• August 3, 2022

El alcohol es cada vez más común en las agresiones sexuales entre estudiantes

blank

Según una encuesta, el alcohol es cada vez más común en las agresiones sexuales entre estudiantes universitarios.

Uno de cada tres. Ese es el número de mujeres en la universidad que dicen haber sido víctimas de agresión sexual cuando estaban en la escuela secundaria o en la universidad. Eso es según mi nueva investigación revisada por pares en el Journal of Interpersonal Violence, que se basa en datos de encuestas de 2015.

Esa cifra es significativamente más alta de lo que era a mediados de la década de 1980 cuando realicé la primera encuesta nacional de este tipo entre estudiantes universitarios en 32 instituciones. En ese entonces, el número era uno de cada cuatro.

De estos incidentes, el 75% involucró a víctimas  que admitieron que estaban incapacitadas por el alcohol en el momento del asalto. A mediados de la década de 1980, ese número era del 50%.

Para el estudio, la agresión sexual se definió de manera consistente con la definición federal de violación. Esa definición va más allá de la violación forzada. Incluye la penetración oral, anal o vaginal cuando la víctima está demasiado intoxicada para dar su consentimiento.

Entre los hombres universitarios, uno de cada 19 admitió durante la primera encuesta haber cometido una agresión sexual  mientras  estaba en la escuela secundaria o en la universidad. Ese número ha aumentado a uno de cada ocho.

Una cosa que no ha cambiado es que la gran mayoría de los universitarios que respondieron  a la encuesta y admitieron haber cometido una agresión sexual, dicen que perpetraron la agresión sexual mientras sus víctimas estaban incapacitadas por el alcohol.

Entonces y ahora, esa cifra se ha mantenido en aproximadamente nueve de cada 10 hombres universitarios que admitieron haber sido agredidos sexualmente.

Eso significa que el escenario más común de agresión sexual de mujeres en la universidad involucra a hombres que se aprovechan de las mujeres cuando están incapacitadas.

Para la primera encuesta, realizada en 1985, 6.159 estudiantes respondieron a las preguntas. Para la segunda encuesta, que realicé en 2015 y he estado analizando durante los últimos años, respondieron 2471 estudiantes. Ambas encuestas obtuvieron tasas de respuesta de más del 90%.


Por qué importa

Estos hallazgos son importantes porque las universidades han estado tratando de implementar programas y estrategias para reducir el consumo irresponsable de alcohol y el papel que desempeña en la agresión sexual.

Si la prevalencia de la violación está aumentando en lugar de disminuir, pone en  duda  la  eficacia  de estos programas.

 

Investigaciones anteriores, incluidas las realizadas  por  los  Centros  para  el Control  y la Prevención  de Enfermedades en Atlanta,  ya  han establecido  que  estos enfoques para la prevención del abuso del alcohol y el daño sexual asociado han sido en gran medida ineficaces.

Es decir, no reducen el consumo problemático de alcohol ni disuaden a los perpetradores de aprovecharse de las víctimas cuando están incapacitadas.

 

Que sigue

Los investigadores han sugerido la necesidad de analizar más de cerca la posibilidad de probar un enfoque más integral para prevenir la violencia sexual. Esto incluye modificar los ambientes para beber.

 

Cambiar el entorno de bebida podría implicar esfuerzos para cambiar o regular las prácticas en los bares y licorerías en los campus universitarios o cerca de ellos, como bebidas especiales “2 por 1”, cerveza en jarras, “noches de damas” en las que las mujeres pagan menos de hombres por cargos de alcohol o cobertura, y juegos de beber patrocinados, como beer pong o flip cup.

 

Cabe recalcar que es de gran importancia concientizar también que cada 15 minutos, alguien muere en un accidente por conducir ebrio. Esta estadística se presentó a los estudiantes de último año de la Escuela Secundaria New Providence el mes pasado a través de un accidente modelo discordante.

 

Se presentó un emotivo video que muestra la muerte de tres amados estudiantes y el proceso judicial para sentenciar al conductor ebrio.

 

Si bien los estudiantes están profundamente impactados por este video, y  hay la esperanza  de  que  poco  a  poco genere un cambio en la vida de los estudiantes y en el  consumo del alcohol y que se pueda lograr cambiar esas estadisticas y sobre todo logar salvar vidas.

Pero además se espera que cada uno tomemos conciencia de esta situación del exceso del consumo del alcohol y que cada uno de nosotros hagamos nuestra parte ayudando a inculcar en los jovenes la importancia de no tomar en exceso.

blank

La Prensa de Colorado

Awesome.

Read Previous

Adams 14 presenta queja ante la junta estatal de educación

Read Next

Consiguieron la Victoria