Inspiración

Vivir en dos mundos en una tierra

Por Dr. Myles Munroe
Extracto del libro: La gran Idea de Dios
Reclamando el propósito original de Dios para tu vida.
Capítulo 9 Parte 1 de 9

Los ciudadanos del Reino son personas con sus pies en dos mundos diferentes. Un pie está plantado directamente en la comunidad del Reino, donde la vida cotidiana es ordenada por los principios justos, los estándares y la cultura de Dios Todopoderoso, mientras que el otro está firmemente en la sociedad y la cultura del mundo. En el fondo, los dos mundos son incompatibles porque operan según principios y filosofías diametralmente opuestos entre sí. Sin embargo, vivimos en ambos mundos simultáneamente. Este es el desafío de vivir en el Reino. Para lograrlo con éxito, debemos entender el principio de la extensión del Reino con influencia y cómo funciona en contracultura con la cultura actual en la que estamos. ¿Cómo vivimos en dos mundos en una Tierra? Más importante aún, ¿cómo reclamar un mundo — la cultura popular — y llevarlo bajo el gobierno del Reino?
La actitud es la clave, y la actitud determina la estrategia.

Para comenzar, debemos tener la actitud apropiada con respecto al Reino de los Cielos y el reino de este mundo. La primera es eterna, mientras que la segunda es temporal. En otras palabras, mientras el Reino de los Cielos durará para siempre, el reino de este mundo pasará algún día, para ser reemplazado por un nuevo reino en una nueva Tierra.

El Salmo 45:6 dice: “Tu trono, oh Dios, durará por los siglos de los siglos. Un cetro de justicia será el cetro de Tu Reino”. El cetro de un rey es el símbolo de su poder, autoridad y favor. El que tiene el cetro actúa en la autoridad del rey, y quienquiera que el rey extienda su cetro para recibir el favor del rey. Así, el cetro representa el carácter del rey y su gobierno. La justicia, entonces, es el carácter de Dios y Su Reino.
El Salmo 103: 19 dice: “El Señor ha establecido su trono en el cielo, y su reino gobierna sobre todos”. “Todo” significa todo lo que hay. No hay nada ni nadie sobre quien Dios no gobierne. Si la justicia es el carácter del Reino de Dios, entonces el universo en su totalidad es el alcance del Reino de Dios.

El Salmo 145: 13a dice: “Tu reino es un reino eterno, y tu dominio perdura por todas las generaciones”. Desde la eternidad pasada hasta el futuro eterno, el Reino de Dios perdura. Si la justicia es el carácter del Reino de Dios, y el universo es su alcance, la eternidad es la duración del Reino de Dios.

Reconocer la naturaleza justa, universal y eterna del Reino de los Cielos debe inspirarnos a ajustar nuestra actitud para reconocer que el reino de este mundo nunca puede igualar ni siquiera competir con el Reino eterno de Dios. El conocimiento de que somos ciudadanos de un Reino justo que nunca puede ser derribado y nunca pasará debe darnos audacia mientras nos comprometemos con el reino de este mundo y su cultura.
Cada vez que oramos, “Venga tu reino, y se haga tu voluntad en la tierra como en el cielo”, estamos orando para que el celestial transforme el terrestre. Celestial significa celestial, invisible y espiritual. Como hijos de Dios creados a su imagen y semejanza, tenemos conexiones firmes con ambos mundos. Por un lado, somos seres celestiales y espirituales que vivirán para siempre, mientras que, por otro lado, nuestros seres están alojados en cuerpos terrestres físicos de barro que morirán y decaerán, sólo para ser reemplazados por cuerpos nuevos que no lo harán. Ninguna otra criatura en el mundo entero del Reino universal de Dios tiene esta naturaleza celeste-terrestre dual. Así que somos ideales por naturaleza y diseño para ser instrumentos de Dios para transformar el reino terrestre en la semejanza de lo celestial.

Deja un comentario / Leave a Reply

  • Edición Actual

  • Suscríbete por correo electrónico

    Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirse a este blog recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

  • Archives

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: