• July 1, 2022

Disney financia promoción de agenda LGBT en menores de edad

blank

La compañía Walt Disney dona de forma constante a estructuras que promueven la ideología relacionada con la identidad de género.

Esto ha sido un patrón de comportamiento que le ha traído varios reveses a la empresa. Sin embargo, no se ha detenido en sus financiamientos, al contrario, los robustece.

En esta oportunidad, sus fondos los ha destinado a GLSEN, una organización cuyo fin es llegar a las escuelas públicas y privadas para promover, así como expandir, el pensamiento LGBT.

Cabe destacar que en su página PRIDE, Disney llamó a GLSEN líder en “equidad educativa”, y señaló que los dos grupos habían colaborado “durante más de 20 años”.

De acuerdo con un comunicado que se lee en la página web de Disney’s Pride Collection, la empresa informó que hizo una donación de una parte de sus ingresos de la «Colección del Orgullo» de 2022 a la organización GLSEN.

Pero esta no es la primera «inyección» financiera que recibe este movimiento. Anteriormente, en 2020, Disney anunció que donaría 100.000 a este mismo proyecto.

El término «orgullo» se ha vinculado por décadas al movimiento LGBT. Ahora Disney lo incorpora para promoverlo. En su página PRIDE, Disney llamó a GLSEN líder en “equidad educativa”, y señaló que los dos grupos habían colaborado “durante más de 20 años”.

Según reportes del portal Daily Caller, GLSEN se podría denominar como un punto de contacto entre el activismo político y el activismo LGBT en las escuelas públicas y privadas desde el jardín de infancia hasta la secundaria.

El medio estadounidense cita también un análisis de Parents Defending Education en el que se indica que la organización LGBT  elabora  guías  de políticas escolares, currículos y capacitación docente para las escuelas de todo el país.

De la misma forma, el rol de GLSEN no se limita a una simple asociación con Disney, también ejerce presión. Por ejemplo, esta organización criticó al estudio de Dibujos animados por su supuesto silencio frente al proyecto de ley que firmó en  Florida  el  gobernador  Ron DeSantis que prohíbe adoctrinar menores de 4 a 9 años en materia de sexualidad e identidad.

No obstante, la élite de Hollywood, de la mano de Disney, lo denominaron la ley, de modo peyorativo, «No digas gay (Don’t Say Gay)», pese a que la ley no alude a la homosexualidad. Por el contrario, la legislación se enfoca en no exponer a niños tan pequeños a material sexual.

Al ver la actitud de Disney, la directora ejecutiva de GLSEN, Melanie Willingham, aseveró que “tenemos la expectativa de que aquellos con los que nos asociamos no trabajen en nuestra contra, pero el silencio contra este odioso proyecto  de  ley  del  CEO  de Disney,  Bob Chapek, hasta  que  la  presión  pública obligó  a  una reacción dice mucho y estamos enojados y decepcionados”.

Hubo manifestaciones por parte de empleados de Disney que ejercieron la presión suficiente para un pronunciamiento público. Disney público un comunicado que dice lo siguiente:

“Nuestro objetivo como empresa es que esta ley sea derogada por la legislatura o anulada en los tribunales, y seguimos comprometidos con apoyar a las organizaciones nacionales y estatales que trabajan para lograrlo”.

“Estamos dedicados a defender los derechos y la seguridad de los miembros LGBTQ+ de la familia Disney, así como de la comunidad LGBTQ+ en Florida y en todo el país”.

Los daños colaterales que ha traído la corriente «woke» a Disney

Disney ha admitido tener una agenda para adoctrinar y sexualizar a menores. Entre risas, la productora ejecutiva de Disney, Latoyra Ravino, dijo en video de una reunión interna que se filtró: «Nuestro liderazgo ha sido muy abierto a mi agenda gay que no es nada secreta».

Disney ya empieza a sentir el impacto económico, no solo deberá pagar más impuestos, también producirá menos dinero.

En el último año las acciones de Disney cayeron más del 40 % y 26,2 % en los últimos tres meses, momento en el cual inició la tensión con la gobernación de Florida.

Asimismo, hubo una salida masiva de suscriptores de Disney Plus y la cancelación de viajes hacia Disney World en Orlando, Florida, luego que Disney anunció públicamente su compromiso con cumplir cuotas LGBT.

Además, la ley que protestó Disney pretendía devolver a los padres el poder de decisión sobre cómo se educan sus hijos.

 

Alabama castiga con cárcel a quienes den tratamiento hormonal a menores

Como contrapeso a esta tendencia en auge, de alterar la identidad de niños y adolescentes, Alabama criminalizó promover la T de LGBT en menores de 19 años.

Ya entró en efecto la ley para castigar con hasta 10 años de cárcel a quienes sometan a  niños  y  adolescentes  a  tratamientos hormonales que modifiquen su cuerpo, para que parezcan el sexo opuesto a su biología.

En vista que los tratamientos hormonales causan estragos a nivel físico y emocional, incluida la infertilidad, Alabama lo considera una forma de abuso infantil.

Ya son una docena de estados los que están estudiando, implementando y promoviento  leyes  similares a la de Florida para proteger la vida de los menores desde el vientre y luego de nacidos evitar que sean adoctrinados.

Alabama dio un paso más allá.

blank

La Prensa de Colorado

Awesome.

Read Previous

Investigador detalla caso de abuso sexual infantil en línea con ‘más de cien víctimas’

Read Next

Adams 14 pierde la acreditación estatal