• August 4, 2022

El uso de los principios de Dios

“Extracto del libro “Redescubriendo El Reino”

Por Dr. Myles Munroe

Los versos anteriormente citados de os Salmos 19 y 119 también revelan laramente la necesidad de entender y obedecer a los principios de la creación de Dios.
Esto es así porque sólo el fabricante de un producto sabe lo que son necesarios los factores para obtener el máximo funcionamiento del producto.En esencia, no se puede utilizar un pro- ducto de acuerdo a sus propias ideas y esperar a que se cumpla lo que prometió el fabricante. Si usted quiere un pro- ducto para trabajar, y hacer todo lo que el fabricante dijo que iba a hacer, lo que tiene que obedecer es a los principios (leyes, mandamientos, instrucciones, etc) de la persona que diseña y fabrica el producto.

Dios exige de nosotros siempre se basan en sus principios, porque Él sabe que no podemos cumplir con nuestro propósito y disfrutar de realización en la vida a menos que operamos dentro de los pará- metros que (principios) Él ha establecido para nosotros. Los efectos de sus leyesPrincipios no se pueden evitar porque son inheren- tes a la ley. Por lo tanto, nuestra relación con Dios, tanto nuestra percepción de Él y de su respuesta a nosotros, se basa en cómo respondemos a los principios.

Él ha establecido en toda la creación. No es caprichoso en sus respuestas a no- sotros, y no es “fiel y justo“ (véase Ps. 111:7 y 1 Juan 1:09 ) .

Si usted quiere un producto para trabajar, usted tiene que obedecer a los principios del fabricante de Operación.

Podemos y preferimos la anarquía, que es la libertad de hacer lo que queremos hacer, pero nuestra propia creación por Dios, nuestro fabricante y Fuente, requiere que sigamos sus principios.

¿Hay que elegir la anarquía —hacer lo que queremos, cuando queremos, cómo queremos— podemos esperar cosechar los resultados inevitables, que incluyen la esclavitud, la muerte y la pérdida de privilegios o la libertad. Esto es precisamente lo que pasó con el hombre y la mujer en el Jardín del Edén.
Desprecio por los principios de Dios tiene consecuencias:

Cuando Dios puso al hombre en el Edén, le dio algunas instrucciones que habían de regir su vida en el jardín. Una de estas instrucciones se refiere a lo que podía y no podía comer.

Y mandó Jehová Dios al hombre: “ Usted es libre de comer de todos los árboles del jardín, pero no debes comer del árbol del conocimiento del bien y del mal, para que comáis de él, ciertamente morirás “ (Génesis 2 :16- 17).
Tenga en cuenta que este comando contiene un juicio inherente.
La muerte es la consecuencia proscrita por desobedecer este principio.

Por lo tanto, el pronunciamiento de Dios para el hombre en Génesis 3:19 : “Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás, “ no es más que la consecuencia lógica de la elección del
hombre a desobedecer a Dios . La muerte es la ausencia de la Presencia de Dios en un hombre o en la vida de la mujer.

Esta muerte física que inevitablemente reclama a cada persona, ya sea en la infancia o en la vejez, no es, sin embargo, el único hombre que sufrió la muerte por causa de su desobediencia.
La consecuencia más grave de la indiferencia del hombre por los principios de Dios para la vida en el jardín era su pérdida del Espíritu Santo y su posterior separación de Dios. Esta muerte espiritual, ya que puede ser llamado, está en la raíz de todos los males que nos aquejan como individuos y como sociedad.

En verdad, el hombre no puede y no vivira de acuerdo con el potencial y el propósito de Dios si lo construye en él hasta que se restaura el amor y la intimidad de Dios y el hombre disfrutara de el jardín del Edén.

Debido a que la vida en la presencia de Dios es un ambiente ideal del hombre, la presencia de Dios es también su mayor necesidad.

El hombre no puede vivir de verdad hasta que se restablezca la relación entre Dios y el hombre.

blank

La Prensa de Colorado

Awesome.

Read Previous

¿Quién ganará el Super Bowl 50?

Read Next

¡Campeones! del Super Bowl 50