• March 4, 2024

Ultimas Noticias :

Entre Tintero y Papel…

ADOLFO HITLER “EL FÜHRER” Y SU OBSESIÓN POR LA BEBIDA
DE LOS DIOSES “EL PULQUE MEXICANO”

Antes de iniciar este interesante tema, es necesario describir brevemente algunos datos sobre esta tradicional bebida cien por ciento mexicana.

De a acuerdo con especialistas, el pulque también conocido como la “bebida de los dioses” proviene del náhuatl poliuhqui, descompuesto, es una bebida ritual tan importante que se le asoció a Mayahuel, Diosa del maguey, siendo una de las bebidas mexicanas con mayor arraigo y tradición mexicana, la cual se obtiene de las pencas del maguey, para ello se arranca el corazón y se crea una cavidad, de la cual manará el néctar del pulque o aguamiel, posteriormente se fermenta, para luego beberlo.

En la época prehispánica su consumo solo estaba reservado para las clases altas, la gente sabia, la nobleza y los ancianos, por lo que la población en general solo lo podía beber en celebraciones especiales, sin tomar más de cinco jícaras (una jícara equivalía a 250 mililitros), ya que embriagarse con pulque era una ofensa para los dioses y era castigado.

A la llegada de los españoles esta bebida perdió su carácter sagrado y se volvió un recurso económico de la Colonia, tan importante que competía con los vinos europeos, ya que se le atribuían propiedades medicinales, como trastornos gastrointestinales y renales, así como estimular el apetito, recomendada a mujeres en etapa de lactancia para aumentar la secreción de leche y mejorar su calidad, protege la flora intestinal, actúa como diurético, reduce el insomnio y combate la anemia; estudios de la Medicina Tradicional Mexicana de la UNAM señalan que contiene proteínas, vitamina B y C, entre otros beneficios.

Quizá sea por sus beneficios curativos y nutricionales o su insaciable ambición de poder que “EL FÜHRER” una vez que asumió el poder y mostrando interés por las especialidades gastronómicas del pulque mexicano y de los beneficios que podía aportar a su salud y a la consecución de la raza aria que, lo condujo a organizar expediciones por todo el mundo para encontrar este tipo de “brebajes mágicos”, tal como lo hacían los alquimistas siglos atrás. Es así que, para el año de 1936 mandó a un grupo de alemanes a México para realizar un documental sobre esta llamada bebida de los dioses.

Después de un tiempo, dicha comisión volvió a Alemania y entregó el cortometraje con una duración de 12 minutos. Este documental estuvo dirigido por Hubert Schonger, uno de los cineastas más prolíficos de aquella época; sin embargo, dicha filmación, se perdió después de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), entre cientos de archivos producidos durante el Tercer Reich.

Pasados 70 años, en una subasta pública en Berlín, Alemania, el coleccionista mexicano Javier Gómez Marín compró dicho cortometraje de 16 mm en blanco y negro y sin sonido, contenido en una lata polvorienta por tan solo 4 mil pesos, unos 40 dólares de la época, en la que se puede leer es su exterior “Pulquebereitung in Mexiko” (La producción del pulque en México) y donde se observa a verdaderos tlachiqueros de Puebla y de Apan, en Hidalgo extrayendo de manera rudimentaria el aguamiel del corazón de los magueyes, siendo transportado sobre burros en odres y barriles de madera. Fue la única puja que recibió tan valioso documental.

Debido a la llegada de la guerra, a la fecha no se sabe nada más entre Hitler y su obsesión por la llamada bebida de los dioses, fuente de eterna juventud, lo que sí sabemos es que el pulque al igual que muchas más bebidas mexicanas es un orgullo 100% mexicano.

Read Previous

Nuggets en las FINALES

Read Next

Rockies tuvieron una semana positiva