Ultimas Noticias :

Apartados en Victoria

Por Pastor Pedro H Gonzalez

He estado meditando cada vez con mayor insistencia y de manera más profunda en algo que antes parecía no tener importancia pero que cada día toma más fuerza en mi espíritu.

El tema aparece en forma de pregunta pero no de aquellas preguntas que se responden con un simple sí o no, ni siquiera alcanza un quizás o un no sé como respuesta, no, cuando llega la pregunta es como si se abriera toda una conversación en la que el Espíritu Santo toma las riendas y empieza a darme cosas y en lugar de respuestas vienen contra preguntas de todo tipo, es algo como una larga conversación de aquellas que algunos tuvimos con nuestros padres y en las que después de terminar nos sentimos bien por haber tenido el privilegio de sostener una conversación de “adultos” con nuestro padre pero en la que sabemos que aún no se ha agotado el tema.

Se trata de esa pregunta que la mayoría de personas con algún grado de fe se ha hecho alguna vez: ¿Para que mi fe? Es decir, que logro con mi fe?

Se supone que nuestra fe nos debe dar una ventaja competitiva sobre el mundo o no? Se supone que nuestra fe nos debe posicionar de una manera distinta frente a los demás o no? Se cree en la fe que predicamos (habló para los que se autodenominan crisitianos) que somos apartados, pero todo parece indicar que aunque creemos haber sido separados, todavía no entendemos el “para qué” fuimos separados.

Romanos 11:5 Así también en este tiempo ha quedado un REMANENTE escogido por gracia.

Me valdré de este versículo para desarrollar el tema. Nosotros somos escogidos, es decir que Dios viendo a la humanidad como en una vitrina, (todo esto ocurre antes de que el mundo que vemos fuera creado) nos vio a nosotros y decidió que estaríamos en su equipo. No fue allí, como en los cotejos de fútbol de barrio en que dos capitanes o líderes de equipo escogen a los que harán parte de su equipo sobre la base de quien juega bien y quien juega mal.

La escogencia en ese punto se realizó a la inversa, al revés, es decir que él nos escogió porque éramos de los que más mal jugábamos, y nos puso a jugar en SU equipo solo para dejarle saber al otro bando y al mundo mismo que Él es quien hace todo posible.

Es decir que como buen capitán y técnico de fútbol él nos capacita después de habernos escogido, porque entre otras cosas no se va a dar el lujo de perder.

Estar en el equipo de Dios es estar en un remanente escogido y apartado por gracia, pero escogido y apartado para gozar la victoria que ya se obtuvo. Por eso en este versículo que citamos hoy, hay un componente que no se puede pasar por alto.

El remanente es escogido por gracia. Nada en nosotros hizo posible que fuéramos llamados, muy por el contrario todo en nosotros hacía prever que no seríamos llamados, pero de los debil del mundo se valió Dios para avergonzar a lo más fuerte y de lo más vil para avergonzar a lo más excelso.

Todo eso ocurrió por gracia para que nadie se gloríe de sí mismo, para dejar fuera la jactancia, el pensar que fue gracias a mis talentos o a mis virtudes porque ni mis talentos ni mis virtudes impresionan a Dios, entre otras cosas porque fue Él quien nos dio virtudes y talentos.

Amado lector es por gracia y como tal es grandioso ya que hablamos de la gracia de Dios, de lo cual se desprende que esa elección o escogencia no tiene pierde.

Celebrelo, alégrese, prorrumpe en júbilo, que usted está en el equipo de los ganadores.

Soy el Pastor Pedro H. Gonzalez de la Iglesia Embajada del Reino.
3600 S Clarkson St.
Englewood, CO 80113.
Tel: 720-218-3890
Horarios de servicio Domingos 12:30:00 pm Busquenos en Facebook y YouTube como Iglesia Embajada del Reino.

Le esperamos.

La Prensa de Colorado

Awesome.

Read Previous

Broncos pierden con los Falcons

Read Next

Liga Mx: se jugo la última jornada de la temporada

Leave a Reply

Your email address will not be published.