces me lo tomaba todo a pecho sentía que todo lo que los demás hacían era para molestarme o lastimarme.

Por ejemplo no entendía que mis hijas no deseaban ya tocar piano o clarinete y preferían gastar su tiempo en maquillarse o simplemente ver el celular por horas, porque era la forma de hacerme pagar por las responsabilidades que les ponía en la casa.
Siempre esperaba que mi marido cuando llegara a casa tuviera una platica conmigo o me expresara su cariño de una u otra manera y como no lo hacia yo me molestaba y me sentía ofendida.
Llegó el momento en lo que todo me ofendía hasta que decidí poner un alto a esa sensación que no me hacia sentir feliz.

Empecé analizar que las cosas que me ofendían era porque yo siempre estaba esperando algo, algo bueno de parte de ellos. Y la mayoría de las personas se sienten ofendidos por lo que alguien les hizo o les dejo de hacer.

Entendí que mis enojos se debían a que las personas actuaban o reaccionaban de una forma diferente a la que yo esperaba y es que en realidad nadie sabe leer mentes y aunque yo siempre expongo ese punto en mis platicas no lograba entenderlo a nivel personal.

Así que decidí tomar cartas en el asunto y a poner mi cabeza fría. Empecé por detectar cuando una situación me molestaba y después analizaba si yo podía hacer algo al respecto o no.

Si me sentía molesta pensaba “ el (a) me habla así porque no pudo dormir bien y no tiene nada que ver conmigo”, “ mi hija no desea hablar del tema porque prefiere mantenerlo privado y esta bien, yo no le cuento todas mis cosas tampoco, todos necesitamos privacidad”,
“La vendedora me dio su peor cara tal vez porque tuvo un muy mal día y no porque yo tenga algo especial”.
Empecé a ser cargo a los otros de sus acciones y actitudes y a no cargarlas yo. Nadie tiene porque esperar algo extra de los demás, la gente da lo que puede dar.

La perfección no existe. Ni el padre, amigo, pareja perfectos. Es un concepto creado por nosotros los humanos a nivel intelectual pero que en realidad no existe.

Debemos entender que el príncipe azul tal vez no sea tan alto o tan fuerte o la princesa no sea tan delgada y bella.
Tal vez ocurra en los cuentos de hadas pero no en el mundo donde tu y yo vivimos. Así que finalmente entendí el famoso dicho “ No eres tu soy yo”.

Si tienes alguna duda o comentario comunícate conmigo a divandenver@gmail.com o al 303.500.2166. Regálame un like en Facebook en Divandenver.

 

Deja un comentario / Leave a Reply

  • Blog Stats

    • 111,544 hits
  • Edición Actual

  • Archives

  • Suscríbete por correo electrónico

    Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirse a este blog recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

  • Follow me on Twitter

  • Top Posts & Pages

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: