• August 3, 2022

58 bebés sufrieron efectos adversos que pusieron en peligro su vida tras vacunarse contra el covid

blank

(LifeSiteNews) – Días antes de que el gobierno federal decida si autoriza las vacunas experimentales contra el COVID-19 para niños, un análisis de los informes enviados al Sistema de Notificación de Eventos Adversos a las Vacunas (VAERS) del gobierno de EE.UU. reveló que al menos 58 bebés menores de tres años han sufrido efectos adversos potencialmente mortales tras vacunarse.

El análisis, realizado por Ranit Feinberg y Yaffa Shir-Raz y publicado por el medio de comunicación independiente israelí Real Time (RT) Magazine, señaló que “no está claro por qué los bebés fueron vacunados”, ya que las inyecciones aún no están aprobadas para los bebés por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA).

La FDA está ocultando 58 casos de efectos adversos graves notificados al VAERS, la mayoría de ellos con lesiones multisistémicas y, en algunos casos, con posibilidad de muerte.

 

  1. The FDA is concealing 58 cases of serious adverse events reported to VAERS – most of them multi-systemic injuries and in some cases possibly even death >>

 

— Yaffa Shir-Raz (@YaffaRaz) June 13, 2022

La FDA tiene previsto revisar la seguridad y eficacia de las vacunas COVID para niños menores de cinco años el 15 de junio para determinar si concede una autorización de uso de emergencia (EUA) para vacunar a niños pequeños.

La agencia federal ha declarado que las vacunas fabricadas por Pfizer parecen ser “seguras y eficaces” para los niños menores de cinco años.

Sin embargo, Feinberg y Shir-Raz señalan  que  los  informes del  VAERS  indican que los bebés y niños menores  de tres años ya han sufrido “hemorragias potencialmente  mortales,  shock anafiláctico, síndrome anticolinérgico, encefalitis, hipoglucemia y síndrome neuroléptico” después de recibir las inyecciones.

“La mayoría de los informes no especifican en qué circunstancias se vacunó a los bebés, ni si participaron en los ensayos clínicos”, señala el análisis.

Los informes individuales del VAERS describen horribles reacciones adversas en los bebés

En uno de los informes destacados por Feinberg y Shir-Raz (caso VAERS número 1015467), un bebé británico de dos meses presentaba la piel fría y húmeda, y se descubrió que había sufrido dolor torácico y una parada cardíaca sólo una hora después de recibir una vacuna de Pfizer-BioNTech.

Al parecer, el estado del bebé se estabilizó y fue trasladado para recibir tratamiento adicional. Sin embargo, los autores del análisis señalaron que “se desconocía el desenlace de los acontecimientos”, a pesar de que el caso se notificó como grave y potencialmente mortal.

Feinberg y Shir-Raz explicaron que la persona que presentó el informe del VAERS no sabía si el bebé había participado en el ensayo clínico de Pfizer para determinar la eficacia de las vacunas para bebés y niños pequeños.

Sin embargo, los autores sostienen que, dado que el informe fue “recibido por Pfizer de un Profesional de la Salud con el que se puede contactar desde la Agencia Reguladora”, el niño de dos meses puede haber sido incluido en el ensayo del medicamento del gigante farmacéutico.

“¿Por qué no hicieron un seguimiento del estado del bebé de dos meses, tras sufrir una falla cardíaca una hora después de recibir una vacuna experimental?, preguntaron Feinberg y Shir-Raz. ¿Por qué no hay más información? ¿Es porque ha muerto? ¿O es que el bebé fue retirado de un experimento? ¿Por qué el autor del informe no lo menciona?”.

“Sorprendentemente, resulta que este incidente no es aislado, sino que en realidad es uno de los muchos que hay en el sistema VAERS, en el que se describen bebés y niños menores de cinco años expuestos a las vacunas contra el covid de ARNm, que sufrieron reacciones adversas potencialmente mortales”, escribieron.

En otro informe (número de caso 1133837), se informa de que una niña de 43 días recibió una inyección “intramuscular” de COVID-19.

Inmediatamente después, el bebé “sufrió una serie de lesiones multisistémicas que pusieron en peligro su vida, como “‘Reacción anafiláctica (amplia), Asma/broncoespasmo (estrecha), Síndrome anticolinérgico (amplia), Depresión respiratoria central aguda (amplia), Hipertensión pulmonar (amplia), Cardiomiopatía (amplia), Neumonía eosinofílica (amplia), Trastornos vestibulares (amplia), Hipersensibilidad (amplia), Insuficiencia respiratoria (estrecha), Síndrome de reacción a medicamentos con eosinofilia y síntomas sistémicos (amplia)”.

Mientras que el apartado para anotar si la paciente murió o no, estaba marcado como “No”, el apartado de recuperación también estaba marcado como “No”.

“¿Qué pasó entonces con ella?” preguntaron Feinberg y Shir-Raz. “¿Está viva o ha muerto?”.

En este y muchos otros casos, señalaron los autores del análisis, el informe del VAERS no proporciona detalles ni información de seguimiento.

Las afirmaciones de “seguridad y eficacia” parecen basarse en datos inadecuados

Además de destacar casos individuales, los autores del análisis de RT Magazine señalaron que la FDA parece haber concluido que las inyecciones son seguras basándose en datos mínimos.

Según el análisis, a pesar de la afirmación de la FDA de que la tasa de eficacia de la vacuna COVID-19 para los bebés es del 80,4%, “la afirmación se basa en un total de 10 casos sintomáticos de COVID-19 identificados en el ensayo entre 1415 participantes, 7 de ellos en el grupo de placebo frente a 3 en el grupo de la vacuna”.

El documento informativo de la FDA -publicado antes de la reunión del 15 de junio en la que la FDA considerará la concesión de una Autorización de Uso de Emergencia (EUA) para las inyecciones de ARNm de Pfizer y Moderna para niños pequeños- afirmaba que ha habido 245 informes estadounidenses de efectos adversos en niños de entre seis meses y cuatro años de edad después de la vacunación.

Observando que los informes en niños menores de cuatro años pueden haber sido casos de “uso no autorizado de la vacuna o… un error de notificación”, el documento afirma que “la mayoría (96,3%)” de los informes “no fueron graves”.

Según el documento, “no se identificaron frecuencias inusuales, grupos u otras tendencias para los efectos adversos que pudieran sugerir una nueva preocupación de seguridad”.

Sin embargo, Feinberg y Shir-Raz cuestionaron que esa conclusión sea “realmente el caso”.

Aun así, “independientemente  de los resultados, y a pesar de los inquietantes y chocantes hallazgos que se desprenden de los documentos de Pfizer”, los autores creen que “es de esperar que ambas compañías reciban la deseada autorización de uso de la UE muy pronto”.

“De hecho, el sitio web de los CDC, ya en abril, había anunciado un protocolo relativo a la vacunación infantil, que incluía también a los bebés de 6 meses a 4 años”, señalaron.

”Hubo muchos bebés que se lesionaron tras recibir la vacuna”.

Aunque Moderna y Pfizer “aún no han publicado los datos de seguridad de sus ensayos” sobre el grupo de edad de seis meses a cuatro años, Feinberg y Shir-Raz sostienen que “una cosa está clara en los informes del VAERS: Hubo muchos bebés que se enfermeron tras recibir la vacuna”.

Mientras tanto, este no es el primer análisis que relaciona las inyecciones experimentales de COVID-19 con acontecimientos adversos graves en los bebés.

Las revisiones anteriores de los datos clínicos han puesto de manifiesto indicios preocupantes de que las inyecciones podrían ser peligrosas para las mujeres embarazadas y sus bebés por nacer.

LifeSiteNews informó que, según otro análisis  de  los   datos  del VAERS  realizado por  Maria  Ziminsky  y  Linnea  Wahl en Daily Clout entre diciembre de 2020 y marzo de 2022, se informó de que un total de 3.816 bebés no nacidos murieron después de que sus madres recibieron las inyecciones de COVID, el 57% del número total que abarca 25 años.

Casi el 74% de los informes procedían de usuarias de  la  vacuna de Pfizer-BioNTech, mientras que el 21% había recibido la inyección de Moderna y menos del 5% la de Janssen (Johnson & Johnson).

El análisis de Daily Clout se llevó a cabo utilizando datos obtenidos de la FDA tras una demanda de la Ley de Libertad de Información (FOIA).

Antes de una orden judicial que exigía la publicación de los documentos que revisaron antes de autorizar las vacunas contra el COVID de Pfizer, la FDA había pedido 75 años para liberar completamente la información.

Hasta el 3 de junio de 2022, se han notificado a VAERS 4.711 abortos espontáneos tras la recepción de las inyecciones de COVID-19.

Los informes incluyen bebés que dejan de crecer bruscamente o experimentan un derrame cerebral en el útero; bebés con malformaciones; un bebé que muere por una placenta inflamada; y un bebé que nació con una hemorragia mortal por la boca, la nariz y los pulmones.

blank

La Prensa de Colorado

Awesome.

Read Previous

1 de cada 5 embarazos termina en aborto

Read Next

Inundaciones dejan a Yellowstone ‘dramáticamente cambiado’