• May 29, 2024

Ultimas Noticias :

Denver probablemente pagará 4,72 millones por daños y perjuicios como parte de una demanda

La ciudad de Denver probablemente pagará 4.72 millones de dólares a los manifestantes de Black Lives Matter arrestados durante el toque de queda de la ciudad.

Esto viene siendo la segunda parte de una demanda que ya ganó 14 millones de dólares en daños y perjuicios a los manifestantes en el 2022.

La ciudad de Denver probablemente pagará 4.72 millones de dólares a más de 300 manifestantes de Black Lives Matter arrestados durante las protestas del 2020. El acuerdo es la segunda parte de un caso que ganó 14 millones de dólares en daños y perjuicios por la mala conducta policial que involucró a 12 manifestantes en el 2022.

El Ayuntamiento aprobó el pago el lunes. Pero lo que no dicen es que ese dinero viene de los impuestos que pagan los contribuyentes, dinero que pudiera haberse utilizado en otras cosas que realmente beneficien a la comunidad.

Ahora, el acuerdo solo espera la aprobación del tribunal.

La parte de demanda colectiva de la demanda involucró a más de 300 manifestantes arrestados por violar un toque de queda impuesto por el exalcalde Michael Hancock en respuesta a las protestas de mayo y junio de 2020. Los abogados de los manifestantes afirmaron que los agentes de policía de Denver hicieron cumplir selectivamente el toque de queda para atacar específicamente a los manifestantes, violando sus derechos de la Primera Enmienda.

La policía detuvo a los manifestantes durante días antes de que la ciudad desestimara los cargos. En documentos judiciales, los abogados de la ciudad negaron haber tenido como objetivo arrestar a los manifestantes.

Ahora, a la espera de la aprobación del tribunal, la ciudad pagará a esos manifestantes 4.72 millones de dólares.

“Denver utilizó su fuerza policial militarizada para arrestar ilegalmente a más de 300 personas por protestar por los asesinatos de George Floyd y Breonna Taylor”, dijo Claire Sannier, una de las manifestantes arrestadas que presentó esta demanda, en un comunicado de prensa el lunes. “La Ciudad ha aceptado pagar por este caso de supresión violenta de la libertad de expresión, mientras continúan brutalizando y encarcelando a personas todos los días. Nuestro mensaje es que Black Lives Matter es tan necesario ahora como lo fue en 2020”.

El caso cita mensajes de texto que sugieren que el ahora jefe de policía, Ron Thomas, ordenó a los agentes del Departamento de Policía de Denver (DPD) que atacaran específicamente a los manifestantes por violar el toque de queda.

Hancock emitió el toque de queda de emergencia a finales de mayo de 2020, prohibiendo a las personas acceder a los espacios públicos después de las 8 p.m.

“Estamos trabajando con el fiscal de la ciudad para extender la orden de toque de queda más adelante en la semana”, escribió la comandante del DPD, Kathy Bancroft, en un mensaje de texto el 6 de junio de 2020 al personal del DPD, incluido Thomas.

Bancroft era jefe de división en ese momento (el exjefe Paul Pazen fue jefe durante las protestas de 2020). “Asegúrense de que sus tropas comprendan que este cargo sólo debe usarse en relación con actividades de protesta, ya sea en el centro o en cualquier otro lugar de la ciudad”.

La policía de la Ciudad y el Condado de Denver detuvo a los manifestantes durante días antes de que la ciudad desestimara los cargos.

Otro texto de Bancroft sugiere que Thomas ordenó a la policía que atacara específicamente a los manifestantes por violar el toque de queda. Thomas está incluido en los mensajes, pero él mismo no da esas instrucciones.

“De DC Thomas… Por favor, informe a todos sus agentes que esta ordenanza de toque de queda se utilizará únicamente para hacer cumplir el comportamiento relacionado con las protestas, independientemente de su ubicación en la ciudad”, escribió Bancroft. “No permitan que los agentes soliciten un toque de queda sólo por estar fuera después de las 21:00 [9 p.m.]. A menos que participen activamente en actividades de protesta, se debe utilizar algún otro cargo de justificación”.

En documentos judiciales, los abogados de la ciudad argumentaron que el DPD no trató a los manifestantes de manera diferente a otras personas al imponer los toques de queda.

Califican los mensajes de texto de “incorrectos” y una “pista falsa”, argumentando que Thomas no fue “el último formulador de políticas para Denver” con respecto al toque de queda y que sus órdenes transmitidas en el mensaje no determinaron la aplicación.

El DPD se negó a comentar sobre el acuerdo.

Debido a que la ciudad llegó a un acuerdo con los manifestantes, la ciudad sostiene que los agentes no atacaron específicamente a los manifestantes.

“La Ciudad se compromete a no apuntar a la aplicación de ninguna orden futura de toque de queda de emergencia contra personas involucradas en la Primera Enmienda o en actividades de protesta”, escribe el acuerdo de conciliación.

“La Ciudad niega específicamente que el toque de queda de emergencia fuera aplicado contra cualquier persona involucrada en la Primera Enmienda o en actividades de protesta”.

Para los abogados que representan a los manifestantes, el acuerdo es una victoria para la libertad de expresión.

“En lugar de recibir multas por supuestamente violar el toque de queda nocturno, los manifestantes fueron arrestados y puestos bajo custodia en el centro de detención durante el apogeo de la pandemia de COVID-19”, escribió la firma de derechos civiles Loevy & Loevy en un comunicado de prensa el lunes.

Según los abogados que representan a los manifestantes, algunos manifestantes no pudieron recibir atención médica, corrieron el riesgo de ser despedidos del trabajo e intentaron suicidarse mientras estaban detenidos por violar el toque de queda. Posteriormente se retiraron los cargos.

“Más de 300 personas fueron arrestadas por el simple hecho de protestar. La Constitución de Estados Unidos no permite que la policía limpie las calles de manifestantes simplemente porque no están de acuerdo con su mensaje”, dijo Elizabeth Wang, abogada principal del caso de Loevy & Loevy. “Además de la compensación a los manifestantes, el acuerdo impide que la Ciudad promulgue cualquier toque de queda impuesto contra quienes participan en actividades de protesta en el futuro. Esta es una victoria que protegerá la libertad de expresión en Denver en los años venideros”.

Read Previous

Madre, Erin Lee te habla de los secretos que profesores le dice a estudiantes que guarden

Read Next

Ezequiel Tovar, una elegancia al batear