Tags:
Inspiración

De la aptitud a la actitud

Es un gozo contar con su fidelidad como lector a la vez que un privilegio el poder poner nuestro granito de arena en la edificación de su vida,creemos ser instrumento en las manos de Dios para ese propósito.

La comunidad de fe enfrenta retos tremendos en estos tiempos, pero no es nada de lo que debamos atemorizarnos pues la verdad del asunto es que cada reto engendra una gran oportunidad.

Hoy quiero referirme a la actitud. Sabemos que por definición la actitud es un pensamiento determinado sobre una cosa o persona, y que nuestra actitud marca nuestra altitud también es conocido.
Algo que debe agregarse a este tema es como podemos mejorar nuestra actitud, y para eso nada menor que reconocer nuestra aptitud o nuestras aptitudes.

Ese es sin duda el camino más fácil para mejorar nuestra actitud y por lo tanto para elevarnos por encima del común.
Todos los seres humanos estamos dotados de distintas aptitudes, es decir somo aptos para muchas cosas, pero cuando desconocemos por ignorancia o por negligencia nuestras aptitudes, entonces adoptamos malas ACTITUDES y esto es en resumidas cuentas lo que produce vidas que se desperdician sin haber alcanzado el propósito para lo que fueron creadas. Solo piense en esto: Si el Dios que nos creo es un ser lleno de toda sabiduría, de hecho, si el mismo es la sabiduría como tal de acuerdo a lo que sabemos, entonces es imposible que lo haya creado a usted para que sufra en “este valle de lágrimas”

Muy por el contrario, hemos sido creados y diseñados para triunfar en vida, para reinar, para gobernar, desafortunadamente hemos sido levantados con demasiadas falsas enseñanzas, que nos van llevando de fracaso en fracaso hasta desdibujar casi por completo el plan perfecto que Dios tiene para cada uno.
No es raro que casi cada uno de nosotros ha oído de sus padres y repetido a sus hijos, la famosa frase de “estudie para que sea alguien en la vida” y aunque suena muy bonito y para algunos casi que inspirador, si usted lo revisa bien el mensaje de fondo es “aún no eres nadie”.

En realidad, deberíamos estudiar para pulir lo que somos: reyes, embajadores de Dios en esta tierra, sus representantes directos, y debemos pulirnos a través del estudio para desarrollar los dones y talentos con los que El nos equipo para triunfar, de lo contrario pasaremos por este mundo habiendo sido intrascendentes, sin dejar huella, sin que nos recuerde nadie mas que nuestra esposa e hijos, (en algunos, si acaso) y un par de amigos leales.

Todo eso ocurre cuando no estamos conscientes del gran potencial que tenemos y a lo que hemos llamado en este articulo las aptitudes. Le daré un ejemplo concreto para que aclaremos el tema y lo entendamos mejor.
La mayoría de los que leen tiene dos brazos y uno mano en cada uno, eso quiere decir que usted esta apto para trabajar, para dar, para recibir, para abrazar.

Para sostener, para edificar, y para muchas otras cosas; solo piénselo. Pero si desconocemos o ignoramos negligentemente el propósito de los brazos, nuestra actitud será la de un minusválido (Y esto lo digo reconociendo que hay muchos minusválidos que han superado sus falencias, simplemente con buena actitud, ellos en realidad no son minusválidos ya que la minusvalía es un estado de la mente no de los miembros al cuerpo)

Nunca dará un abrazo, jamás sentirá el gozo de poder trabajar, de aportar, de poder apoyar con su brazo a alguien, y esto le ira creando un sentimiento de soledad tremendo; pero cuando usted es consciente de sus dos brazos y de todo lo que puede alcanzar solo por tenerlos y funcionando, entonces su actitud cambia, y cambia también su altitud. Una más, ¿tiene boca verdad? ¿Para que lo hace apto su boca? Para cantar, hablar, comer, nutrirse, bendecir, convencer, expresar y etc. Pero algunos tienen la boca y la usan para maldecir, quejarse, refunfuñar, debatir, discutir, gritar, o simplemente no la usan más que para intoxicarse con lo que comen y beben.

El resultado es un abuso de sus aptitudes por desconocimiento o negligencia. Siendo equipados para vencer vivimos en derrota porque hemos elegido una mala actitud ocasionada por el desconocimiento del propósito y del potencial.

Quiero informarle que desconocer el propósito da como resultado un abuso.
Espero que, a partir de esta lectura, pueda empezar a identificar y usar de forma adecuada, sus aptitudes, sus dones, sus talentos, así cambiara su actitud, llegara una mayor altitud y como parte de una gran comunidad, estará dejando su aporte, su huella, en un mundo que definitivamente lo necesita, ¿se le mide al reto? Si su respuesta fue sí, me gustaría saber de usted y que usted supiera de que forma podemos abonar para que el reto sea un éxito, la invitación es a que se comprometa con su futuro y con su éxito. Un abrazo fuerte.

Soy el Pastor Pedro H. Gonzalez de la Iglesia Embajada del Reino.
3600 S Clarkson St.
Englewood, CO 80113
Horarios de servicio Domingos 12:30 pm Búsquenos en Facebook y YouTube como Iglesia Embajada del Reino.
Le esperamos.

Deja un comentario / Leave a Reply

© 2016 La Prensa de Colorado. All Rights Reserved.

%d bloggers like this: