• August 19, 2022

Brote de coronavirus dentro de centro de detención de inmigrantes, GEO

blank

El hombre“Es como si no creyeran en el COVID-19”: La denuncia afirma que ICE no logró contener las infecciones en las instalaciones de Aurora.

Los malos estándares de salud dieron como resultado un brote de coronavirus dentro del centro de detención de inmigrantes administrado por el grupo privado GEO con fines de lucro, dice el grupo de defensa.

Un grupo nacional de defensa de los inmigrantes ha presentado una queja ante el Departamento de Seguridad Nacional de los EE. UU. por un brote de COVID en el centro de detención de inmigrantes en Aurora.

La denuncia, presentada por el Consejo Estadounidense de Inmigración, alega que el conteo oficial de casos activos de COVID dentro de la instalación del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, que llegó a 138 el 7 de febrero, es un conteo insuficiente porque la instalación no está realizando las pruebas adecuadas.

Había 68 casos activos dentro de la instalación el 15 de febrero, el informe oficial más reciente informado por el Instituto de Justicia de Vera.

Cabe destacar que la instalación tiene una población diaria promedio de alrededor de 550.

Según la denuncia, la instalación no ha brindado suficientes oportunidades para la vacunación, no está haciendo cumplir las reglas de máscaras para el personal, no está proporcionando suficientes artículos de limpieza y está descuidando las necesidades médicas de los detenidos. Los detenidos que quieren hablar en contra de los problemas temen represalias, dice la denuncia.

blank
Había 68 casos activos dentro de la instalación el 15 de febrero, el informe oficial más reciente informado por el Instituto de Justicia de Vera. (Foto:LPDC/Mary A. Flores).

La denuncia pide mejores condiciones dentro de las instalaciones y que más detenidos sean liberados mientras sus casos  de  inmigración  están pendientes.

“Las personas deberían poder continuar con sus reclamos de alivio migratorio sin poner en riesgo su salud física y mental”, afirma la denuncia.

La instalación de Aurora, propiedad de la empresa penitenciaria privada con fines de lucro GEO Group, ha estado en el centro de la controversia anteriormente por su manejo de la pandemia durante las oleadas anteriores de infección.

La denuncia, que se presentó en colaboración con la Red de Defensa de los Inmigrantes de las Montañas Rocosas, con base local, alega que poco ha cambiado. RMIAN brinda abogados y servicios legales gratuitos a adultos y niños detenidos por inmigración en Colorado, incluidos los que se encuentran en las instalaciones de Aurora.

“El acceso a la atención médica es un derecho humano”, dijo Colleen Cowgill, abogada coordinadora pro bono de RMIAN, en un comunicado. “ICE no puede seguir deteniendo a personas mientras no se ocupa de su salud y seguridad. Llevamos dos años de la pandemia y ICE ha demostrado que no puede proteger a quienes están bajo su cuidado”.

En un comunicado de prensa, ICE dijo que la agencia sigue la guía de los Centros para el Control y la Prevención de  Enfermedades  de EE. UU. en sus instalaciones  y  ha  vacunado  a  casi  50,000 de  sus  detenidos  en  todo  e l país.

La agencia dice que ha traducido materiales informativos sobre vacunas a varios idiomas para sus detenidos y brinda atención médica adecuada a los detenidos que se enferman.

Pero hasta fines del mes de  enero, la agencia había administrado anticuerpos monoclonales o tratamientos antivirales a 89 detenidos en todo el país con COVID.

“ICE se enfoca en brindar atención médica de alta calidad basada en evidencia y continuará asegurando que las personas detenidas reciban atención con dignidad y respeto”, se lee en el comunicado.

Las declaraciones juradas presentadas por los detenidos incluidas en la denuncia indican que las celdas de aislamiento médico en las instalaciones de Aurora para los detenidos que contraen COVID están sucias y las pruebas son mínimas.

Una detenida, identificada en la denuncia con el seudónimo de Leticia, dijo que la dejaron en la población general durante varios días incluso después de que su compañera de cuarto dio positivo por COVID y ella misma se sintió enferma.

blank“Aunque las personas a menudo están enfermas, solo veo personas que se hacen la prueba de COVID-19 cuando se preparan para volar para ser deportados”, dijo en su declaración jurada.

Cuando finalmente recibió una prueba, que resultó positiva, Leticia dijo que la trasladaron a una “sala de vigilancia de suicidios”, donde inicialmente se le negó un televisor y tampoco se le proporcionaron los suministros de artesanía que había solicitado para pasar el tiempo.

“Había un olor realmente malo en la habitación del suicida debido a un problema con las tuberías de alcantarillado en la habitación”, dijo Leticia en su declaración jurada. “El personal médico me dijo que habían puesto órdenes de servicio, pero no se había hecho nada”.

Los detenidos también alegan que los guardias rara vez les dan máscaras o las usan ellos mismos apropiadamente, a pesar de que las reglas les exigen hacer ambas cosas.

“Si le pidiera a un oficial que me consiguiera una mascarilla, no lo haría porque no la tiene o no la quiere”, afirmó en una declaración jurada un detenido, identificado en la denuncia con el seudónimo de Musa. “Es como si no les importara. Es como si no creyeran en el COVID-19”.

blank

La Prensa de Colorado

Awesome.

Read Previous

Levantará mandato de vacunas COVID-19 a trabajadores de la ciudad de Denver

Read Next

Mandatos de vacuna COVID-19 violan los”principios constitucionales y bioéticos”