Ultimas Noticias :

Descubriendo el Reino de Dios

Por Pastor Pedro H Gonzalez

La mayoría de los seres humanos están de acuerdo en tildar a Jesús como un ser excepcional, casi todas las religiones del mundo reconocen su figura como un icono y un referente del amor. Han surgido miles de doctrinas alrededor de su figura y su legado, es uno de los nombres (si no el que más) se reconoce en toda cultura, lengua y nación; religiones y denominaciones han nacido arropándose en su nombre. Digo todo esto para que al pensar en ello nos planteemos dos preguntas: ¿Qué lo hacia especial y de que hablo?

Creo firmemente que si un ser humano logra tanto impacto en otros conviene preguntarse estas dos cosas ¿no?

Al respecto diré que Cristo tiene una mente brillante, que marco la historia del mundo porque era un ser congruente, es decir respaldaba lo que decía con actos coherentes. Nunca hablo por su cuenta, estaba en plena sujeción al Padre, es decir que Jesús tenía clara su posición y también estaba claro en la verdad.

¿De que hablaba? Jesucristo era monotemático, es decir que tenia un solo tema y este era el Reino de los cielos. Yo podría elaborar un ejercicio didáctico/académico para mostrarle con texto bíblico que lo que digo es verdad pero me temo que nadie seguiría leyendo porque me haría aburrido, sin embargo usted lo puede comprobar leyendo las parábolas de Jesús, y en términos generales las 4 versiones del evangelio (Mateo, Marcos, Lucas, Juan) y una vez que haya podido darse cuenta de que esto es así, entonces pase a la siguiente pregunta: ¿Por qué era tan importante el Reino de Dios para Jesús?

La respuesta es clara, porque el Reino de Dios es perfecto. Porque Dios es Rey y para poder ser entendido debe serlo desde la óptica del Reino que El gobierna, el celestial, el superior, el universal y no desde la óptica (mentalidad) de nuestra pequeño reino terrenal, limitado, ambiguo, incierto y a veces inquietante.

Nada debe ser mas importante para el hombre como especie que entender el Reino de Dios, excepto por supuesto el entender a Dios mismo, pero al decir eso debo acotar que la manera más fácil para entender el Reino es entender al Rey y la manera más fácil para entender al Rey es entender el Reino, dado que ellos tienen entre si una relación común, simbiótica, de mutua expresión del uno al otro. Dios como Rey expresa el Reino y el Reino como un todo expresa al Rey.

En el reino de Dios no falta cosa alguna, no hay carencia alguna, allí la abundancia es manifiesta en todo, es un Reino de plenitud, allí no hay mentira, no hay enfermedad, no hay falsa información, no hay disputas ni diferencias, allí se vive en armonía aunque haya diferencias, ya que las diferencias nunca serán producto del error ni de una diversidad que divide sino que agrega y abona en la plenitud.

En el reino de Dios no hay suma, allí hay multiplicación, no hay resta, no hay división, esas son las matemáticas del Reino, multiplicación, multiplicación y multiplicación, siempre en positivo, en fe.

No existe el temor en ese Reino porque allí habita y gobierna el perfecto amor, y el perfecto amor echa fuera el temor. Allí la verdad tiene un espacio predominante; quien conoce el Reino sabe que la verdad libera y libera verdaderamente.

En el Reino de Dios todos sus habitantes, los ciudadanos del Reino viven en plenitud pero no a la manera de nuestra plenitud que quiere decir extravagancia, ellos viven en la plenitud del que no necesita nada, del que tiene todo suplido de parte de su Rey, es decir en aquel Reino los ciudadanos cuidan del Reino y el Reino cuida de los ciudadanos, hay sentido de pertenencia y de esa pertenencia emanan sujeción y autoridad al mismo tiempo.

Es un Reino que reta y confronta nuestros conceptos, allí se vive sabiendo que el más pequeño es el más grande, allí no hay razas ni colores, allí no hay ricos ni pobres ya que todos tienen lo necesario, allí no hay maldición ya que todos viven bajo la bendición del Rey. Allí las cosas no son como aquí. Se vive sin información falsa, no hay lugar a la envidia, a la ira, al rencor, a la injusticia.

¿Le gustaría vivir ahí? Jesús dijo: Arrepentíos el Reino de los cielos se ha acercado y Jesus es el Reino y el es el Rey. Usted puede trasladarse ahora mismo a ese reino perfecto si entrega su corazón (pensamiento) a Cristo porque el Reino de los cielos no es un lugar geográfico sino un ámbito de gobierno que primero se instala en su mente (arrepentirse es cambiar de pensamiento) y luego se expande o multiplica. Cuando Dios empiece a gobernar en su corazón, el Reino de los cielos será una realidad para usted.

Soy el Pastor Pedro H. Gonzalez de la Iglesia Embajada del Reino.
3600 S Clarkson St
Englewood, CO 80113.
Tel: 720-218-3890
Horarios de servicio Domingos 12:30 pm Búsquenos en Facebook y YouTube como Iglesia Embajada del Reino.
Le esperamos.

La Prensa de Colorado

Awesome.

Read Previous

2020 Infiniti Q50 Red Sport 400 AWD

Read Next

Oficiales de Denver deportan a fugitivo buscado por México

Leave a Reply

Your email address will not be published.