Ultimas Noticias :

¿Dónde están los 43 de Ayotzinapa?… Continúa la incertidumbre.

“Leobardo Santillán pone fin a su
acción frente al Consulado
General de México en Denver”

Leobardo Santillán, es hijo de una indígena otomí –de la sierra norte de Hidalgo, México- y que recientemente puso fin a una huelga de hambre en Denver y que llevó por diferentes puntos de los Estados Unidos. Es quizás la voz de millones de mexicanos que buscan desde diferentes trincheras ver a su país sin la situación actual por la que

Los líderes de Colorado Sin Fronteras Unidos por México con el reconocimiento para el activista Santillán.

atraviesa. “Yo estoy aquí por el terrorismo de estado que está haciendo el presidente mexicano Enrique Peña Nieto. El narco se ha apoderado del país, aunque en realidad no sabemos nosotros si el narco trabaja para el gobierno o el gobierno para el narco. Lo único que sabemos que el Cartel de Los Pinos es el nuevo cartel que brinda protección a los carteles y que el Congreso está lleno de narcotraficantes junto con los 500 diputados”, dijo el solitario hombre frente al Consulado General de México en Denver donde escogió para darle fin a su huelga de 43 días, con rutas y sedes diferentes.

Entrevistado por La Prensa de Colorado, previo a su conferencia de prensa que había programado, dijo que él estudió en una escuela rural, es un padre de familia, campesino y orgulloso hijo de una indígena otomí, mujer que a los 11 años se casó y tuvo muchos hijos… “Yo era delegado de una comunidad y en ese entonces tuve problemas con el gobernador de ese entonces –Murillo Jara-, debido a unos fondos federales que se robó y me querían desaparecer como a los muchachos (los 43 de Ayotzinapa), pero gracias a Dios pude emigrar a los Estados Unidos y tengo ya 20 años sin poder ir a México”, agregó.

Frente al Consulado General de México en Denver, Santillán montó su cuadro navideño, con su tradicional arbolito y fotografías de los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa como principales adornos, al mismo tiempo de lanzar el mensaje que siguen a la espera de su regreso. También las figuras de María y José, como del Niño Jesús no podían faltar, pero con marcas en sus cuerpos que rezan: “Justicia 43” “43 fue el gobierno, ayúdame a buscarlos”.

Y, precisamente parte de esta huelga que él dio ya por finalizada en Denver, fue para dejar en claro que no se olvida el caso de los jóvenes de Ayotzinapa y de ello, agregó: “La versión real se dio a conocer no con el grupo fiel, sino con la periodista que hizo realmente el trabajo que no hicieron, ni los gringos; ella fue la periodista Anabel Hernández en el libro LA NOCHE DE IGUALA, que en diciembre dio a conocerlo y su página oficial hay videos y documentos que ella misma entregó a la Procuraduría General de Justicia –PGR, de México- y en ese libro está la verdad histórica. Fue el Ejército, la 27 Zona Militar fue la que aplicó el escudo de rastrilleo y el cinturón de seguridad a petición de un narco que ordenó recuperar de los 5 camiones que había a 2 de ellos que iban repletos de heroína. Dice Anabel en su libro que el narco en realidad no quería desaparecer a los muchachos, ya que sólo quería recuperar su droga y que no son ninguno de los que están presos. De hecho se molestó por la desaparición de los muchachos, pero el Ejército Mexicano se comprometió, porque los estudiantes fueron testigos oculares de la extracción de la heroína. Los Pinos dio la orden y hoy –día del levantón de su huelga de hambre en Denver- se cumplen 27 meses de que esos muchachos no aparecen…”

Dando un mensaje con la tradición misma. (Fotos:LPDC/Germán González)

A manera de mensaje, dijo que “hoy termino 43 días en un año de huelga de hambre en diferentes lugares. Estuve afuera de la Casa Blanca y en la ONU me mandaron al hospital por ciertas confrontaciones; en Dallas, San Antonio y Houston (Texas) hasta me metí a los consulados con la gente, porque ellos saben que vamos a escalar en acciones y que no nos importa invitar a México en una revuelta social, no nos importa que estamos promoviendo un movimiento armado insurgente y en realidad estamos pidiendo al pueblo mexicano que no entreguen sus armas, porque en realidad los narcos y los asesinos son el gobierno y el ejército”.

Reconoció que sí ha tenido amenazas de muerte, en donde le han pedido que ya le pare, porque si no lo van a dañar a él o su familia. “Es

Leobardo Santillán, alistándose previo a la conferencia de prensa.

una tristeza ver cómo me trataron en afuera de la Casa Blanca y en la ONU, donde no me dejaban ni dormir y que cuando cerrara mis ojos me iban arrestar; de hecho en la página de Mexicanos en Acción Patriotas en Youtube pueden ver los videos como estoy discutiendo con el Servicio Secreto, con la policía. Aquí en Estados Unidos somos libres a medias, porque el activismo se está convirtiendo en una piedra en el zapato para el gobierno americano y con el nuevo gobierno que viene, vamos a tener mucha chamba los activistas y con un panorama nada bueno”, acotó.

A pregunta expresa del por qué estaba solo, respondió con otra pregunta: ¿Bueno esa pregunta yo le iba preguntar a usted? Si en Denver hay mujeres hispanas; si hay mujeres que tienen hijos, porque to veo muy pocas…

¿Dónde están los 43 de Ayotzinapa?… Continúa la incertidumbre.

Un último comentario y es muy personal, aseveró Leobardo Santillán… “Yo nací de una mujer y si el número 44 fuera algún hijo de una madre de Denver, yo le ayudaría a buscarlo.
Espero que el día de mañana o vayan a volverse activistas como yo, cuando le secuestren, decapiten o cuando realmente tengan problemas fuertes con la ley…”

González-Flores

Germán González-Flores, es un periodista originario de Jiutepec, Morelos –México-, quien desde 1987 incursionó en los medios impresos. En el 2014 como Director de Noticias de La Prensa de Colorado, obtuvo dos premios nacionales por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas de los Estados Unidos (NAPH, por sus siglas en inglés).

Read Previous

…ADIÓS AL 2016

Read Next

Netcix integrated personal cuts out the chill with an

Leave a Reply

Your email address will not be published.