• March 4, 2024

Ultimas Noticias :

Bebé prematura con complicación rara se somete a cirugía exitosa

Una familia joven católica pro-vida cuya bebé nació con una rara complicación médica dice que rechazaron las recomendaciones de aborto de los médicos y eligieron luchar por su hija porque es “fundamental que nosotros, como padres, nunca nos rindamos con nuestros hijos, sin importar el costo”.

La bebé Bella nació el 13 de julio a las 35 semanas de gestación con un encefalocele, un saco que sobresale de una abertura en el cráneo que contiene tejido cerebral y líquido cefalorraquídeo. Los bebés con el defecto de nacimiento tienen una tasa de supervivencia de alrededor del 55%.

Desde entonces, Bella se sometió a su primera cirugía, que resultó en la extirpación exitosa del encefalocele. Si bien la recién nacida tiene una batalla cuesta arriba por delante, sus jóvenes padres atribuyen su nacimiento y su exitosa primera cirugía a la efusión de oraciones por su pequeña.

“Miles de personas en todo el mundo oraron y asaltaron los cielos hoy pidiéndole a Dios un milagro y TENEMOS UNO”, escribió la madre de Bella, Nicole Mart, en Facebook la semana pasada anunciando la cirugía exitosa. “Alabado sea Dios, MUCHAS gracias a todos los que oraron tanto por nuestra niña. Dios escuchó las oraciones”.

“La primera cirugía de Bella no solo fue exitosa sino que también desafió las probabilidades”, escribió. “Eliminaron con éxito el encefalocele sin daño adicional ni necesidad de colocar una derivación.

Los próximos pasos ahora son solo monitorearla y trabajar para estabilizarla”.

Nicole y su esposo, Mike, el instructor de vuelo de la Marina de los EE. UU., han estado casados durante cuatro años. Además de la pequeña Bella, también tienen un hijo de dos años llamado Tommy.

En mensajes a LifeSiteNews a través de las redes sociales, la joven pareja católica pro-vida dijo que se habían enterado de la rara condición de Bella cuando fueron a una cita de ultrasonido con solo 13 semanas de gestación.

Según Nicole, ella y Mike se enteraron de dos cosas durante la cita: iban a tener una niña y ella tenía encefalocele.

“Es increíblemente raro y no hay una causa conocida”, dijo Nicole. “Ni Mike ni yo tenemos antecedentes de anomalías congénitas en nuestra familia, por lo que esto fue una lección de humildad. Además, me hice pruebas genéticas y una amniocentesis que no mostró una causa genética”.

Después de experimentar el impacto del diagnóstico, la pareja soportaría repetidas recomendaciones de los médicos para terminar con la vida de Bella en el útero.

“Nunca olvidaré que el médico de alto riesgo nos dijo ‘o interrumpen el embarazo ahora o continúan viendo morir a su bebé'”, dijo Nicole.

“Fue increíblemente difícil de escuchar, lloré durante semanas y sentí todas las emociones negativas del libro”, relató Nicole. “Pasé por momentos muy oscuros. Tuvimos constantes presiones de los médicos para la terminación, y parecía que cada cita a la que íbamos tenía peores y peores noticias, por lo que los médicos presionaron aún más”.

“Si hay algo que puedo decir honestamente… es que en situaciones como esta, al principio empiezas a sentirte realmente solo”, dijo Mike a LifeSite.

Pero Nicole (una conversa al catolicismo) y Mike (un católico de cuna que volvió a la fe en la universidad) tenían a su disposición recursos más poderosos y útiles que las sombrías recomendaciones de los médicos.

“Oramos, hablamos con nuestro sacerdote y tuvimos muchas conversaciones entre nosotros [dos]”, dijo Nicole. “Al final del día, no somos Dios y no conocemos [Su] plan”.

“A pesar de todas las dificultades por las que estaba pasando la pequeña Bella, todavía estaba viva y moviéndose en mi útero”, le dijo a LifeSite. “Ella estaba luchando, y como sus padres, nuestro trabajo número uno es protegerla y luchar por ella. Ella es hija de Dios y es amada más allá de lo creíble”.

“Mike y yo decimos todo el tiempo, si hay algo por lo que vale la pena luchar en este mundo, son tus propios hijos”, dijo la joven madre.

Mike dijo que él y Nicole “eligieron luchar por Bella porque al final del día, ese es el trabajo de los padres”.

“No es nuestro trabajo renunciar a nuestros hijos o jugar a ser Dios”, le dijo a LifeSite. “Es fundamental que nosotros, como padres, nunca nos rindamos con nuestros hijos, sin importar el costo”.

Decididos a darle a su pequeña niña todas las posibilidades posibles de supervivencia, Mike y Nicole localizaron a un médico en el Hospital de Niños de Filadelfia que estaba dispuesto a ayudarlos.

“Después de mi experiencia con los médicos de alto riesgo en mi ciudad natal, sentí que cada vez que iba no era más que pesimismo”, dijo Nicole, y agregó que “tuvo suerte de encontrar al Dr. Heuer en [Children’s Hospital of Philadelphia], quien inmediatamente me dijo que los milagros ocurren todos los días, y que ha visto muchos casos como el mío, donde los bebés son luchadores y demuestran que todos están equivocados”.

Luego, con 32 semanas de embarazo, Nicole inmediatamente programó una cita con el Dr. Heuer, y ella y Mike volaron a Filadelfia.

“El equipo fue increíble y nos aseguraron que estarían con nosotros en cada paso del camino y que harían todo lo posible para luchar por la bebé Bella”, dijo Nicole.

A pesar de las duras predicciones hechas por los otros médicos, Bella nació prematura pero viva y “todavía luchando” el 13 de julio luego de una cesárea de emergencia.

A lo largo de toda la prueba, Nicole y Mike dijeron que su familia ha sido bendecida con el inmenso apoyo de familiares y amigos.

“Sería fácil decir que hemos hecho todo esto solos, pero eso no podría estar más lejos de la verdad”, dijo Mike. “No puedo agradecer lo suficiente a todos los que nos han ayudado y apoyado… El amor que sentimos de todos es increíble”.

“El Señor provee, y nos ha brindado el mejor equipo para tener de nuestro lado”, dijo Nicole. “Esto es lo más difícil por lo que hemos tenido que pasar, y apenas comienza, pero nunca nos hemos sentido tan agradecidos y atendidos. Somos verdaderamente, verdaderamente bendecidos”.

La joven pareja dijo que su fe les ha brindado claridad moral mientras navegaban por el diagnóstico y la atención de Bella.

“Esto también me ha mantenido fiel a través de nuestro viaje pro-vida porque no ha sido nada fácil”, dijo Nicole, y agregó que “ha sido simple porque la palabra de Dios es clara en su significado y Dios ama a todos [Sus] hijos”.

“La Iglesia y nuestra comunidad se han levantado y nos han cuidado en más formas de las que puedo contar”, dijo Mike, explicando que la terrible experiencia ha fortalecido su determinación de “[n]unca jamás darse por vencido”.

“[L]a vida es simple, simplemente no es fácil”, dijo. “Ahora soy un orgulloso padre de dos hijos. Cualquier cosa puede pasar y ahora está en las manos de Dios. Pero incluso si es por un par de días, pude ver a mi pequeña”.

Hay una página de GoFundMe creada por un amigo de Mike y Nicole para apoyar a la joven familia en el cuidado de su recién nacido: https://www.gofundme.com/f/baby-bella-23

Read Previous

Multas y arrestos no aumentaron cuando se restablecieron los SRO en las escuelas

Read Next

Colorado paga decenas de millones para cubrir seguro médico de inmigrantes indocumentados